Junín. lunes 15 de octubre de 2018
Semanario de Junín » Deportes » 27 jul 2018

Deporte en crisis

El dolor de ya no ser

Junín supo tener sus días de gloria. Fútbol, básquet, automovilismo, ciclismo, jugadores y clubes en la elite ponían su nombre en las portadas de los diarios nacionales cada fin de semana. Sus deportistas saludaban y hasta ondeaba la bandera agarrada a un brazo ganador. Ya fue. Es pasado.


Era cuestión de esperar el fin de semana para ‘ver que había’. “Juega el verde, hoy corre fulano, mañana el Turco, el domingo Ciclista”. Así, cada hincha optaba por organizar su bolsillo y el recorrido para estar en su sitio preferido.

El deporte profesional hasta hace muy poco, apenas un año atrás y en algún caso mucho menos, paseó orgulloso el nombre de la ciudad por el país todo. ¿De Junín? Ah, sí, era común escuchar en algún sitio lejano. “Ponce”, te contaba un fierrero, “Uuuh, Marcilla” algún veterano... “Sarmiento” cualquier futbolero.
Los deportistas evocan su ciudad, porque son sus representantes lo que lo llevan arriba, al conocimiento, y en cada agradecimiento. Ellos agradecen porque ahí está su vida, su familia, sus amigos, sus recuerdos. Son la vidriera por excelencia que la ciudad tiene. O que tenía. La crisis económica, con sus resultados en la caída en las recaudaciones, el aumento del dólar y la suba de las tarifas, la cachetearon de lo lindo.

Y se los está llevando puestos.

Lentamente, la ciudad fue perdiendo infraestructura. Primero el patín, más tarde el automovilismo y el atletismo. No hubo en todo este tiempo, un plan que permitiera siquiera atender el descalabro. Egoísmos, miserias, personalismos y falta de capacidad de la dirigencia hicieron que pasara. Ahora impacta de lleno en los clubes, en su gente, sus deportistas.

Argentino puso en venta su plaza y desde la Asociación de Clubes no recibió respuesta. Los cuatro millones de pesos del valor de pertenecer por ahora no han seducido a nadie y todo indica que seguirá en la Liga Nacional, pero con un plantel juvenil y de bajísimo presupuesto. Debe armarse, primero pagar el libre deuda ante la AdC y con el presupuesto cerrado, pensar en contratar, desde el entrenador a algunas fichas necesarias.

Ciclista sigue enredado en la conformación de su nueva conducción. Con dos pases a cuarto intermedio, institucionalmente, el club de la avenida San Martín atraviesa una situación compleja. Y deportivamente, sus opciones van desde la participación en la Liga Argentina, un descenso al Torneo Federal con jugadores juveniles o retirarse de la competencia. Debe cancelar deuda con algunos jugadores y armar un presupuesto para el próximo torneo.


El verde, acotado
En este río revuelto en el que se mueve el deporte de la ciudad, y si bien esta temporada no recibirá el adicional que tuvo en gran parte del torneo pasado de parte de la Superliga por haber sido uno de los ‘del descenso masivo’, Sarmiento se las ingenió para cerrar sus cuentas.
El verde, con déficit en casi todos los partidos y con una masa societaria en baja, cerró cinco refuerzos, anunció su búsqueda de alguno más, pero le abrió la puerta a numerosos juveniles de las inferiores, renovando su sueño de primera.
No le sobra nada, es más, como lo dijo Delfino “competiremos con equipos que tienen el triple de nuestro presupuesto”, aunque los números de sus sponsors lo ponen una vez más en carrera.
Institucionalmente, aunque utilizará el club Banco Junín, Sarmiento avanza en la construcción del nuevo predio en las cercanías de la ruta 7, donde erigirá un moderno centro de entrenamiento con canchas e instalaciones auxiliares, al nivel de algunos clubes de primera división.


Sobrevivientes

En este mar tempestuoso sobreviven algunas instituciones como el Junín Moto Club que –aunque muchos lo miran de costado- son un ejemplo de trabajo, ganas e imaginación para salir adelante. Ni siquiera la inundación pudo con ellos y baten récords de asistencia en cada presentación de su campeonato de invierno, en público y motociclistas. Y hay deportistas, que con su juventud y excelencia recorren no sólo el país sino escenarios en distintos lugares del mundo. Ejemplo de ello son Facundo Crisafulli, integrante de la selección nacional de ciclismo, que llegó de competir en el exterior, en EEUU y Japón; y Francisco Guaragna, el joven timonel del club Náutico Junín que viene de integrar el seleccionado argentino en el equipo de Vela que disputó los Juegos Odesur en el mes de mayo en Cochabamba, Bolivia.


El automovilismo sabe de pesares desde que el Eusebio Marcilla perdió su brillo. Sin inversión, la pista se apagó aunque algunos pilotos siguen en carrera. Gabriel Ponce de León achicó sus gastos y logró conformar un equipo familiar que le permite seguir en el Turismo Carretera. Además, el triple campeón de TC2000 integra la escudería Toyota en el TRV6; Federico Pérez cerró con el Maquin Parts un acuerdo que, gracias a la cesión de publicidad en su Torino, le permitió achicar el costo en cerca del 30%. Y una vez por mes, no faltan los encuentros de la peña ‘El correcaminos’, un soporte adicional para sus ingresos.
Sin tantos beneficios corren otros pilotos de la ciudad como Franco Morillo o Ignacio Spiga en el Top Race Junior. En el caso de Morillo, el respaldo familiar le permite presentarse en la categoría aunque según lo admitió el mismo Franco “nunca pensó que sería tan complicado” competir esta temporada. Nacho Spiga, por su parte, desistió de presentarse en la jornada doble del fin de semana en Termas de Río Hondo, porque le insumía gasto y medio de una fecha común. “No nos da para tanto” dijo. Sponsors, rifas y colaboraciones son su sustento.

Más extremo fue el caso de Adrián Fulcheri. Esta es la segunda temporada que su Chevrolet no tiene su conducción. Abocado a la preparación, alquiló su auto y sólo se dedica a la atención en pista. “Al menos vivo tranquilo y no ando a las corridas, en cualquier momento me iban a echar de casa” responde con humor recordando aquellos días abocados a recaudar el dinero para pagar motorista, chasista, gomas, inscripción, radios y varios etcéteras más, para presentarse en cada fecha del Turismo 4000 Argentino.
Casi como fotos en color sepia, cualquier nostálgico podrá reafirmar su idea. “Todo tiempo pasado fue mejor”.
Viendo el presente, proyectando el futuro, no queda otra que darle la razón.

Aunque de mucha pena.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS