Junín. martes 16 de octubre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 21 abr 2017

INVESTIGACION JUDICIAL

Causa Gas Junín: muy cerca de la asociación ilícita

A pesar de las presiones que sufrió el fiscal Javier Ochoaizpuro, de un lado y de otro, estarían despejados los caminos para nuevos procesamientos. Ahora sería el turno de los tres ex directores de la empresa municipal: Damián Itoiz, Carlos Albaqui y Jerónimo dos Reis (sigue en el directorio). De allí, a inculpar a Meoni, casi no hay distancia. El papel de la jueza de Garantías, Marisa Muñoz Saggese.


Por:
Redacción Semanario de Junín

La foto histórica de Sergio Massa, Mario Meoni y sus súbditos locales encendiendo una llama en el barrio Bicentenario, para la primavera de 2013, puede ser toda una postal, viéndola ahora, con el paso del tiempo.

No son pocos los que aseguran que para lograr ese fueguito tuvieron que enterrar una garrafa, en un pozo hasta de cuyos hacedores se sabe el nombre. Porque quedó demostrado después que gas natural no había. De hecho debieron pasaron tres años y cambiar el gobierno municipal para que los vecinos pudieran conectarse a la red.

Y esa ‘sequedad’ de las cañerías, pese a los anuncios, fue la contracara del gran festival monetario que se vivió durante el meonismo en la empresa Grupo Servicios Junín, que se transformó en la caja más efectiva de recursos.

Por eso, apenas empezada esta nueva etapa política en la ciudad, se llevaron pruebas de ‘irregularidades’ a la Justicia, para determinar responsabilidades y llegado el momento, aplicar sanciones. Que de una buena vez, la Patria se los demande. Y aunque nadie quería tomar el riesgo de llevar adelante la investigación oficial (los fiscales Sergio Terrón y Carlos Colimedaglia se excusaron), sólo quedaban en carrera Javier Ochoaizpuro y Vanina Lisazo. Ganó el ‘Bocha’, porque Vanina ya se encaminaba con una causa más grosa (la obra pública municipal), y de este modo, quedaron los dos posicionados para ocupar en algún momento el sillón de Juan Manuel Mastrorilli, el cuestionadisimo fiscal general.

A pesar de las presiones que sufrió Ochoaizpuro, de un lado y de otro, con las pruebas aportadas tras una especie de allanamiento realizado hace unos días por la Procuración General de la Provincia a la estación de servicio YPF Alciati, estarían despejados los caminos para nuevos procesamientos. Y ahora, sería el turno de tres ex directores de la empresa estatal local: Damián Itoiz, Carlos Albaqui y Jerónimo dos Reis (sigue en el directorio).

Que se sumarían a los ya procesados ex secretario general del municipio y actual operador político desde las redes sociales, JavierYa Gabrielli, por su participación en la folletería de campaña impresa con fondos de Gas Junín; y el ex gerente de la compañía y actual asesor de Meoni en el BAPRO, Vicente Griselli. El “Pollito” se hizo famoso luego del allanamiento que sufrió en su departamento del edificio Portal del Sol, de donde le secuestraron un televisor y una heladera, al parecer pagados por la empresa.

 

LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA

Cuando el fiscal decidió procesar a Gabrielli y a Griselli, ese mismo día a la tardecita, el ‘Bocha’ de paso para su casa hizo una parada en “Don Enrique”. Casualmente, ahí se lo encontró a su entonces amigo y ex intendente, Mario Andrés Meoni, quien le imploró que aflojara en la investigación. Pero cometió un error: a pesar de su decadencia política, y su poder alicaído, se dio el lujo de ‘apretar’ al fiscal.

“No sabés lo malo que puedo ser y el daño que te puedo hacer”, le advirtió ese día Meoni. Y Ochoaizpuro se enojó.  

Por eso, ahora ya encaminado el proceso hacia su amigo Itoiz, todo parece marchar sobre rieles para que la causa se encamine hacia una “asociación ilícita” en virtud de la cantidad de participantes de la maniobra delictiva. De allí, a inculpar a Meoni como el jefe de la banda, casi no hay distancia.

 

MUCHOS INTERESADOS

En el transcurso de estos meses, Ochoaizpuro recibió cientos de llamados telefónicos, como el del senador bonaerense del Frente Renovador Jorge D’Onofrio, interesado en el futuro judicial del ex intendente.

Pero no por ser amigos, sino para reivindicar ese dicho popular de que la política está compuesta por traidores: están más que interesados en ocupar el cargo de Meoni en el Banco Provincia.

No fueron los únicos. Otros ‘voceros’, amigos incondicionales del ex intendente, hasta le fueron a tocar timbre a su casa, rogándole que no avanzara en la causa.

 

LA ESTACIÓN DE SERVICIO

En el desenlace de esta historia, el papel de la estación de servicio Alciati fue vital. Como el titular de esa firma protegió siempre a Meoni, al que consideró en sus declaraciones como “un buen administrador”, el fiscal optó por tomar testimonio a 23 empleados, quienes brindaron un panorama y detalles sobre la real operatoria que se dio entre Grupo Junín y la expendedora de combustible, durante el año electoral 2015.

Pero antes de las testimoniales, Ochoaizpuro recibió un whatsapp de un número desconocido, con un mensaje claro: “Soy Mario, quiero hablar con vos”. Como forma de presión o para tentarlo con algún ofrecimiento, el ex intendente estaba avizorando su futuro judicial y quería ‘arreglar’. Claro que jamás imaginó una respuesta cortante: “De lunes a viernes, en el horario de fiscalía, cuando quieras”.

 

LA CAUSA AVANZA

Tras la diligencia de la Procuraduría, se progresa en el análisis de las pruebas que van detrás de las cabezas de Itoiz, Albaqui y dos Reis, y hasta como partícipe necesario podría verse involucrado el estacionero Carlos Alciati.

Los tres ex directivos de Gas Junín se ofrecieron para ampliar su declaración testimonial, como una maniobra judicial defensiva, y esto podría estar pasando este lunes mismo.

 

MÁS ADELANTE

Si cae en sus manos, luego de que la causa sea elevada a juicio –algo que puede acontecer no más de tres a cuatro meses más adelante- habrá que seguir de cerca el comportamiento de la jueza de Garantías, Marisa Muñoz Saggese. Su esposo, el ex presidente del Círculo Médico, Tomás Campenni, era socio de Meoni en el negociado de los terrenos del Autódromo, mientras que su hermano, Orlando Muñoz Saggese, fue inspector general del municipio en la gestión meonista. Bastantes motivos como para observar atentamente.

Porque, más allá de los vericuetos legales y los lentos procedimientos de rigor, si la Justicia realmente avanza debe llegar al responsable esencial de los delitos que llevaron casi a la quiebra a la empresa de todos los juninenses. El que daba las órdenes era solo uno, los demás obedecían y hasta podían sacar algún televisor o heladera, pero los vecinos dejaron de poder conectarse a la red solo por las directivas de ese alguien que vivió y vive de la política. Y que en épocas de esplendor, se sintió intocable.

“Tienen más miedos de ser pobres que de ir presos”, dice un conocido dirigente local sobre los ex funcionarios meonistas. Pero, de a poco, también se van dando cuenta que las luces del festival se apagaron y van temiendo quedar entre rejas.

¡Qué quiere que le diga…! Si tiene ojos de gato, ronronea, se contonea y se echa mimoso panza arriba mirando al “cielo”, camina como un gato, tapa sus deposiciones como los gatos y le gustan mucho los gatos, yo estaría por decirle que es un gato nomás.

 

La denuncia original

A dos meses de asumir al frente Grupo Junín Servicios, Pablo Torres (foto) se presentó ante la Justicia para radicar la denuncia formal, a partir de las irregularidades detectadas en el ejercicio 2015.

Además de un importantísimo desorden administrativo, los números reflejaron irregularidades, gastos injustificados y una deuda millonaria. Y el funcionario aseguró que Gas Junín funcionaba como una “caja política”, de donde salieron los fondos necesarios parar financiar la campaña política de la última campaña electoral de Mario Meoni.

No fue solo folletería, también gastos increíbles de combustible, publicidad, pagos de ‘voluntades’, personas afines con ‘sueldos’ –como pasó con el secretario general del gremio municipal Gabriel Saudán- y hasta ‘regalos’ para votantes, todo salió de la empresa que tiene mayoría de acciones del municipio.

“Tenemos estas dos facturas de Artes Gráficas S.A y Artes Rioplatenses S.A, dos empresas que hicieron un trabajo cada una para nosotros. Les preguntamos para saber qué hicieron, porque lo único que nosotros imprimimos son algunos folletos de información y las facturas. Descubrimos que con el costo de 72 mil pesos, a pedido de un exfuncionario municipal hicimos esto (levanta una diario publicitario de Meoni), que llegó a la puerta de cada casa de la ciudad. Y otra factura del 9 octubre del 2015, con lo que se hizo un volante muy lindo de buena calidad, se pagó con dinero de esta empresa (120 mil pesos)”, detalló en su oportunidad Pablo Torres.

En cuanto al gasto en combustibles, hubo dos meses sobresalientes: agosto y octubre de 2015, fechas de las PASO y las elecciones generales. Con los mismos vehículos que la administración actual gasta alrededor de 12 mil pesos mensuales, en ese momento las facturas de la administración meonista acusaron 180 mil y 230 mil. O sea, los vehículos casi no pararon

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS