Junín. martes 16 de octubre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 5 oct 2018

red municipal

Calidad del agua en Junín: de la ineptitud al ocultamiento

Se cumplieron casi 100 días desde que fue presentado un pedido de informe en el Concejo Deliberante para que la municipalidad de Junín de cuenta sobre la calidad del agua que consumimos. Hasta ahora prima un silencio preocupante ya que se trata de un consumo vital y cotidiano de miles de vecinos.


Por:
Semanario

El 26 de junio pasado, el bloque de Unidad Ciudadana presentó en el Concejo Deliberante local un pedido para que se informe, a través del Ejecutivo municipal, acerca de la potabilidad del agua que consumen los juninenses que tienen acceso a la red domiciliaria.

La presencia de arsénico es un común denominador en la región, pero no es algo que no se pueda solucionar con una fuerte inversión que ya podría haberse programado.

Asimismo, la presunción de que haya otros metales pesados en el agua de bebida que toman niños, jóvenes, adultos y ancianos juninenses, resulta un motivo de angustia y no de alarmistas como lo quieren hacer aparecer desde la ineptitud de la gestión.

Por cierto, el Ejecutivo ha sostenido en Obras Sanitarias municipales a funcionarios que han demostrado su incapacidad no sólo en base a este tema únicamente, sino a una serie de falencias que se interrelacionan con otras áreas.

Tanto el intendente Pablo Petrecca y el encargado del área que nos ocupa, Guido Covini, han mostrado hasta ahora que sobre este ámbito sólo sirven para ponerse un par de cascos plásticos y como si estuvieran modelando en una pasarela, transitar lentas construcciones de obras pluviales y cloacales sonriendo a los flashes de los fotógrafos.

Sin dar solución al tratamiento de los líquidos cloacales que llevan nuestras miasmas a cielo abierto, llenando de “Escherichias coli” el Salado y cayendo ellos, ahora sí, en un ocultamiento respecto a la información solicitada por los representantes del pueblo y ninguneada por la impericia administrativa.

Lo cual conlleva una falta de respeto clara hacia el cuerpo deliberativo que pareciera -en el caso del oficialismo- ofrecer su costado más servil hacia el jefe comunal, ya que en mayo se presentó un proyecto para que los pedidos de informe deban presentarse en no más de 20 días hábiles y, esa iniciativa que serviría para transparentar la gestión y darle dinámica a la misma, “duerme” en un cajón de la comisión respectiva.

Por lo que esta falta de respuesta respecto a la calidad del agua de bebida en Junín se torna en una falta grave, además, debido que se trata de un tema de alta sensibilidad social y que podría acarrearles a los mandos municipales una denuncia por su falta a los deberes de funcionario público y más aún si se comprobara que el ocultamiento se produjo para cubrir responsabilidades técnico administrativas. Tal como algunos concejales suponen –en voz baja- y en lo cual ya estarían trabajando.

LOS EDILES Y

SU OPINIÓN

 

Consultado por SEMANARIO, el integrante del bloque Unidad Ciudadana, Lautaro Mazzutti, se refirió a esta inusitada demora, destacando que “este es un gobierno que para afuera habla y pregona con el discurso de la transparencia, pero que en los hechos hace todo lo contrario. Claro ejemplo de esto son las ampliaciones de presupuesto de la obra del camino a la laguna, que se votó sin tener el expediente principal en las reuniones de comisión, y ni siquiera nos explicaron qué mejoras le iban a hacer ni en qué se iba a gastar la plata”, y añadió que “prueba de ello también es que no se contestan la mayoría de los pedidos de informe que solicitamos desde el HCD, clara muestra que no quieren dar información de las acciones del Ejecutivo”.

El edil tampoco dejó pasar la oportunidad para expresar que “otra prueba es que en el inicio de las sesiones el intendente Petrecca anunció con bombos y platillos  que iba a ingresar un proyecto para que los funcionarios tengan que presentar declaraciones juradas, cosa que volvió a hacer en las últimas semanas, cuando nosotros ya habíamos presentado dos proyectos en ese sentido en septiembre y diciembre del año pasado que duermen en comisión y nunca tuvieron intenciones de tratarlo”, finalizó Mazzutti, visiblemente molesto por lo que acontece en la relación entre Ejecutivo y Concejo.

Por su parte, la edil del Frente Renovador, Carolina Echeverría, manifestó a nuestro medio desconocer “porque no se brinda la información sobre la potabilidad” y añadió que “tenemos conocimiento que en la ejecución presupuestaria hubo gran cantidad de dinero utilizado para realizar estudios del agua en diferentes lugares de la ciudad”. (NdR: El INTI brinda soluciones, proyectos y científicos para llevar adelante plantas de abatimiento de arsénico)

Echeverría consideró que la situación “es una de las tantas cosas que salen en los medios periodísticos como que el oficialismo va a presentar ciertos informes o proyectos y posteriormente no lo llevan a cabo. Como, por ejemplo, el de la transparencia o declaraciones juradas que lo anunciaron en abril y hasta el día de la fecha (fin de septiembre 2018) no fue presentado y se realizó una conferencia de prensa recientemente para decir que lo harían”.

Al igual que Mazzutti, la concejal se mostró dispuesta a aprobar una ordenanza que permita poner un límite de tiempo para la respuesta a los pedidos de informes. Algo que no existe en la Carta Orgánica y de lo que abusa el municipio para generar este tipo de maniobras de ocultamiento a la ciudadanía.

Finalmente, el concejal oficialista Marcelo García, dijo que “se trata de algo que depende del Ejecutivo y del área respectiva, pero queda fuera de nuestro alcance”.

Coincidió, sin embargo, en que se trata de una información relevante y se mostró atento a la posibilidad de brindar a este medio algún otro argumento que manara de parte del Ejecutivo comunal (vale recordar que el intendente Petrecca prohíbe a sus funcionarios hablar con SEMANARIO). A pesar de los esfuerzos que suponemos hizo el concejal García, al cierre de esta edición no había brindado más información sobre el tema.

Junín fue sede del tercer encuentro de la mesa ambiental bonaerense y el intendente Pablo Petrecca realizó nueva “coreo” donde habló de ambiente en un distrito donde se lo desconoce y desatiende.

Según la gacetilla municipal, este encuentro de la mesa ambiental sirvió para que los municipios trabajaran junto a los representantes de los organismos provinciales, sobre cuestiones ambientales de la provincia y de cada municipio.

En Junín, las relaciones con la ecología no existen. El HCD guarda proyectos diversos a los cuales no se les da tratamiento alguno. Fumigaciones, agroecología, poda, prohibición del glifosato, protección de áreas de humedales, calidad del agua lagunar y de red domiciliaria y tantas otras.

Pero el jefe comunal no perdió la oportunidad de armar una nueva historia de nunca acabar diciendo que “en lo que respecta a nuestra ciudad, hemos visto este trabajo conjunto entre el municipio y la provincia reflejado en el cambio radical realizado en nuestro relleno sanitario”, y nada más. Como si todo pasara por esconder la basura bajo una alfombra geodésica.

Del encuentro participaron representantes de las áreas de medio ambiente de los municipios de Daireaux, Hipólito Yrigoyen, General Villegas, Trenque Lauquen, Ameghino, Rivadavia, General Arenales, Lincoln, Bragado, 9 de Julio, Chacabuco, Leandro N. Alem, General Pinto y Carlos Tejedor.

Aumento por agricultura drogadependiente

Si bien la problemática del agua con arsénico en  Argentina se debe fundamentalmente a la presencia natural del arsénico, no es conveniente ignorar el aporte al incremento de su concentración que la actividad del hombre puede ocasionar.

Las fuentes antropogénicas se deben al uso de compuestos de arsénico como, por ejemplo: óxido arsenioso, óxido arsénico, arseniatos de calcio y plomo, arsenicales orgánicos, arsénico elemental.

Sus usos son:

• Insecticidas o herbicidas para cultivos (vid, tomate, algodón, café, etc.).

• Antiparasitario de animales (ovejas, cabras etc.).

Responsabilidades: lo que dice la ley

Según la legislación argentina, cuando existe un sistema de distribución de agua por red, es responsabilidad del operador proveer a la población de agua potable. No está permitida la libre comercialización de dispositivos domiciliarios para tratamiento de agua, excepto los autorizados por Salud Pública y que se emplean para disminuir la concentración de cloro y color o turbidez (aspectos estéticos).

En el agua de pozo

No todas las aguas de pozo provenientes de suelos con altos niveles de arsénico (As), lo contienen. La presencia del mismo en el agua depende de: la forma química del As en el suelo, de la alcalinidad, y la dureza del agua.

En general, a mayor alcalinidad y menor dureza, es mayor el contenido de arsénico en agua. En aguas de la primera napa el contenido de arsénico es variable, por la influencia de las lluvias y las sequías y también por la explotación de los pozos.

En napas más profundas el contenido de arsénico suele ser bajo y constante, pero el agua puede ser salobre.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS