Junín. domingo 24 de junio de 2018
Semanario de Junín » Deportes » 2 jun 2018

enfoque deportivo

Pocas luces y mucha sombra


Por:
Semanario

La falta de sensibilidad, imprevisión y desconocimiento terminaron con el Club Defensa Argentina sin luz. Al Canalero le cortaron la energía, hace un par de semanas, por facturas impagas e intereses. Cuando pasaron por caja a abonar y reclamar que alguna vez les entreguen los 220W que cualquier vecino recibe (ellos se las arreglan con 180 para una bomba y dos o tres lamparitas) descubrieron que la abultada cuenta correspondía a un domicilio comercial. No a un club. Menos a uno protegido por la tarifa social.

“Treinta mil, y a quejarse al estudio jurídico”, fue la respuesta.

Haciendo un mea culpa, el presidente Freda se dio un baño de realidad al asegurar que “esto de vivir corriendo atrás de las urgencias, nos impide ver lo importante”. Es cierto, los presidentes de los clubes de barrio cortan el pasto, dan la merienda a cientos de chicos, pintan paredes, y se lamentan por las noches por las carencias que viven a diario. Y entre los ‘detalles’ se pasan por alto cosas como ítems desconocidos, de letra chica, que a la hora de abonar, hace que se les piante un lagrimón.

En todo este tiempo, todo el mundo se llenó la boca de los clubes y sus funciones sociales, de la ayuda y el acompañamiento que les dan. Parece que omitieron un pequeño detalle: la empresa prestataria del servicio, en este caso EDEN, facturaba alegremente no a un club sino a un domicilio comercial. Al mismo medidor, pero como si fuera otra cosa.

Si bien luego de la queja, rápidamente la situación tuvo un retroceso, amerita varios interrogantes: ¿Qué hicieron todos en el mientras tanto? ¿Cómo es que la empresa que se vio favorecida con un brutal tarifazo, arregle todo con un simple retroceso en las ideas? La Liga Deportiva del Oeste, la casa madre de los clubes de la ciudad, ¿tampoco estaba al tanto de la situación?

La responsabilidad por el maltrato al reclamo, por las horas sin luz, por los pibes sin leche, no se arregla con una palmada y disculpas por el error. Si cualquier hijo de vecino se atrasa en el pago, lo hacen ver como el asesino de la serie, casi como un traidor a la patria.

Da la impresión de que los dirigentes encontraron en la comodidad de las palabras explicaciones  y frases hechas, alejadas de las urgencias de la calle. Ante la evidencia consumada, como respuesta y sin ponerse colorados, aseguraron que “trabajarían para solucionar” el desaguisado. Tal vez, el más coherente fue el Subsecretario de Deportes comunal, Daniel Pueyo quien dijo que “acá hay responsabilidades tanto nuestras como gestión municipal, como de la empresa en función del servicio que prestan dada la importancia del tema electricidad para todas las entidades de la ciudad”.

El caso Defensa sirvió para demostrar –una vez más- que algo no funciona bien. Que hay muchos directivos que alumbran con velas el camino, y que no bajan los brazos, contra las carencias y contratiempos. Y aún así, avanzan. Y también que hay un montón de dirigentes que deberían tener todas las luces prendidas, y sin embargo viven en medio de la oscuridad.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS