Junín. lunes 19 de noviembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 9 jun 2018

SECRETARIO GENERAL DE SMATA

Ricardo Pignanelli: “Tengo más fe en el pueblo que en los dirigentes”

En un diálogo exclusivo con SEMANARIO, el secretario general de SMATA se refirió a la necesidad de tener una “comunidad organizada” para terminar con las crisis cíclicas, bregó por el fortalecimiento de las pymes, halagó la tarea de Toyota y exaltó la figura del Papa Francisco y la recuperación de los valores como la fe y la esperanza. Además, dijo que “en Junín alcanzaremos importantes logros”, y dio por cerrado el conflicto con el exdiputado Oscar Romero.


Por:
Semanario

El secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) Ricardo Pignanelli sostuvo que “en Junín vamos a tener buenos logros” al tiempo que se mostró preocupado por la economía nacional, valoró la tarea de Toyota y la “mejora continua” del Kaizen, además de rescatar la figura del Papa Francisco y la necesidad de recuperar valores, como la fe y la esperanza.

En una entrevista exclusiva con SEMANARIO, el dirigente gremial dio por terminado el conflicto con el ex dirigente local Oscar Romero quien aprovechó la filial Junín del gremio para catapultarse a la política nacional con fines propios.

Pignanelli dijo que “es un tema terminado en Junín y acá en Capital. La normalización ya está, estaba demandado el compañero Martin Paci quien quedó sobreseído y la misma semana desde el Tribunal donde había presentado la demanda Romero, él quería mandarla a archivo nosotros queríamos que se defina”. Finalmente, la Justicia laboral rechazó un amparo que había presentado el ex diputado a fines de 2017 para frenar su desplazamiento. Romero lo hizo cuando se desempeñaba todavía como secretario de Relaciones Institucionales del gremio y transitaba sus últimos meses como diputado nacional. Buscaba que la Comisión Directiva frene el proceso de expulsión que había activado en su contra, cosa que no prosperó

INVERSIONES DE SMATA EN JUNÍN

Respecto a las “buenas nuevas” para el distrito, el dirigente destacó que “Junín para SMATA es de gran relevancia. Hace unos 10 años habíamos comprado un terreno para hacer la sede y estaba lleno de yuyos. Por eso el año pasado tomamos la decisión de vender el terreno, comprar una casa terminada, hacer las remodelaciones necesarias y es allí donde hoy funciona nuestro sindicato en un domicilio propio, no alquilado”.

Añadió que “la otra inversión fue adquirir un terreno a unos 200 metros de la avenida de Circunvalación, se trata de un predio de 70 metros por 140, donde ya estamos trabajando para hacer un campo de deportes y centro integral donde la gente pueda pasar el día. Ya proyectamos y estamos en ejecución con algunas obras de infraestructura, el segundo paso es nivelar el terreno y ya comenzaremos con la pileta para los afiliados, quedando por último el salón de usos múltiples, algo similar a lo que hemos hecho en otras seccionales” y puntualizó que “en la medida que sigamos organizándonos vamos a tener buenos logros en Junín”.

SITUACIÓN GENERAL

Sobre la situación económica y social en nuestro país, Pignanelli consideró que “esto no pasa por una región sino por una política económica que está afectando el crecimiento de las pymes y las economías regionales” y estimó que “el gobierno debe ensayar un cambio grande porque si no terminamos con tantas veces, recuerdo las crisis de los años ’80 y 2000 y parece que ha historia se vuelve a repetir”.

Para el número uno de SMATA, “la plata no trae la plata, la plata la genera el trabajo y yo creo que las economías regionales no están explotadas como corresponde. En todo el país tenemos para armar y levantar las pymes y crear nuevas. El 85% del trabajo lo dan las pymes y la economía regional. La macroeconomía, las multinacionales, pueden hacer inversiones y las hay, pero no producen generación directa de puestos de trabajos”.

Añadió que “para que una multinacional invierta -hablamos de Mercedes, Toyota, Ford, Volkswagen, Honda- y para tomar gente tienen que pedir permiso a sus casas matrices, por eso la generación de puestos de trabajo es por goteo. En las pymes, sin embargo, los puestos de trabajo crecen por la demanda del mercado y la demanda del mercado se está enfriando y esto lo único que hace es poner en jaque a las industrias chicas, más teniendo en cuenta que los costos, tanto financieros como de los servicios, se fueron para arriba y todo es un juego muy peligroso”.

DÉFICIT FISCAL

Pignanelli dijo a SEMANARIO que “el gobierno está haciendo demasiado hincapié en lo que llama déficit fiscal y un día me tocó explicar en Japón qué es el déficit fiscal, porque me preguntaron por qué en la Argentina se daba tan fácilmente.  Y lo conversé con un japonés, gerente de una empresa y le expliqué que el déficit fiscal es parte del gasto de un país que tiene 4 mil kilómetros de punta a punta, tiene más de mil kilómetros de ancho y se trata de una república que tiene 200 años de vida y que seguidamente entramos en crisis, por eso cuando se habla de gradualidad, tendría que ser el achicamiento de los gastos, con incremento de puestos de trabajo. Esta es la única forma”.

Consideró que “no podemos compararnos con Japón (NdR: el país asiático tiene unos 380 mil kilómetros cuadrados y  Argentina 2,8 millones). Nosotros, cuando hacemos una autopista, tiene miles de kilómetros. Los costos de infraestructura, los costos de servicios, los costos de comunicación. Es lógico que esos costos sean más altos para nosotros. Por eso hay que pararse frente a la sociedad y decirle cuál es el problema. Acá no nos pasan las cosas porque nosotros seamos malos o derrochemos y por eso aumenta el costo fiscal”. Ejemplificó diciendo “yo te puedo regalar el Sheraton, pero lo pongo en La Agraria ¿Y qué haces ahí? Tengo que tener recursos e infraestructura para crecer”.

“Yo le explicaba al japonés que mientras nosotros construimos esa infraestructura, no podemos estar matando de hambre al pueblo. Tenemos que tener el gradualismo necesario para ir creciendo despacio en todos los aspectos. Así con ese concepto el mundo nos entiende”, explicó.

Y agregó que “nos falta ordenamiento, hay que hacerlo y vamos a tardar pero eso no significa que la gente tenga que sufrir”.

COMPETITIVIDAD Y “KAIZEN”

Respecto a la competitividad, el secretario de SMATA, dijo que “para ser competitivo hay que llegar al 100 por ciento de capacidad operativa en la empresa y la mayoría están en el 40 por ciento. Competitividad se puede ver en Toyota, donde se optimiza para generar nuevos puestos de trabajo y no para echar gente a la calle”.

Precisamente Pignanelli se refirió al “Kaizen”, que es el objetivo de la “Mejora Continua” que se basa en eliminar los desperdicios (actividades innecesarias) y las operaciones que no le agregan valor al producto o a los procesos.

Toyota define el desperdicio como: “cualquier otra cosa que no sea el mínimo de equipo, materiales, componentes y tiempo de trabajo absolutamente esencial para la producción”.

“Para nosotros todas las  operaciones que generan valor añadido son aquellas por las que el cliente final está dispuesto a pagar”, sostienen en la empresa.

Por tanto, se busca potenciar las operaciones de valor añadido y  reducir el desperdicio.

En los procesos tradicionales se incrementa el valor añadido mediante inversiones en personal, equipos, tecnología, etc., lo que conlleva en muchas ocasiones que también se incrementen las actividades que no agregan valor.

Para Pignanelli, “el Kaizen provee estabilidad laboral. No le hago propaganda a Toyota, pero es una empresa que cuando la producción baja, no deja a la gente con licencia en su casa sino que la capacita en esta ‘mejora continua’, a favor de un obrero polivalente”.

“Toyota mira 20 años adelante mientras los demás se miran los cordones de los zapatos, haciendo que la gente se mentalice en el trabajo, con capacitación. Además tienen el 44% de producción nacional. Y siempre tienen un Plan B”.

ROL DE LA DIRIGENCIA

“El rol de la dirigencia gremial lo cumplirá cuando el Estado lo acepte”, expresó. “Hoy se puede estar cumpliendo un rol de confrontación porque la situación lo da, pero el verdadero rol es ser garante de las cosas que venimos hablando. Garantes de una situación que proteja al trabajador. Acá se habla de subsidio y al gobierno se le ponen los pelos de punta, pero si los subsidios no son dirigidos, controlados y asesorados no sirven, pero muchas veces pueden apuntalar a alguna actividad que necesita ayuda para recomponerse”.

Sostuvo que “debemos hablar de comunidad organizada, caso contrario cada ocho o diez años estaremos a los tumbos. Cuando arranca Perón e industrializa el país primero crea la industria pesada, luego la mediana, cuando le toca la tercer pata, que era crear pymes y fortalecer economías regionales, cortaron el hilo de la independencia”.

Aseguró que “todos dicen que esto nos viene pasando hace 70 años, no lo sé si es así. Esto se cortó en 1955 y para retomarlo primero tenemos que retomar los valores, tener valores y patriotismo. Antes cantábamos el Himno Nacional llorábamos todos y el que no, al menos se le ponía la piel de gallina. Perdimos valores y al perderlos perdemos nacionalismo. Perdimos la fe”.

¿CÓMO SALIR?

Ante la consulta de cómo salir de este laberinto permanente, Pignanelli resaltó la figura del Papa Francisco y dijo que “siempre me pregunto, si pasaron 50 generaciones para tener un Papa argentino y sin embargo el Papa es cuestionado por los medios que están al servicio del gran capital. El día que pise la Argentina, acá veremos que no hay grieta, el pueblo es católico, apostólico y romano”.

Puntualizó que “el pueblo argentino tiene una característica, y es que así como explota en solidaridad y recuperación, explota en depresión. Estamos en una depresión, pero tengo fe en el pueblo. Tengo más fe en el pueblo que en los dirigentes y me incluyo. Pero tenemos que participar todo, lo que queremos para nuestra casa, debemos quererlo para nuestro gremio y nuestro país”. Ya sobre el final Pignanelli, hizo hincapié en que “tengo 65 años y hubo décadas que me marcaron y por ejemplo en las del ‘60 y ‘70 el vehículo del progreso era el trabajo, en las subsiguientes fue la especulación con el dinero, debemos buscar nuevamente el equilibrio entre los hombres y eso es lo que pregona Francisco y si no logramos ese equilibrio todo va a terminar muy mal”, concluyó.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 2 DE JUNIO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS