Junín. miércoles 26 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 15 sep 2018

talleres del FFAA

UNNOBA Junín: se inauguró el comedor universitario

El enorme galpón ferroviario, refaccionado y reacondicionado para funcionar como comedor y espacio cultural, de estudio y de recreación quedó inaugurado formalmente. La palabra de Karina Palioff, empresaria gastronómica a cargo de alimentar a los estudiantes.


Por:
LUCIANA CAMARERO

Karina Palioff, hija de la reconocida empresaria gastronómica Carmen Palioff, está a cargo del comedor universitario de la UNNOBA, que funciona dentro del predio de lo que fueron los talleres de Ferrocarriles Argentinos, ubicado en calle Jorge Newbery 378, y con capacidad para más de 300 personas.

Tras un mes de funcionamiento y aprendizaje, no sólo para el sector estudiantil sino para el personal que allí cumple sus tareas, el espacio fue inaugurado oficialmente el jueves pasado con shows musicales a cargo de “La Tommy” y “Babel Orquesta”.

El comedor universitario funciona al mediodía y cuenta con una variada propuesta de alimentos a precios accesible para los estudiantes (entre $60 y $50), pero también para los docentes (entre $90 y $120).

Con una dieta sumamente equilibrada, y un seguimiento similar al que utiliza el comedor de la Universidad de La Plata, cada plato contiene la ración necesaria -bastante abundante- para cada estudiante, en un ambiente donde el respeto a los estándares de seguridad e higiene marcan la diferencia.

SEMANARIO entrevistó a Karina Palioff, la responsable del lugar, quien ahondó en cuestiones organizativas, y exteriorizó los desafíos y las prioridades del nuevo emprendimiento, al cual puso manos hasta en los detalles estéticos para que los estudiantes, además de almorzar, puedan realizar sus tareas de estudio.

“Este es un contrato entre la universidad y yo -aclaró Palioff- El municipio lo único que hizo fue realizar los controles de habilitación”.

El comedor ofrece 20 menús diferentes que varían día a día, y si bien aún es apresurado definir cuántos estudiantes utilizan el servicio, se calcula que son entre 80 y 350 chicos por día. 

“Hay un sistema de reserva, que como toda situación nueva cuesta adaptarse. Si bien los chicos van encargando su comida, es muy difícil calcular cuántos platos tenemos que hacer. El menú de cada día se hace para determinada cantidad de chicos, y si reservan 20 hacemos para 100 igual. Los martes son los días de mayor concurrencia”, expresó Palioff.

“Tratamos de manejarnos con los cocineros y la comida que queda la donamos. Sabemos y tenemos muy en claro que al estudiante no lo dejamos sin comida y eso lo planteé como consignataria de este lugar”, apuntó.

“Tenemos un menú vegetariano, y también para celíacos, que no es elaborada en el comedor porque no tenemos cocina apta, pero el celíaco puede contar con esa comida”, detalló.

Dentro del rubro de la gastronomía, Karina lleva 40 años y asegura que haber tomado las riendas del comedor fue todo un desafío personal y profesional.

“Toda la parte del manejo de la comida la tengo clara, pero para el buen funcionamiento de un lugar hay muchas cosas que hay que tener en cuenta. A mí, particularmente, me encanta trabajar con jóvenes, el clima es muy bueno y creo que esto fue muy deseado por los estudiantes. Si bien no hemos tenido quejas, calculo que con el tiempo van a surgir, es lo normal porque no existe lo perfecto; yo estoy feliz”, dijo.

Consultada sobre la posibilidad de ofrecer becas, Palioff expresó que “tengo en claro, como un principio de mi vida, que si algún chico no puede pagar, yo le doy la comida, nadie se va a quedar sin comer. De todas maneras, se está viendo la posibilidad de brindar un sistema de becas conjuntamente con la Universidad”.

En cuanto a la organización, Karina aseguró que “pese a no contar con mozos para la modalidad comedor, los estudiantes se organizaron de manera tal que no fue necesario resaltarles sobre el cuidado los objetos y el mantenimiento de los espacios. Hay una educación y un cariño por el lugar porque esto fue muy esperado. Cuando me avisaron que había ganado la licitación, nunca dudé que este lugar tenía que ser hermoso. Los chicos y las chicas disfrutan de este espacio, vienen con el equipo de mate a hacer las tareas acá porque primordialmente este lugar es de ellos”.

CLÁUSULAS DE LA LICITACIÓN

Una de las cláusulas del contrato firmado entre Palioff y la UNNOBA estipula que para poder ofrecer un menú económico, la consignataria tiene la posibilidad de abrir el lugar a la comunidad como restaurante, aunque priorizando las actividades universitarias.

En rigor, por la noche estará abierto al público con una carta que contará con quince platos de elaboración propia, picadas, tapas y hamburguesas.

“Esto es una licitación donde yo tomo el lugar con la Universidad y cobro lo que el estudiante me da, no cobro otra cosa. Es más, pago un canon por estar acá y tengo que cumplir con todo lo que se pactó. Más adelante empezaremos con las actividades que dentro de la licitación pusimos, como peñas, jornadas articuladas con otras instituciones, por y para los jóvenes”, detalló.

COMEDOR UNLP

La Universidad Nacional de La Plata hace más de diez años que ofrece a los estudiantes un comedor universitario.

El proyecto, que comenzó a tener aceptación poco tiempo después de concretado, posibilitó la apertura de varias sedes en diferentes puntos de la ciudad.

En la actualidad, hay cuatro establecimientos y este año comenzó a funcionar el turno noche, ante la demanda de los jóvenes que terminan tarde sus cursadas.

Cada año, el sector estudiantil elige el comedor como alternativa dentro de la amplia propuesta de servicios que presta la UNLP, y pueden optar por almorzar en el lugar o bien retirar su vianda para comer fuera del establecimiento. El servicio está destinado únicamente a la comunidad universitaria.

También la UNLP contempla un beneficio especial para aquellos estudiantes que no pueden afrontar el costo del ticket y otorga una beca que permite a los alumnos acceder a los almuerzos en forma gratuita.

Cómo funciona

-Reserva virtual a través de la página web de la universidad.

-Los tickets se pagan en la sede.

-Un menú para estudiantes cuesta $60 y el voucher por cinco días $240 ($48 por menú); para docentes, el costo va entre $90 y $120.

-La porción normal ronda entre los 350 y 450 gramos

-Veinte menús que se repiten cada veinte días hábiles compuesto por pastas, carnes y ensaladas, milanesas y/o hamburguesas con verduras, guisos, y platos sorpresas para fechas especiales.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS