Junín. domingo 24 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 26 may 2018

ENTREVISTA CON EL PRESIDENTE DE COMERCIO E IN

Cabildo abierto por las tarifas en Junín

El presidente de Comercio e Industria, Diego Ruiz, anticipó a SEMANARIO que promueven una convocatoria amplia para debatir el tema y que además la semana próxima mantendrán una reunión con la gerencia de EDEN, con el objetivo de hallar respuestas a lo que consideró como una “turbulencia” que afecta desde el más grande al más chico y a los hogares de los juninenses.


Por:
Semanario

El presidente de la Sociedad Comercio e Industria de Junín (SCIJ), Diego Ruiz, se mostró firme a la hora de plantear una “convocatoria abierta con todas las instituciones de la ciudad y el municipio”, con el objetivo de analizar el incremento en las tarifas de gas y energía eléctrica y con ello le puso presión al intendente municipal quien tiene un pedido similar por parte de la oposición en el Concejo Deliberante, pero viene posponiendo cualquier debate.

Asimismo, el dirigente no ocultó su preocupación por la crisis a la que denominó como “turbulencia” y que, dijo, está “provocando efectos negativos en la economía productiva de nuestro distrito”.

En una entrevista mantenida con SEMANARIO, el joven dirigente que llegó con la intención de modernizar la institución, sostuvo respecto al incremento tarifario por servicios que “vamos a reunirnos con la nueva gerencia de EDEN y luego convocar a los diferentes actores de la sociedad para discutir este tema de forma seria, convocar al Ejecutivo, a la Sociedad Rural, representantes de la universidad. Es imprescindible abrir una mesa de diálogo para conocer cuál es la cuestión de fondo y salir adelante entre todos”.

Dijo que como institución deben “pensar cómo salir de esta turbulencia con tarifas que afectan tanto a pymes como a los más grandes y también a los vecinos en sus hogares”.

De todos modos, se sinceró al afirmar que “no sé si tendremos algún eco en el Ejecutivo pero la idea es meternos en el meollo de la cuestión y no hacer cosas simplemente para salvar el corto plazo, sino que necesitamos saber cómo impactará todo esto en el mediano y largo plazo”.

-¿Cuál es el servicio que más repercute entre sus asociados y quienes reclaman con mayor preocupación?

-Para los comercios de venta al público el mayor problema es la electricidad, esto se incrementa aún más para quienes poseen, por ejemplo, heladeras y otros equipos de frío.

Ahora, si consideramos una panadería, el mayor golpe lo reciben por el costo del gas, costo que en verdad no estaba calculado hasta hace cuatro o cinco meses atrás y si siguen los aumentos cada vez será una situación más compleja.

-¿Se trata en verdad de un aumento acuciante? Porque con tanta información falsa en las redes sociales a veces ocurre que puede exagerarse.

-Es un problema grave y real. Si analizamos una micropyme, como puede ser una pollería o una verdulería, venían con una facturación de 2500 pesos y pasaron casi a 10000 pesos. Si tenemos en cuenta de que se trata de un negocio pequeño y al ser su dueño monotrobutista, que se genera su propio empleo y trata de sobrellevar la situación, todo esto lo afecta sobremanera.

Entendemos que había que hacer un ajuste en las tarifas, pero no creo que esta sea la forma de recomposición, por eso desde la Sociedad Comercio e Industria insistimos en la necesidad de conocer las voces de los afectados y elaborar un panorama de situación y que sean ellos mismos los que nos digan por dónde consideran que podría estar la salida a su propia crisis.

-¿A esta ecuación negativa de las tarifas hay que restarle además la caída en el consumo?

-Exacto, es muy sencillo. Tenemos aumento de tarifas en el comercio y en el hogar, por contrapartida el que compra tiene menos dinero para hacerlo, se resienten las ventas y quien vende -además- tiene costos más altos para solventar, ya sea para producir o comercializar.

Por eso nos preocupa el que estemos ante un combo que nos es para nada favorable al circuito económico de la ciudad. Hay un faltante de dinero destinado al consumo y que se desvió a las empresas proveedoras de los servicios. Como consecuencia de esto antes había más dinero circulante para destinar a las compras en comercios, lo cual también moviliza la producción industrial y ahora, ese dinero ya no está en ese circuito.

-¿Los industriales de Junín también se acercaron a la entidad para hacer planteos en el mismo sentido que los comercios?

-Sí, hay unas cuantas industrias que están con problemas, principalmente por el precio del gas.

-Por lo general las comunidades no participan de modo activo en las entidades como esta SCIJ. ¿Con motivo de esta crítica situación han notado un mayor acercamiento?

-La realidad es que las instituciones son más útiles en los momentos de crisis, porque somos los que hacemos fuerza para el mejoramiento de la condición de cada una de las empresas, pero lo hacemos en beneficio de todos, no sólo de los asociados o de los que están acá cada día.

Pero eso es lo que ocurre, uno espera siempre más participación. Acá en nuestra entidad tenemos apenas un 10% de asociados de lo que es la totalidad de negocios y empresas. Seremos 600 socios, pero deben ser más de 6000 los emprendedores que podrían formar parte de nuestra entidad.

Por eso, ante la pregunta que a veces se hacen algunos sobre ¿qué me da Comercio e Industria?, la respuesta es esto, activar mecanismos de defensa para todos frente a una situación que puede afectarnos. Cuando planteamos las cuestiones lo hacemos de modo corporativo, el Intendente nos recibe y escucha. Después, en el día a día, es difícil sobrellevar la situación pero sabemos que trabajamos para mejorarla.

Soy un fanático de las instituciones y creo que hay que estar cerca, porque son el amortiguador de cada comunidad para que la política de Estado no ocupe lugares que no tiene que ocupar.

-¿Cómo se relacionan con el Intendente Pablo Petrecca, sabiendo que finalmente su gestión no es de “puertas tan abiertas” como lo había prometido en campaña?

-Tenemos una relación normal. Nunca nos ha negado un pedido de audiencia. La relación es cordial, tal vez preferiríamos que en algunas áreas hubiera más empuje, pero en verdad no quiero generar conflictos dando los nombres públicamente. Muchas veces los privados tenemos otra impronta para llevar adelante las acciones y no somos muy pacientes frente a los tiempos que maneja la política, ya sea a nivel nacional, provincial o municipal. Buscamos soluciones más rápidas y eficaces, pero bueno, tratamos de sobrellevarlo. Tenemos mesas de discusión directa con el municipio, de hecho ahora hemos planteado diversas inquietudes acerca de los altos montos de la tasa de seguridad e higiene y hemos hecho planteos que hasta ahora no han respondido pero esperamos se solucionen rápidamente.

-Precisamente, SEMANARIO hacía mención en ediciones anteriores a estas tasas municipales que por su falta de contraprestación terminan convirtiéndose en un impuesto, como la tasa de seguridad, la de higiene y, para el campo, la de Red Vial. ¿Cuál es la contraprestación que ustedes reciben por los pagos de servicios?

-No tengo un detalle puntual de cada ítem pero desde Comercio e Industria insistimos en el cuidado que deben tener los gobiernos al imponer mayores costos a las pymes o negocios. No lo decimos para ganar más dinero, sino para mantener los puestos de trabajo que para muchas pymes hoy significan un esfuerzo tremendo. Reconozcamos que cuando todo va bien, el empresario o el comerciante no hacen foco en el impuesto, pero cuando las ventas caen por que el consumo se frenó, entonces se hace difícil sostener los costos fijos y más aún si aumentan en forma constante. Por eso el Estado e incluso el municipio, deben ser más cuidadosos frente a las cargas impositivas sobre la producción.

-¿Han observado la situación por la que pasan nuestros vecinos? ¿Es posible que en Junín haya una leve morigeración de la crisis debido a la gran cantidad de empleos estatales? ¿Cómo lo analizan?

-Junín tiene esa particularidad de tener mucho empleo público ya sea de nivel nacional, provincial y municipal, por lo tanto tal vez la caída de las ventas no impactan tan directamente como en otras ciudades del país donde dependen más del agro o la industria privada o el comercio. Creo que acá podemos -hasta el momento- llevar las cosas de modo más favorable, pero estamos lejos de que esta sea la situación ideal.

Cajas de seguridad: dos buenas y una mala

 

El presidente de la SCIJ se mostró aún consternado por el hurto que cometiera un empleado desleal a pocas horas de que la entidad ofreciera el servicio de cajas de seguridad.

“Se trató de un hecho muy doloroso por la confianza que teníamos depositada en ese empleado”, quien fue detenido y se encuentra procesado. Aunque el dinero (más de 500 mil pesos) aún no apareció.

El hecho ocurrió en las oficinas de cobro de impuestos y servicios y nada tuvo que ver con el área de cajas de seguridad, la cual posee una vigilancia extrema. Aun así fue un golpe a la credibilidad del cual ya se repusieron.

Finalmente las cajas fueron inauguradas, lo cual se constituyó en un paso importante para el desarrollo institucional. Ese hito, sumado al crecimiento de pedidos por parte de usuarios de cajas de seguridad, alivian la historia negativa.

De hecho Ruiz sostuvo que “hace cinco meses que inauguramos el sistema de cajas de seguridad privada y veníamos con un crecimiento sostenido, pero en estos últimos días aumentó considerablemente el número de interesados, quienes se informan acerca de que cuenta con un servicio de avanzada, respaldado por tecnología de última generación y máxima seguridad”.

La iniciativa se desarrolló debido a que las entidades financieras “tenían prácticamente cubierta su capacidad de cajas y especialmente los sectores más jóvenes o nuevos emprendedores no encontraban rápida respuesta en esas instituciones”.

Las cajas de seguridad en general se han convertido en una herramienta importante para el cuidado del capital, ahorros y documentación,  además de agilizar y hacer más eficiente la actividad económica.

El servicio promueve “amplios horarios de atención, con acceso directo y una serie de diferenciales que facilitan operatorias con privacidad y seguridad”, según explicó el presidente de la SCIJ.

Se dispone de una sala de espera privada con servicio de cafetería y un espacio exclusivo para realizar transacciones o escrituras con total tranquilidad y reserva.

Un detalle que se suma al servicio es el estacionamiento exclusivo que cuentan los usuarios de las cajas, quienes pueden ingresar con sus vehículos hasta las puertas mismas del sistema.

“Realmente, la aceptación del mercado superó las expectativas”, remarcó Ruiz y añadió que “ha sido un servicio necesario para Junín, pero también para la región, que no cuenta con este tipo de ofrecimientos”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS