Junín. martes 18 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 18 sep 2018

EMERGENCIA LABORAL Y COMERCIAL

Crisis en Junín: lo que está costando

Por más que a los políticos les gusten las estadísticas, detrás de los números hay gente de carne y hueso. Y aunque apenas sean ‘uno o dos’ los despedidos a diario de comercios, o 30 como en el caso de Fideos Don Antonio (y cierre de la tradicional firma local), se trata de familias que quedan expuestas a la incógnita del futuro, impedidas de soñar y construir una vida mejor.


Por:
Semanario

Sólo el dios en el que cree, debe saber a ciencia cierta en qué estadísticas se basa el intendente Pablo Petrecca cuando asegura, muy suelto de cuerpo, que en Junín “hemos tenido mucha apertura de comercios en estos días".

O bien los juninenses transitamos por distintas calles, o para el jefe comunal “mucha apertura” tal vez significa dos kioscos o tal vez está desbordado por su fe.

Lo cierto es que la crisis se ha transformado en un parate generalizado: el circuito económico está detenido. Los asalariados cobran menos por impacto directo de la devaluación, tienden a frenar consumos y por ende, los comercios venden menos. Hay menos actividad económica y esto repercute en medidas como vacaciones adelantadas, pago de sueldos en cuotas y despido de personal.

Así es el Junín que ven cada día los comerciantes y los ciudadanos comunes, esos que cuentan cada peso como oro en polvo y se dejan pisotear por sus patrones por temor a quedar en la calle. A esta realidad, no hay fe que le haga frente.

Mientras tanto, para prevenir estallidos sociales, por disposición directa de superiores en el municipio ya se empezó a incrementar la ayuda social, sobre todo a través de merenderos y comedores que se han ido multiplicando con una velocidad paralela al aumento de la crisis.

Lo que más asusta de este momento es la falta de horizonte. No basta con oír al presidente hablar de inclemencias climáticas… no hay paraguas que aguante. Aunque al Intendente le guste parafrasear a su líder favorito: “No escapamos de la incertidumbre y el contexto tormentosos, pero estoy convencido que lo vamos a acomodar. Soy muy esperanzador y saldremos adelante", dice Pablo, en otro ejercicio de fe.

LA CRISIS

El momento se nota. Por más que a los políticos les gusten las estadísticas, detrás de los números hay gente de carne y hueso. Y aunque apenas sean ‘uno o dos’ los despedidos a diario de comercios y empresas, o 30 como en el caso de Fideos Don Antonio, se trata de familias que queda expuestas a la incógnita del futuro, impedidas de soñar y construir una vida mejor. Son chicos que deberán adaptarse al circuito del comedor escolar y las mujeres de la casa empezar a recorrer trueques o ferias para poder vestir a todos.

En el Parque Industrial hay mucho malestar. Varias empresas cerraron su producción por el momento, así que dieron vacaciones anticipadas o suspendieron a su personal, abriendo un angustioso compás de espera.

Hay comercios que prescinden de su único empleado y los dueños se hacen cargo, y hay muchas dificultades para aquellos que buscan su primer trabajo. Ni hablar si arranca con 50 años.

La precarización está al orden del día: las empresas que trabajan toman personal en negro, en condiciones casi insultantes, sin pagar aportes ni obra social y con sueldos miserables. Saben que la cola de postulantes para el puesto en esas condiciones es interminable.

La crisis de Medilogos, que llevó a las mujeres a casi un mes de paro, y de la fábrica Antonello, que concretó varios despidos en los últimos días tras un larguísimo conflicto, son apenas dos casos en la ciudad.

Se suma el conflicto en la fábrica de Fideos Don Antonio, una centenaria empresa juninense arrollada por desajustes internos, deudas impositivas, perdidas millonarias, altos costos y competencia, que hacen peligrar su continuidad dejando en la calle a más de treinta trabajadores, según anunció la familia Fratamico (Natalia, María y Santiago Fratamico), propietaria de la firma con sede productiva en Pellegrini y Primera Junta.  

Carlos Roberto Antonio, secretario general de Sindicato Argentino de Trabajadores de la Industria Fideera, y Miguel Gauna, titular de Camioneros, mantendrán mañana miércoles una audiencia con el intendente Pablo Petrecca para interiorizarlo del tema y con la intención de buscar alternativas que pongan freno a los despidos.

CASAS DE ELECTRODOMÉSTICOS

En las casas de electrodomésticos no hubo despidos, a pesar que la baja en las ventas se sintió y mucho.

Sólo en Naldo hubo cesaciones: algunos hablan de cuatro, otros de diez empleados de la parte administrativa y ventas de salón, que llegarían hasta a 80 en las 60 sucursales que posee la firma en todo el país.

A pesar de las gestiones, Gustavo Lombardi no quiso entrar en razones: desde el Sindicato de Empleados de Comercio le proponían abrir el retiro voluntario. Con 260 empleados en las distintas áreas de administración, logística y puntos de venta, por ahí había alguno con algún emprendimiento personal que aceptaba el pago y se iba. Sin necesidad de echar a empleados que tal vez son sostén de familia.

Sin dudas, este caso no está asociado a ninguna crisis, por más que las ventas hayan bajado, sólo disminuyó un ínfimo porcentaje de ganancia. De la mano de Lombardi, Cambiemos recibió un millón y medio de pesos a su campaña. Tuvo un desarrollo exponencial de su negocio, pero aprovechó la primera baja de ventas para sacar empleados, que se habría dado en gran escala en las sucursales.

QUÉ DICE BERTAMONI

El delegado de la Subsecretaría de Trabajo de Junín, Santiago Bertamoni, trata de minimizar las consecuencias de la crisis y mantiene su perfil bajo.

“Las empresas en general arreglan indemnizaciones, y a veces utilizan la situación para sacar personal que no les gusta. Por el Ministerio pasan solamente los que están en conflicto, como tuvimos el último caso de Fideos Don Antonio”, señaló a SEMANARIO.

Según asegura, “cuando se concurre al Ministerio, casi siempre salimos con algún acuerdo. Todo lo que se trabaja se termina cerrando, por ejemplo es la primera vez que Antonello va a pagar indemnizaciones. Medilogos está pagando en cuotas pero está pagando; la situación está difícil, hay que ponerle horas y horas, pero de alguna manera lo vamos llevando. Hay empresas que se abusan y otras que están complicadas en serio”.

Con respecto a años anteriores, Bertamoni cree que “la situación está muy difícil. Hay empresas que con el aumento de dólar repuntan, pero lleva tiempo”.

E insiste: “Hay otros casos que están mal pero no tiene que ver sólo con la crisis actual, como podría mencionarse a los frigoríficos, que hace veinte años que arrastran una situación conflictiva. Antes del Código de Planeamiento Urbano se instalaron en una determinada zona, así que no les dan las habilitaciones definitivas y sin esto, no viene nadie fuerte a invertir”.

En general, el delegado de Trabajo resalta que “no hubo cierres en Junín de empresas importantes. Tenemos algunos casos de comercios céntricos, es cierto, pero si por ejemplo hay 15 cerrados, tenemos 15 despedidos. Si cierra una fábrica, hay 120 de un solo ‘saque’. Aunque cierren cien comercios, no se mueve la aguja en Junín”.

EMERGENCIA COMERCIAL

Por ahora, gracias a la ayuda de los concejales oficialistas, el pedido de declarar la emergencia comercial en Junín sigue dormido en un cajón.

Los bloques opositores pretendían que el Estado Municipal reconozca la grave crisis que atraviesa el sector pyme e actúe en consecuencia ante distintas instancias. “Por ejemplo, que el Intendente interceda ante ARBA y AFIP para que no inicien nuevos juicios en lo que resta del año y que cesen los embargos; que interceda ante EDEN y Gas Junín para que no se corte el servicio por incumplimientos. El Intendente, alineado políticamente con la Gobernadora y el Presidente, puede poner en valor ese activo político”, habían detallado desde Unidad Ciudadana.

A SEGUIR

Mientras, el juninense y todos los argentinos en general deberán apretar los dientes y seguir mientras se pueda.

Contra la fe inútil del Intendente, sorteando las tormentas del Presidente y asistiendo a la puesta en escena de una oposición que no acierta con su rol.

Es posible que se vengan más despidos, más ajustes, más recortes… y nunca se está preparado para todo eso.

¿Qué pasa en el comercio?

El secretario general del Sindicato Empleados de Comercio, Federico Melo (foto), confirmó que hay algunos despidos en el comercio, aunque todavía no significan una alarma para el sector.

En lo que hace a las grandes cadenas, por ejemplo, mencionó que “en La Anónima, por la situación económica, no hay un solo despido. Me junté el jueves pasado con el delegado, puede ser que haya alguna baja en el personal, pero no es consecuencia del parate”.

“De las cadenas de electrodomésticos, la única firma que hizo algo fue Naldo. Yo tengo cuatro empleados que sacó. Nos pusimos de inmediato en contacto con las ‘segundas líneas’ de Lombardi, porque la empresa tuvo un crecimiento exponencial en los últimos años, si bien ahora les bajaron las ventas considerablemente, debería hacer un esfuerzo”.

El resto de las firmas mantiene su personal, a pesar de la crisis.

En los pequeños

Mientras tanto, Melo dijo que “donde veo pérdida de empleo es en el pequeño y mediano comercio, los grandes están tratando de mantener y no se dan despidos”.

También se dan situaciones como “vacaciones adelantadas en algunos comercios, porque las suspensiones siempre se dan más en la industria. En comercio se decide por dejar o echar a un empleado, por eso como paso previo se dan vacaciones adelantadas. Sabemos que en muchos casos les costó juntar para pagar el aguinaldo”.

“Todos están con un temor muy grande porque el parate se siente, muchas empresas están haciendo esfuerzos y está difícil para el pequeño comercio. Al empleador no le dan los números”, señaló Melo.

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS