Junín. domingo 24 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 9 jun 2018

RENDICIÓN DE GASTOS 2017

Pablo Petrecca, un contador de cuentos

Si alguien pensó que dentro de la piñata había premios para todos, se equivocó. De las obras municipales del presupuesto 2017, no se cumplió casi nada y el dinero fue a otros gastos, como sueldos y servicios de limpieza. Quedaron en promesas las ciclovías, la terminal de ómnibus, el espigón lagunero y las salitas de salud, entre otras.


Por:
Semanario

La última sesión del Concejo Deliberante estuvo teñida de promesas incumplidas. Los concejales de Cambiemos contaron con el apoyo del edil unibloque Andrés Rosa para aprobar la “Rendición de Gastos 2017” y de este modo convalidar lo que a todas luces resulta una cadena de obras anunciadas pero truncas por parte de la gestión de Pablo Petrecca, mientras quedaron sobrevolando algunas dudas respecto al manejo del dinero de los juninenses.

Pero no se trata solamente de las obras que no fueron tales, sino también de una pérdida para el erario debido a la oportunidad perdida y por ende una pérdida para todos los contribuyentes, que deben padecer la escasa pericia con que cuenta el administrador del distrito, a pesar de ser un contador público que debiera tener la suficiente experiencia en la gestión económica del municipio, ya que era sabido que no contaba con el expertise político.

Una promesa es un compromiso que asume una persona respecto de otra y en su cumplimiento están inmersos ciertos valores por parte de quien promete.

Flaco favor entonces le hace a sus valores el intendente municipal, quien dejó en el camino durante 2017 un gran número de tareas que ya habían sido volcadas en el presupuesto aprobado por el HCD y no se cumplieron, aunque el dinero se gastó.

Entonces ahora, al momento de aprobar los gastos del año pasado, aparecieron una serie de situaciones que hablan del desmanejo económico de quienes deben proteger los recursos de los habitantes del distrito, ya que para ello cobran religiosamente las tasas respectivas.

OBRAS PÚBLICAS

Las tareas que efectivamente se realizaron por la obra pública, fueron concretadas con la llegada de los fondos aportados por la Nación y la provincia de Buenos Aires, destinadas a agua corriente, cloacas y pavimento.

Sin embargo, las obras que debía llevar adelante el municipio, con dinero de los vecinos obtenido por la recaudación de tasas municipales y que habían sido presentadas en diciembre de 2016 para la aprobación por parte del Concejo Deliberante con el objetivo de realizarlas durante 2017, no se hicieron.

La lista es tan larga como el anhelo de mucha gente que esperaba verlas concretadas.

El intendente, como si continuara en campaña, siguió proponiendo soluciones a futuro (todo a futuro) que después dejó caer en saco roto.

Entre ellas está la construcción de la casa para albergar el Registro Civil de Villa Belgrano y que días atrás estuviera al borde de un conflicto con el actual inmueble alquilado.

Pero hay mucho más, ya que para señalización y tránsito se habían destinado unos tres millones y medio de pesos, pero no se invirtió nada y seguimos en emergencia vial, recordando la campaña de las cebras y sin saber en qué calles vivimos ya que los carteles ya no lo indican.

También para el arreglo de los cementerios se dejó de lado el uso de 1.200.000 pesos y allí siguen nuestros recuerdos en medio de una infraestructura que por su presentación, causa más dolor que la propia muerte.

Para la mejora prometida de los centros de salud no se gastó un centavo y la situación que presentan es vergonzosa.

Con respecto a la nueva Terminal de Ómnibus, que el intendente anunció que sería terminada, se habían presupuestado 17 millones (se ampliaron tres millones más) de los cuales se usaron poco más de 10 millones y seguimos mirándola desde la ruta sin demasiados cambios.

Para el Parque Natural Laguna de Gómez se habían presupuestado gastos por 4.500.000 de pesos y sólo se invirtieron poco más de 100.000 pesos. Con ello también se fue al tacho la promesa de arreglar el espigón, cada vez más deteriorado como necesario en el paseo tradicional juninense. Además, quedaron truncas las promesas de ciclovías camino al balneario, habiéndose perdido la oportunidad de brindar un inmejorable servicio tanto a deportistas como a conductores.

Y mientras se cierran algunos refugios de animales, la gestión Petrecca, que desde la campaña se congració con los amantes de las mascotas, prometiendo un Hospital Veterinario, también falló en ese punto.

Para la infraestructura del servicio se había previsto en el presupuesto del año pasado, una inversión de 600 mil pesos, pero la misma fue de cero pesos.

Los 800 mil pesos que servirían para refaccionar el Palacio Municipal, quedó sin uso, nada se gastó en el edificio de calle Rivadavia y entre otras cosas, los concejales siguen teniendo sus sesiones “de prestado” en otros ámbitos que no son el Salón Rojo.

Para la reconversión lumínica de la que tanto habla hoy el Presidente de la Nación, Petrecca había dispuesto 2.000.000 de pesos, pero al final del ejercicio no hubo inversión alguna.

De los 22,5 millones que se debían destinar a “otras obras” municipales, sólo se gastó algo más de 300.000 pesos.

Destinados a Educación (con dinero de Nación y provincia), según el presupuesto, había casi 22 millones de pesos que servirían para mejoras edilicias y construcción de aulas. La inversión efectiva fue también nula, cero.

NO ME TOQUEN MI DINERO

Sin embargo, hubo un aumento del 70% para los funcionarios y el incremento de las tasas municipales de 2016 para el 2017 fue del 31 por ciento.

Nuevamente la promesa de las obras incumplidas y detalladas más arriba fue la zanahoria que le pusieron al burro para seguir pagando más al erario.

Otro de los aspectos llamativos del desmanejo económico comunal es que en 2016 se hicieron algunos cambios en el presupuesto si es que debían destinar una determinada partida a otra cosa.

Por ejemplo, si decidían “bajar” la partida destinada a “semáforos” para destinarla a sueldos porque habían calculado mal los egresos en esa área.

Sin embargo, en esta oportunidad se siguieron manejando con la pauta presupuestada, pero sin cumplirlas y sin avisar, como si se tratara del manejo de un diezmo y no de ingresos a las arcas de una municipalidad de la cual sus administradores deben llevar sus cuentas muy prolijas, para no tener problemas con la justicia.

La gestión Petrecca ya es reconocida por la soberbia y el manejo cerrado de las cuentas públicas, cuando por otra parte les place hablar de transparencia y puertas abiertas, mostrando una “bipolaridad política” muy particular, criticada no sólo por opositores sino además por su propia tropa, aunque claro está, en comentarios de pasillo.

Hay al menos, y tal como lo señala la oposición en el Concejo, una falta de transparencia en el movimiento presupuestario. Porque si dicen que harán una obra presupuestada y no se puede hacer, se debe informar al cuerpo deliberativo a través de una ordenanza sobre ese cambio. Y el Concejo Deliberante, en representación del pueblo, autoriza a realizar ese cambio. Esa es la forma, ese es el mecanismo, eso es lo que se critica.

El municipio ha hecho un presupuesto 2017 muy mal trazado y ha tenido que echar mano a 44 millones de pesos para poner 39 millones en salarios y cinco millones que le faltaban para pagarle a Ashira, la empresa de recolección de residuos.

Pero por otra parte, desde el Concejo objetan la compra directa. Esto sin pasar por licitación. La licitación es un proceso obligatorio dentro del municipio y si hay un solo oferente debe pasar por el Concejo para conocer de qué se trata y de esos casos también hay varios cuestionamientos.

Lo que hay claramente es errores de presupuestación y fallas en la gestión.

Por otra parte, aquellas obras que no se llevaron a cabo en 2017 serán mucho más caras de realizar a posteriori por la cabalgata inflacionaria en la que estamos inmersos y esa diferencia no la pagarán los funcionarios de la gestión, ni el propio Petrecca, sino los habitantes de Junín, que ya bastante están sorteando la crisis nacional del día a día.

Nada más que 25 millones

Otro interesante detalle surge del crédito de 25 millones otorgado por el BAPRO y que tomó la municipalidad con la finalidad de comprar maquinarias para renovar el alicaído parque automotor destinado a la mejora de caminos rurales. El dinero habría ingresado en julio de 2016, pero los funcionarios aseguran que llegó recién en diciembre de ese año y que fue destinado efectivamente a “comprar máquinas para arreglar caminos”.

Lo preocupante es que no se sabe ciertamente cuáles son esas máquinas y porqué persisten las quejas de los ruralistas si, teóricamente, hace más de un año que se dispone de ellas para hacer las tareas.

Algunos concejales aseguran que esos 25 millones, en lugar de ser afectados a “compra de maquinarias”, fueron presupuestados como de “libre disponibilidad”, por lo que se cierne un manto de sospecha acerca de dónde fueron a parar.

¿Dónde están los fondos no gastados?

La concejal del Frente Renovador, Natalia Donati, también contadora pública y exfuncionaria de la gestión Meoni, dijo a SEMANARIO que “las obras que se llevaron efectivamente a cabo, son las ‘obras afectadas’, esto significa que llegaron desde las administraciones nacional o provincial”.

Respecto a la sesión en el Concejo, donde su bloque y el de Unidad Ciudadana votaron contra la aprobación de la rendición de gastos 2017, sostuvo que “siempre dijimos que las obras para Junín son recontra bienvenidas, hasta hemos hecho aportes para solicitar esos fondos en oportunidad de haber estado trabados. Tampoco se trata de obras nuevas, cuando ellos (Cambiemos) llegaron había presupuestación de algunas de esas obras y un proyecto al respecto. Respecto a agua, cloacas y pavimento es dinero que ‘baja’ de arriba y las obras se hacen tal como están y eso lo celebramos”.

Sin embargo, añadió que “lo que no aceptamos es que se aumenten como se aumentaron las tasas, con la excusa de que era para hacer una serie de obras y resulta que esas obras no se hacen, pero la plata se gastó y la pregunta es ¿adónde fueron a parar esos fondos? El presupuesto se consumió, pero las obras no se hicieron. Los juninenses sí pagaron, los administradores no cumplieron. La recaudación de 2017 fue de 40 millones de pesos superior a los fondos presupuestados. Los vecinos cumplieron por encima del objetivo que se había planteado el municipio. Lo que no se hizo fue cumplir las metas para lo cual se fijaron esos aumentos”, puntualizó Donati.

¿Y la repavimentación del Camino a la Laguna?

Después del debate que se produjo en el Concejo Deliberante, cuando se amplió el dinero que debe recibir Junín para la repavimentación del Camino a la Laguna, el oficialismo aseguró que las tareas comenzarían tras la realización de la Fiesta del Pejerrey.

Pero tras algunas postergaciones por el mal tiempo, la fiesta ya se hizo hace veinte días. Y ni novedades con las obras...

“No se sabe cuándo van a empezar. Hoy (por ayer jueves) estuve en Buenos Aires hablando con la empresa y hay algunos problemas técnicos que el municipio debe solucionar con Vialidad y esto debe ser tratado en el Concejo Deliberante también", señaló el secretario general de UOCRA Junín, Eduardo Diotti, ante el silencio oficial del nuevo secretario de Obras Públicas, Marcelo Balestrasse.

El edil Rodolfo Bertone opinó que “a las claras que hay problemas e inconvenientes con el tema del dinero. La obra completa hasta el Parque Natural debería haber terminado el 17 de abril pasado y para eso la votamos a principios de 2017, y ya debería haber estado terminado con el presupuesto original, pero no se concretó y se debió agregar una adddenda de 27 millones de pesos y aparentemente no alcanzará con eso".

¿Será otra muestra más de que nuestro Intendente cayó en su nivel de popularidad ante los líderes PRO en el gobierno provincial? ¿O simplemente un resultado concreto del ajuste que están haciendo en el déficit público y que arrancó con las obras?

La repavimentación del Camino a la Laguna es una necesidad urgente para los vecinos. Más allá de cualquier rosca o prioridades que puedan querer fijar autoridades sin conocimiento de la ciudad.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 2 DE JUNIO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA    

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS