Junín. domingo 24 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 11 jun 2018

editorial

Agasajo municipal por el día del periodista en Junín: por qué no

Hacemos periodismo, de ese que queda en la memoria de los vecinos hasta que un día causa la explosión más sincera que nos gusta escuchar: ¡Hijos de puta. Tenían razón!


Por:
Semanario

SEMANARIO de Junín, como medio de comunicación de la región, no estuvo representado en el agasajo del Intendente Pablo Alexis Petrecca a los periodistas, en su día, el pasado jueves, a pesar de haber recibido invitación.

Sin embargo, cada uno de los colaboradores de nuestro periódico quedó en libertad de acción para concurrir al encuentro.

Es algo más que común escuchar que Petrecca, tras asumir su cargo, se sacó el ropaje de joven empático y mostró su costado más vanidoso.

En estos dos años y medio de reaparición, SEMANARIO ha tratado infructuosamente de acceder a una entrevista periodística con el jefe comunal con el objetivo de hacerle llegar  –al fin y al cabo- las preguntas “de la gente” y conocer qué respuestas tiene para dar.

Una y otra vez, se ha negado sistemáticamente a ello, aunque ha sido generoso en sus monólogos con otros medios no sólo locales, sino regionales y provinciales que muchas veces han tenido “noticias de Junín” antes que los juninenses.

No somos amigos del intendente, no entramos en su cerrada “mesa chica”, ni lo acompañamos en sus caminatas de campaña a pura “autofoto”.

Casi nunca publicamos sus gacetillas de prensa porque creemos que es nuestro trabajo ahondar sobre “su” trabajo que al fin y al cabo es la responsabilidad que él mismo asumió en favor de todos los vecinos.

Eduardo Galeano, periodista, escritor, pensador y por sobre todo un “distinto” a la hora de mirar las cosas terrenales, decía: “Mi experiencia de vida me ha enseñado que todos tenemos algo que decir a los demás, algo que hacer por los demás, celebrado o por lo menos perdonado. Algunas voces resuenan y otras no. Hay muchos que están condenados al silencio eterno. A veces las voces desconocidas, despreciadas, ignoradas son mucho más interesantes que las del poder y sus múltiples ecos”.

Y es, por ejemplo, la lectura de Galeano la que en estas situaciones nos alivia más que los desplantes.

Y es el uruguayo el que nos refresca eso de que “el sistema, que elige al revés, estimula a los copianderos y desalienta a los creadores, recompensa a los infames y castiga a quienes dicen lo que creen y a quienes creen en lo que hacen. Se eleva la picaresca a la categoría de doctrina económica y se la rebautiza, pomposamente, con el nombre de modernización”.

Por eso no fuimos. Porque no queremos ‘sánguches’ sino respuestas. Porque queremos la transparencia que se pregonó en campaña, las obras que se prometieron en los presupuestos, las puertas abiertas de la “casa de todos” en calle Rivadavia, queremos que la gente sepa, decida y actúe en consecuencia, pero pudiendo ver con claridad y no ocultando cosas detrás de un paredón graffiteado con sonrisas de payaso triste.

Nos mean, pero no decimos que llueve. Decimos que nos mean.

Ni siquiera caemos en la facilidad que nos darían las comparaciones, porque hacemos periodismo. De ese que molesta y por eso se intenta desprestigiar y que quienes sienten la piedra en el zapato, lo tratan de mentiroso y extorsionador.

Hacemos periodismo, de ese que queda en la memoria de los vecinos hasta que un día causa la explosión más sincera que nos gusta escuchar: ¡Hijos de puta. Tenían razón!

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 10 DE JUNIO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA    

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS