Junín. lunes 19 de noviembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 9 jun 2018

ex intendente de junin

Documento histórico Mayor Alfredo José Arrieta: memoria, verdad… y ¿justicia?


Hace unos días, en un foro de Facebook sobre historia de Junín, el Dr. Diego Abdala compartió dos imágenes de uno de los hechos que han quedado en la retina de decenas de juninenses: el derribo de la estatua del Mayor Alfredo Arrieta (ex Intendente de Junín). Semanario contactó al profesional, quien comentó que las fotos, que hoy están en su poder, le fueron entregadas luego de la presentación del libro “Evita juninense, su nacimiento”, escrito por su padre Jesús Luis Abdala (fallecido.)

“Es bueno refrescar la historia de nuestra querida ciudad, la cual estuvo muy ligada al Justicialismo por esos años 50. Muchos ciudadanos de Junín deberían tener memoria más aun cuando se trata de negros y tristes sucesos que ensucian las pasadas páginas históricas locales”, destacó.

Las imágenes son del 22 de septiembre de 1955. En una se puede apreciar parte de la multitud que se dirige al monumento al Mayor Arrieta, que estaba ubicado en Avenida Presidente Juan Domingo Perón (hoy San Martín) y Rivadavia, con el objetivo de derribarlo. En la otra foto, se observa la estatua en el piso.

LOS HECHOS

Una publicación de La Verdad del 23 de septiembre de ese año (pág. 6), decribe que “hasta el mediodía del 22 era una jornada de tranquidad en la ciudad”, y que horas después “se organizó una manifestación estudiantil en favor de la Revolución Libertadora, que  recorrió distintas calles gritando y cantando hasta que la columna se aglomeró en las esquinas de Lavalle e Inglaterra (hoy Malvinas Argentina), donde funcionaba la Unidad Básica Justicialista de Mujeres, con la intención de generar disturbios”.

Esta multitud luego se dirigió a la Unidad Regional Nº 4 de la Policía y también al Distrito Militar Nº 17, donde se encontraba el Inspector Mayor Rodríguez. No conformes, fueron hasta un domicilio de Av. San Martín 70, donde los Duarte permanecieron durante el embarazo de Juana Ibarguren, y quemaron la foto de Evita que estaba al fente de la casa. También arrancaron placas, chapas nomenclatoras de la Av. Arrieta, invadieron y destrozaron los locales de la CGT Junín y de las Unidades Básicas, arrojando a la calle fichas partidarias y documentaciones que prendieron fuego.

La columna se dirigió después al monumento al Mayor Arrieta, y con la ayuda de un cable de acero lo derribaron.      

¿QUIÉN FUE ARRIETA?

El mayor Alfredo José Arrieta Vaccaro rigió los destinos de la comuna juninense en 1944. Hijo de Alfredo Arrieta y Magdalena Vaccaro, nació en Bella Vista, Corrientes, el 18 de octubre de 1891.  Estudió en el Colegio Militar de la Nación, prestó servicios en el Ejército Nacional hasta 1938, cuando se retiró con el grado de Mayor. Fue comisionado Municipal en la Provincia de San Juan en 1925 y en Catamarca en 1927. También fue electo Senador Nacional por la Provincia de Buenos Aires en 1946 hasta su muerte ocurrida el 12 de Junio de 1950.

Su unión con Junín fue tras haber sido designado como Jefe del Distrito Militar 17 en 1935 y tras casarse con Elisa, hermana de Eva Perón. Fue Comisionado Municipal de Junín a partir de 1946 y fue uno de los que más aportó con obra pública de importancia que aún perdura. Vivió en el primer piso de Pellegrini 16/18 de nuestra ciudad, casa que aún perdura con el diseño original de época. Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta.

Con fecha 25711/85 y bajo Ordenanza Nº 2252, el poder Ejecutivo Municipal ordenó la colocación de una placa homenaje al Mayor Arrieta en el lugar donde estaba el monumento, donde decía “REPARACION HISTORICA AL MAYOR ALFREDO LUCAS ARRIETA EN RECONOCIMIENTO A SU OBRA”. Jamás ocurrió tal acto de reparación histórica.

Abdala expresó que “observando estos tristes sucesos mediante el odio visceral desde ya de gente anti peronista y todo el daño ocasionado al Justicialismo de Junín en esos días, es indudable que el Partido Justicialista de nuestra ciudad necesita una reparación histórica colocando nuevamente el monumento en su lugar de origen; el pedido primero debe partir a quienes hoy integran la conducción del Partido; y en segundo lugar a los funcionarios de turno que hoy les toca dirigir la comuna tanto legislativos como ejecutivos. Sería una forma de honrar a nuestros dirigentes, más allá de las banderías políticas. Arrieta fue un buen hombre, amo mucho a Junín e hizo muchas obras para la ciudad”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS