Junín. miércoles 26 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 12 sep 2018

MANSUR VS AGOSTI

UCR Junín: internas a la vista

Ni los mismos radicales pueden explicarse de qué modo se produjo semejante caos en un partido centenario, que siempre tuvo participación protagónica en la historia del país. Con miradas disimiles, Carlos Mansur, titular del Comité Hipólito Yrigoyen, y Martín Agosti, dirigente por la minoría en la conducción local, se desahogan semanas antes de las elecciones internas.


Por:
Semanario

El radicalismo de Junín arde. Son pocos, pero fogosos, y se van a enfrentar en las elecciones internas para definir la nueva conducción partidaria en la ciudad.

Por un lado, todo el actual ‘oficialismo’: de la mano del actual presidente, Carlos Mansur, se alinean los dirigentes ‘beneficiados’ por la venia del intendente Pablo Petrecca. Son los que se le sientan al lado, le hablan, no son muy escuchados pero esa cercanía los hace creer que comparten el cetro del poder.

Algunos consiguieron un puesto, como Luciana Gómez Panizza en PAMI o Cristina Cavallo en el Concejo Deliberante. Pero en general, el radicalismo no tiene mayor presencia en el gobierno municipal.

Por el otro lado de la competencia interna, están los ‘rebeldes’ encabezados por Martín Agosti, dirigente por la minoría en la conducción local. Son los que nunca estuvieron convencidos del papel que se le asignó a la UCR en el frente gobernante, los que sacan pecho y muestran pergaminos con los nombres de Alfonsín, Illia, Yrigoyen y tantos otros próceres del partido centenario.

Con estas presentaciones, es fácil suponer que vienen tiempos virulentos en el seno radical juninense. Son los últimos días previos a la fecha límite de presentación de listas, que sería el 18 de septiembre, para las elecciones que se concretarían en octubre.

Si bien la UCR acusa alrededor de seis mil afiliados, lo cierto es que la realidad cotidiana muestra que ya pasaron las épocas de esplendor y hoy la lucha es por un nombre y las migajas. Para unos, la dirección partidaria supone poder seguir codeándose con el poder local; para otros, representaría la posibilidad de hacer críticas en voz alta con la esperanza de que se escuchen.

Mansur/Agosti, un enfrentamiento que se viene. Se doblan, pero ¿llegarán a quebrarse? Sus palabras previas, sus análisis sobre lo depara el futuro al radicalismo de Junín.

 

CARLOS MANSUR: “LA UCR NO PUEDE SACAR EL CUERPO”

-¿Cómo se presentan las internas en el distrito?

-La mayoría de las líneas internas del radicalismo estamos de acuerdo en no ir a internas. Esto no significa que no aparezca alguien a último momento y se presente. Creo que hoy tiene más sentido hacer una lista de unidad, peleando todos juntos por lo que creemos que merecemos. Una interna sería pérdida de tiempo.

La bajada de línea que hay en toda la provincia, al igual que pasó en el 2016, es tratar de evitar una competencia interna, no desarmar al partido y mostrar hacia afuera las miserias.

-¿Tienen algún indicio de lo que podría pasar?

-Hace un año que venimos trabajando con los distintos pensamientos del radicalismo local, que tiene una particularidad: dos tipos se sientan a tomar un café, piensan igual y entonces creen que tienen una línea.

Pero yo creo que es necesario sentarse, hablar, limar asperezas, tratar de hacer fuerte al partido, que se debilita con las internas. Yo recuerdo las internas del 2014, con 300 personas votando en un partido que tiene 6000 afiliados… así que ese mensaje hay que leerlo.

-Hay afiliados con ganas de presentarse a una competencia, como Verónica Borzani o Martín Agosti…

-Yo hablo con todos acá. Creería que Verónica trabaja con nosotros, que participamos en varias acciones sociales juntos. Lo que sería mucho mejor que trabajáramos mucho, como ella la parte social que la labura a diario, así que me gustaría que esté con nosotros.

Con Agosti no tengo mala relación, tiene una postura crítica sobre Cambiemos y nunca fue partícipe. Puede tener mil cosas buenas y mil malas, pero es muy consecuente, no cambia como panqueque como otros. Siempre lo invito a sumarse a ayudar, porque podemos hacer un radicalismo mejor. Pero no tengo problemas de ir a una interna.

Siempre las grandes potencias se han puesto de acuerdo, no puedo creer que en un partido donde somos 50 ó 60 personas no podamos sentarnos y coincidir.

-Respecto a la situación del país, ¿cuál es la postura de la UCR para seguir bancando al gobierno?

-El radicalismo no puede sacar el cuerpo porque es parte de este gobierno. No puede salirse porque las cosas están mal. Hay muchas críticas, de hecho en lo particular hablé de funcionarios que no me gustan y hubiese cambiado mucho tiempo atrás.

Pero sigo prefiriendo Cambiemos a cualquier otra cosa, es una opinión personal y de mi partido a nivel provincial.

-Estas críticas a nivel local, en la mesa chica, ¿son escuchadas?

-Algunas sí, otras se tomarán otro tiempo. En mucho se ha cambiado, porque hace dos años no teníamos el diálogo de hoy. A mí me costaba llegar al Intendente, cuando hoy charlamos y nos juntamos, porque acá hace falta hablar, consensuar, buscar solucionar los temas.

-¿Este acercamiento del Intendente se da por debilidad y necesita nutrirse de los otros espacios o es solo para la tribuna?

-Creo que siempre fue algo positivo. Para eso somos un frente, siempre debió contar y usar a los otros espacios, darles participación. En la Provincia se trabaja en forma conjunta, quizá en Junín y en Nación hubo más aislamiento, pero por ahí hace falta tiempo para que maduren las cosas.

-La base social del radicalismo juninense hace cuestionamientos pero ¿los lleva al seno del partido?

-Hay gente que se llega a quejarse, por la queja misma nomás, que lo hace si las cosas están bien y si están mal. Hay otros que en vez de quejarse, laburan. Esa es la gran diferencia, y estos últimos son los que apuestan hacia adelante.

Tenemos otros que se quedaron en el ’83, otros que se aggiornaron, los que se creen radicales puros. Ahora hay que pensar cómo seguir con el partido, laburar todos juntos, tirar para el mismo lado… porque detrás de este malestar social que hay y lo que están viviendo los laburantes, hay gente que está fogoneando la situación para que todo salga mal. Son los mismos del ’89 y del 2001... hoy semejantes porquerías salen a dar consejos.

 MARTÍN AGOSTI: “NO PUEDO SER CÓMPLICE”

-¿Por qué aguas navega hoy la UCR Junín?

-Nosotros hicimos un acuerdo, porque en su momento Mansur estaba pidiendo lo mismo que ahora, que es la unión de los diferentes pensamientos. No estábamos muy convencidos, pero para que no se nos acusara de romper, apostamos a la unidad y el diálogo.

En mi caso estoy representando a la minoría, pasaron dos años y en ningún momento se nos invitó a ninguna reunión en la que están las cuatro patas de Cambiemos, a pesar de la cantidad de veces que pedimos intervenir.

Es obvio que no quieren escuchar voces disidentes, aunque nosotros podemos realizar un aporte distinto a la gestión, pero no quieren abrirse a nada diferente de la bajada de línea que están teniendo desde arriba.

Tanto a nivel nacional como provincial y municipal se manejan de la misma forma, todos tienen que acatar órdenes, así que no queda lugar para que alguien pueda opinar sobre un camino diferente.

A nivel personal tengo excelente relación con Mansur, no así ideológicamente porque él está apoyando un gobierno de extrema derecha y yo tengo una línea intransigente, siguiendo a Alfonsín, Illia, Lebensohn. Este gobierno está ausente en lo social, porque lo que criticaban hasta el hartazgo  del kirchnerismo con respecto a planes y ayudas, lo están pagando hoy más que nunca. Pero le están dando la espalda a su propio electorado, que es la clase media y el campo. Hoy están gobernando solamente para el empresariado.

Todo el tiempo escuchaba hablar de Pablo, así que un día pregunté quién era: me informaron que se trataba de Petrecca. Así descubrí que el partido tiene dueño. Los otros nombres que se oían eran Abel y Damián (Miguel e Itoiz), así que son tres patas ahí adentro que no dejan lugar.

Además, están armando en los otros partidos que acompañan, como sucede también en Comercio e Industria para participar con gente que ya conocemos todos, incluso con la participación de un testaferro presta-nombre que anda dando vueltas. En la Federación fomentista está el personaje Libonatti que tenemos también en el partido y dice representar a la gente, despotricando y acusando a cualquiera que piense distinto. No hay lugar para el disenso.

-Para octubre, entonces, el grupo minoritario va a participar de las elecciones…

-El grupo lo tiene muy claro a este tema, no da para más. Nunca pudimos tener una reunión cara a cara con Petrecca, así que tenemos que plantear cuál es el rol que cumplimos en el partido. Eso hace que tengamos que participar de esta forma, que no era nuestra intención, pero no es posible acordar nada sino que pretenden bajar línea y obedecer a ciegas.

Hoy las encuestas reflejan que están equivocados, el malestar de la gente es muy grande. Llegaron al gobierno con el 53% de los votos y hoy la encuestas lo ubican en el 22%. Deberían replantearse cómo llegaron a esto.

-La base electoral del radicalismo local es fuerte pero ¿por qué no se expresa para que el partido deje de ser el furgón de cola de Cambiemos?

-Muchas veces la gente me empuja porque no quiere exponerse, algo que está pasando en varios ámbitos. Pero las críticas sí se trasladan, lo que pasa es que ellos intentan poner paños fríos y que las cosas no se difundan.

A mí, por ejemplo, los medios periodísticos como La Verdad o LT 20, nunca me van a hacer una nota, porque están bajo el pie de la pauta publicitaria del municipio. No tenemos voz para expresarnos. Pensamos distinto, pero los medios están al servicio de Petrecca para decirle que es lindo.

En la Oficina de Información al Consumidor, donde estoy trabajando, por ejemplo, tomamos diez denuncias diarias contra EDEN o sea que son cientos los reclamos que se hacen. Pero el Intendente mira para otro lado, dejando que esta empresa cometa los abusos más aberrantes, cuando debería ponerse al frente y pedir su intervención; no se puede hacer el distraído ante semejante cuestión social.

-Todo esto ‘amparado’ por los partidos que integran Cambiemos…

-Están siendo cómplices todos. La sociedad política de hoy son Petrecca, Abel Miguel y Damián Itoiz. La Justicia mira para otro lado, con personajes bajo la lupa pero con un fiscal general que es cómplice porque tiene otras cuestiones que esconder, entonces no avanza en las causas.

Acá, de la noche a la mañana, un exempleado de ARBA, ganando 30 mil pesos, que preguntaba por su primera casita, al cabo de un año adquirió una mansión de varios millones de pesos. ¿Por qué la Justicia no actúa de oficio, por qué no interviene la AFIP?

La gente debe saber que muchos no convalidamos esta política, no vamos a mirar para otro lado y no vamos a dejar de ser radicales. No puedo ser cómplice.

Por otro lado, acá Petrecca hace lo que quiere porque ninguno de los cuatro sindicatos va a decir nada. La seguridad está manejada por un carpintero, una vergüenza. Estas preguntas nos deberíamos hacer en política, pero nadie salta porque hay acuerdos trazados, con dos votos en el Concejo para convalidar los negociados del Intendente; me avergüenzo de lo que está haciendo Cristina Cavallo.

Para ellos nosotros somos enemigos, no gente que piensa distinto. Cuando planteo estas cuestiones, agachan la cabeza y es lamentable que nos pasen estas cosas, cada uno cuidando su quintita.

Acá hay que pararse y decir basta, que la oposición sea oposición siendo más serios, denunciando estas arbitrariedades, lo que está ocurriendo. Parece un chiste lo que está pasando con los colectivos y las garitas, el pavimento de Circunvalación, las rotondas, la semaforización, las luces LED... todo fluye, todos miran para otro lado.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 8 DE SEPTIEMBRE 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA   

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS