Junín. miércoles 26 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Cultura » 2 jun 2018

CULTURA ROCK JUNINENSE

Pablo Passarello, eslabón indispensable de la cultura musical local


Por:
LUCIANA CAMARERO

Una sala no muy grande pero acogedora, prolija y lista para equiparse -aún más-, basta para que el juninense Pablo Passarello (25) logre depositar sus amados instrumentos varios y materiales de trabajo.

El lugar, de tres metros cuadrados, parte de la casa que habita junto a sus padres, es utilizado como un espacio personal y de encuentro con amigos, donde también recrea y “cranea” sus proyectos que, por cierto, son muchos y variados.

Quien frecuente la noche local lo habrá visto detrás de consolas de sonido o armando junto a otros músicos la disposición de los instrumentos y cables, o siendo el protagonista bajo el sello “DJ Milanesa”.

Pablito, como le dicen sus amigos y familiares, dice que desde chico cree vivir por y para la música; todo lo que hace está ligado a lo que tanto le apasiona.

Aunque lo caracteriza la humildad, sabe que gracias a su perfeccionamiento diario y su búsqueda incansable por conocer más sobre la música y sus tendencias, hizo posible que hoy pueda tener muchos proyectos musicales y trabajar de lo que tanto le gusta.

Para adentrarnos en la cotidianeidad y pensamiento de Pablo Passarello, SEMANARIO dialogó con el músico, al que muchos consideran multifacético, para conocer sus proyectos y desafíos artísticos.

-¿Cuándo empezó tu pasión por la música?

-Desde muy chico. Tengo recuerdos del jardín de estar re enganchado con el profesor de música y lo loco es que acá en mi casa ningún familiar es músico. No sé si fue la suerte o qué pero en mi casa había una guitarra y ese fue el disparador. De hecho creo que la hice pedazos.
También estaba todo el día con el equipo de música tocando los botones o en los cumpleaños, en vez de estar jugando, me ponía a tocar los equipos, me ponía a grabar casetes.
Todos los recuerdos que tengo están relacionados con lo musical, no hay un solo momento que me haya marcado, no siento que lo haya descubierto por algo sino que se fue dando así, natural.

Después me fui dando cuenta que tenía facilidad para cantar y empecé a estudiar, además de guitarra, canto.

-¿Cuántos proyectos y trabajos musicales tenés?

-Toco con Nico Agesta, tengo un dúo instrumental con Julián Casella que se llama “Casino”, y ese es como mi proyecto más importante hasta ahora; soy DJ Milanesa y a veces toco con “Despojado de todos mis prejuicios”, la banda de Julio Timo.
También tengo otros proyectos que tienen que ver con lo musical, que voy haciendo a la par. Me metí, hace poco tiempo, en la producción de discos y canciones con Matías Baztarrica, el cantante de Besos Brujos y también con los “Fisurado y Paranoico” con el disco que se viene. Los chicos me propusieron para producirlo junto con Emiliano González y fue algo que me puso muy contento. Además, estoy ahí con ellos dando una mano con el sonido o en lo que sea.

-Casino es una banda instrumental compuesta por sólo dos personas. ¿Cómo lograron definirse y ser un power dúo?

-Va por el lado del funk/rock y buscamos también sumarle algunas cosas con los sintetizadores pero en un principio fue armar algo con instrumentos acústicos de batería y guitarra. Pero fue un proyecto que nos costó mucho tiempo, debe hacer cinco años que lo estamos ‘craneando’ y en vivo no tocamos tantas veces por el hecho de estar en una búsqueda al ser tan difícil por ser sólo dos personas y normalmente las bandas se componen mínimo con tres personas. Por eso nos costó mucho tiempo esa búsqueda por ver qué queremos mostrar.

Después surgió en nosotros no cerrarnos y empezar a invitar a gente porque consideramos que la música es compartir y así se aprende mucho. Pensamos en cada show sumar a alguien invitado para experimentar otras cosas. Además de tener algo ya programado, la improvisación del momento, lo que nos surja, hacerlo y expresar lo que estemos sintiendo ahí, tratar de trasladar esa tranquilidad que sentimos en la sala de ensayo, es parte de nuestra propuesta con Casino.

-¿Qué otras cosas hacés?

-Estudio en el Conservatorio, estoy haciendo la tecnicatura en canto popular y percusión. Voy abriéndome en la rama de instrumentos más que nada por el tema de que me estoy metiendo con la producción de temas o en componer y es importante conocer sobre varios instrumentos.

El estudio me requiere mucho tiempo sumado a los demás proyectos, pero todo lo que hago está relacionado a la música (risas).

-¿Es posible vivir de la música?

-Es difícil, pero no imposible. En mi caso voy rebuscándomela dentro de este ámbito para poder vivir de esto y por ahora a mí me viene sirviendo. También tengo la posibilidad de contar con el apoyo de mi familia y apostando a full en todo lo que hago. 

Algo que también pienso es que el músico de hoy en día cambió, y me parece que tiene que conocer un poco más sobre todo. Por ejemplo, saber manejar programas de edición para grabarse algo. Actualmente se han grabado discazos en un casa y cualquiera que tenga un poco de creatividad puede hacerlo, si se tiene conocimiento y acceso a internet para poder investigar. Para mí, el músico de hoy en día tiene que ser todo terreno, más que nada porque está todo tan caro que a la vez la tecnología nos brinda accesibilidad y que hay que saber aprovecharla.

-Si tuvieras que definirte, ¿cómo lo harías?

-Soy tranquilo, simple y divertido (risas). Rara vez me van a ver serio. Disfruto mucho de todo y por suerte encontré algo en la vida que me hace feliz y le encontré un sentido.

-¿La música te dio muchos amigos?

-Sí. La música y el arte en sí me hicieron conocer gente increíble que nunca hubiera pensado. Me encanta recorrer espacios culturales donde se genera cualquier tipo de expresión artística. Todo eso me genera algo y siento que el artista tiene otra sensibilidad.

-¿Te considerás una persona multifacética?

-Sí. No es por creérmela pero siento que puedo hacer varias cosas dentro de lo musical porque me preparé, estudié y puedo tocar varios instrumentos, no muchos, pero sí de lo que estudié. Además trabajar en lo que sea con una banda, haciendo de stage para el armado y desarmado de escenarios.
Me considero multifacético y creo que puedo hacer bien las cosas aunque también sé hasta dónde puedo dar. Tuve un momento de más chico en el que me repletaba de cosas y tenía el gran problema de que no podía decir que no y aprendí que no me tenía que comprometer con cosas que no podía cumplir.

-¿Cómo te perfeccionás y cuáles son tus puntos flojos?

-Conmigo mismo soy bastante autoexigente, conozco mis puntos débiles y en lo que estoy mejor. Estuve investigando este último tiempo y en profundidad los sintetizadores, que cuando empecé a tocar con Nico el proyecto empezó acústico y después se fue transformando a más electrónico,  y ahí me puse a investigar todo esto de los aparatitos y es lo más flojo que siento pero porque es más nuevo, pero es un mundo en el que me metí y es hermoso.
Cada día estoy tratando de aprender más y lo principal para ir creciendo es meterle a todo lo que veamos flojo o débil.

-En lo que hacés, ¿sos detallista? ¿En qué cuestiones?

-Me gusta que esté todo armado de manera prolija y para eso me tomo mi tiempo, para que quede todo bien. Es algo que muchos no le dan bola pero yo prefiero estar mucho tiempo antes para dejar todo listo y después estar relajado. En lo musical también. Soy re puntual y si hay algo que me vuelve loco es saber que estoy llegando a un lugar cinco minutos tarde.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS