Junín. martes 16 de octubre de 2018
Semanario de Junín » Bonaerenses » 23 sep 2018

DESCENSO DE LA ECONOMIA

La crisis llegó a los "telos": la gente debe recuperar lo esencial y después el placer

Lo sostuvo Néstor Casaprima, presidente de la Federación Hotelera de la Provincia. “Siempre fuimos los primeros en caer y los últimos en levantar” agregó. La actividad se redujo entre un 15 y un 18 por ciento afectada por el tarifazo, los impuestos y la caída del consumo. Escuchá la nota en “No Te Des Vuelta”.


“Los aumentos de la luz, de los impuestos, del gas, a nosotros nos afecta de una manera muy especial”, explicó Néstor Casaprima, presidente de la Federación Hotelera de la Provincia de Buenos Aires.

El hotel tiene que estar “calefaccionado, iluminado y preparado para cuando la gente viene, y si la gente no viene el gasto es el mismo” explicó el empresario en diálogo con Juan Rubinacci en FM CIELO 103.5, aunque no haya clientes todos esos costos de todos modos los tienen que asumir.

A este escenario hay que sumarle la caída del consumo producto de la inflación, las ventas cayeron entre un 15 y un 18 por ciento “en general, en el volumen”, Casaprima evaluó que la caída “es pareja, tanto en consumo –de servicios especiales, frigobar, etc- como en alojamiento”.

Preocupados por el contexto adverso para el sector aclaró que “hacen esfuerzos para hacer promociones, dar alternativas, ser más atractivos” sin embargo remarcó que “la actividad económica es la que manda”.

Los hoteles ofrecen “horarios más prolongados por el mismo valor, pernoctar desde horas más tempranas” pero no pueden proponer rebajas en las tarifas del alojamiento porque pese al incremento de los costos operativos “no las pudimos actualizar”.  “Si tenemos que actualizar la tarifa por los aumentos que tuvimos no viene nadie” indicó.

En cuanto a las expectativas a futuro el empresario hotelero estimó que “la gente primero tiene que recuperar para lo esencial y cuando sobra se empieza a dar algunos gustos” y se refirió a los valores promedio de alojamiento, “siempre es más barato un albergue” que un hotel para turistas. “Una habitación con hidromasaje, una buena habitación, está en el orden de los 1.200 pesos, mientras que en cualquier hotel está arriba de los 2 mil” detalló.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS