Junín. viernes 20 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 5 jul 2018

situacion limite

Registro Civil: ruinas de Barrio Belgrano

Una situación que se prolonga desde hace años, a pesar de las dificultades que le origina a miles de juninenses. Falta de espacio y empleados, incomodidades y carencias varias. Sólo se registran casamientos y uniones convivenciales. El poder de turno no acierta con una respuesta.


Por:
Semanario

La cuestión hizo ruido cuando un día no pudieron ingresar a trabajar los dos empleados del Registro Civil de Barrio Belgrano, ubicado en una precaria vivienda sobre calle Padre Ghío, que siempre fue producto de quejas y reclamos, pero jamás mereció soluciones concretas.

Eso fue hace alrededor de un mes. Primero habían dicho que las puertas estaban cerradas porque el propietario había cambiado la cerradura, avalado por meses de deuda del alquiler. Luego se supo que había habido un inconveniente con las llaves, que fue reparado en apenas unas horas.

Una vez superada la ‘noticia’, todos volvieron a ‘guardarse’. Salvo SEMANARIO, que decidió ponerse del lado de la gente para volver a hacer pública una situación que se prolonga desde hace años y a pesar de las dificultades que le origina a miles de juninenses, el poder de turno no acierta con una respuesta.

EL REGISTRO, HOY

Mientras en el Registro Civil del centro, sobre calle Hipólito Yrigoyen, cumplen funciones siete empleados, en el Registro II de Villa Belgrano apenas son dos. Se trata del jefe Jorge Nehele y una administrativa, casi a punto de jubilarse.

La otra empleada que había, María Teresa Ilvento, una mujer que supera los 60 años de edad, soltera, fanática antimeonista y militante activa de la Fundación Pensar del PRO, fue trasladada como jefa del área municipal de Licencia de Conducir y la Terminal de Ómnibus, los dos cargos que ocupaba Germán Aguilar, recientemente designado secretario de Espacios Verdes.

Entre los dos empleados que quedaron, a diario, deben hacer frente a cada vez más dificultades. Desde lo edilicio, como un salón en deplorables condiciones donde las parejas dan el ‘sí’, hasta humedad, falta de espacio e incomodidades y carencias varias. Además de la precaria infraestructura, por la que sin embargo se abonan casi 10 mil pesos mensuales, se han debido eliminar servicios por falta de personal.

De este modo, no se hacen más DNI. Las máquinas permitirían hacer un promedio de casi 30 documentos por día, pero para esto se requeriría de un edificio en condiciones donde el público pueda aguardar su turno, y no menos de seis o siete empleados.

En Villa sólo se registran casamientos y uniones convivenciales –no actas de defunción- y se atiende a personas discapacitadas que no pueden subir las escaleras de la sede céntrica, además de las localidades de Morse, Zabalía, Roca, Agustina y Fortín Tiburcio. Por decisión del propio jefe, además, se dejó de asistir a los internos de las tres Unidades Penitenciarias: los empleados debían poner su propio vehículo para trasladarse.

TODOS CALLADITOS

Van, miran, se sacan fotos y hacen una linda gacetilla de prensa. Después no aparecen más. Así actúa mientras tanto la oposición política local, que debería encargarse de mantener este tema siempre en el tapete, en búsqueda de soluciones para los juninenses que representan.

Ni desde el Frente Renovador ni desde Unidad Ciudadana se tienen presentes estas necesidades a través de proyectos de comunicación o pedidos de informes en el Concejo Deliberante, y hasta que no ocupe la tapa de diarios nuevamente, no volverán a interiorizarse.

Ni hablar de gestionar un nuevo inmueble para alquilar, buscar alternativas o pedir más personal: nadie se hace eco de las necesidades de un amplio sector de la sociedad.

LA NUEVA SEDE

Mientras, a paso de tortuga, se sigue con la obra de remodelación del nuevo edificio para el Registro de las Personas II, que se ubicará en un galpón del predio ferroviario, sobre calle Primera Junta, lindando con el complejo ‘Beto Mesa’.

El anuncio –por supuesto- fue realizado en su momento por el intendente Pablo Petrecca. Fue el 22 de abril de 2017. Catorce meses después, salvo ‘visitas’ que supervisan como si fueran arquitectos, no hay fecha de conclusión de obras e inauguración del nuevo espacio.

Al respecto, la oposición había denunciado: “Lo único que se sabe es que una de las licitaciones la ganó la sorprendente empresa Mingrino Construcciones por un valor de $ 1.247555. Se trata de una obra para hacer el acceso y una plaza seca. La adjudicación de esa obra fue en los primeros días de setiembre del año pasado. Es decir, hace 8 meses. La incapacidad que se observa es preocupante".

Mientras, entre declaraciones y olvidos, siguen las dificultades de los vecinos juninenses, sobre todo de aquellos que no cuentan con medios de transporte ni tienen conocimientos fehacientes sobre el uso de Internet. Gente que no puede acceder a un servicio fundamental en la ciudad, porque el Registro de Villa casi no tiene empleados y funciona en una cueva.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 30 DE JUNIO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS