Junín. lunes 17 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 26 jul 2018

OJOS QUE VEN

El pastor Cristhian Petrecca y el municipio electrónico

La intendencia sirvió de base para el encuentro de representantes religiosos en contra del aborto cuando se trata de un ámbito público que no debe ser tomado como bastión de intereses comunes.


Por:
Semanario

La semana pasada, en la municipalidad, el intendente Pablo Petrecca y su hermano, el pastor Cristhian, recibieron a “los representantes de iglesias locales”, con el objetivo de promocionar la campaña en contra del proyecto que promueve el aborto legal, seguro y gratuito que está en manos del Senado de la Nación para su tratamiento, luego que fuera aprobado por la Cámara de Diputados tras una propuesta de debate que hizo llegar el propio partido de Pablo.

Entonces, el “municipio de todos” parece haber sido cooptado por las manifestaciones e ideologías religiosas de algunos y el Intendente ha tomado partido -en nombre de la comunidad que representa- por ese conjunto.

El hermano de Pablo, Cristhian, viene movilizando a sus fieles en apoyo a la campaña antiaborto y para ello ha sumado a otros colegas evangelistas y “unidos por el espanto” se han sentado con la iglesia católica, apostólica y romana que, hace no mucho tiempo, a través de su propio diario, defenestraba al hermano candidato.

Lo preocupante de la situación es que la iglesia electrónica de Cristhian ha ocupado un espacio de importancia en la Municipalidad de Junín, avalada por Pablo, usando la comuna para sus propios fines político-religiosos, incluso con la organización de un "Festival por la vida" el domingo 5 de agosto próximo, que terminarán pagando en conjunto los que están a favor, los que están en contra y los no sabe/no contesta.

Esta situación muestra a las claras la debilidad de Petrecca que termina siendo avasallado por los intereses familiares (vale recordar que la justicia además investiga si hubo “amiguismo” en las licitaciones por la obra pública) y al mismo tiempo su inexperiencia política lo lleva a comprometer al municipio todo, recibiendo a sus ocasionales socios en un ámbito público, cuando su opinión al respecto debe circular por lugares privados ya que como mero administrador de los bienes del distrito y su mantenimiento no debe involucrar a “todos” los vecinos en una decisión política tan controversial.

El Poder Ejecutivo es administrador y el Concejo es el ámbito para la deliberación y debate de los temas, por lo que realizar un encuentro de intereses particulares en la oficina del Intendente acerca de un tema tan delicado, supone una discriminación manifiesta hacia el resto de los habitantes de Junín que pueden no compartir la posición eclesiástica de un conjunto y sólo esperan contar con un buen administrador (hasta ahora no lo ha demostrado) y no un “Mesías”.

De hecho, Pablo, como intendente de todos, dijo en el encuentro “interreligioso” que “compartimos la preocupación social, el cambio cultural y la pérdida de valores".

¿Qué cosas compartimos? ¿Quiénes? ¿Cuál es la preocupación social? ¿De qué se trata el cambio cultural? ¿De qué valores habla?

Pablo y Cristhian parecen haber confundido los roles. Uno se cree pastor y el otro Intendente.

Tal vez, en alguna religión, deban compartirse los panes, los peces y además los cargos, lo que es bien sabido es que la política (no algunos políticos), transita por andariveles que están relacionados con la justicia, la equidad, el respeto por el otro, la libertad de opinión y un montón de derechos que, a lo largo de los tiempos, algunas religiones, de un modo u otro, han intentado subvertir por algún interés, trocándolos por culpas varias y pecados diversos.

La semana pasada, el concejal Marcelo García, integrante de la misma alianza que Petrecca, en una entrevista con SEMANARIO, tal vez con buen tino, se quejaba de que la oposición llevaba al seno del Concejo temas nacionales o provinciales para su debate, sin posibilitar el desarrollo de cuestiones locales.

La semana pasada el intendente Pablo ha utilizado a la intendencia para apoyar una manifestación privada, creyendo que se trata de la iglesia de Cristhian, algo que los concejales no debieran dejar pasar a sabiendas de que son muchos también los que han quedado afuera de esta opción que, arbitrariamente, abordara este municipio electrónico, ese que solía ser “de todos”.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 21 DE JULIO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS