Junín. domingo 18 de noviembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 26 oct 2018

INVESTIGACION JUDICIAL

Quién es el juninense prófugo involucrado en el contrabando de productos tecnológicos

Se trata de Leandro Chemile, ex entrenador de Ciclista Juninense. En un allanamiento en su casa encontraron más de 300 celulares provenientes de Paraguay. También le secuestraron un auto y una moto.


Efectivos de la Policía Federal buscan al ex DT de Ciclista Juninense, Leandro Chemile, sobre quien pesa una orden de detención en el marco de una investigación por contrabando de productos tecnológicos. Fuentes cercanas a la causa informaron que en su vivienda incautaron más de 300 teléfonos celulares, consolas de play station, skates móviles, Xbox, entre otros elementos electrónicos provenientes de Paraguay. Además, los uniformados secuestraron una camioneta Renault Koleos y una moto, propiedad del reconocido ex basquetbolista juninense.

Según informacion recabada por SEMANARIO, semanas atrás Chemile había solicitado asesoramiento legal a un reconocido abogado local porque temía un final como el que finalmente lo obligó a profugarse de la justicia.

Leandro Chemile.

En la extensa cadena de irregularidades cometidas por esta megabanda de contrabandistas con ramificaciones por todo el territorio bonaerense, Chemile era el eslabón más debil aunque no por eso exento de responsabilidades penales. En rigor, los investigadores llegaron hasta Junín después de entrecruzar datos y corroborar que Chemile hacía depósitos bancarios a través de su socia, una docente linqueña (A.T). En una de las operaciones, transfirieron a una financiera de Capital Federal 1 millón de pesos, "una cifra imposible de justificar", subrayaron las fuentes consultadas por este medio. 

"El dinero pasaba por una financiera de la ciudad de Buenos Aires e iba a distintas ciudades como Arrecifes, Junín, Chivilcoy y Rosario para terminar en una financiera de Ciudad del Este", destacó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

LA INVESTIGACION

La investigación comenzó hace 20 meses, cuando en un control de la Gendarmería Nacional sobre la ruta nacional 12, a la altura de Zárate, se descubrió un contrabando de teléfonos móviles. Los uniformados inspeccionaron un ómnibus que había partido desde Puerto Iguazú, en Misiones, con destino a la terminal de Retiro y encontraron 20 celulares Samsung y cinco iPhone SE. La mercadería, que estaba en una mochila que había sido escondida dentro del recipiente donde se arroja la basura, fue valuada entonces en 300.000 pesos, casi 19.000 dólares en febrero de 2017. Pero no era un caso aislado, la simple "viveza" de dos choferes que aprovecharon el viaje de trabajo para transportar artículos de tecnología sin declararlos. Era, en realidad, la punta del iceberg de la actividad de una organización criminal transnacional que contaba con la colaboración de personal aduanero para eludir los controles e ingresar mercadería de forma clandestina.

En los últimos días, por orden del juez federal de Campana, Adrián González Charvay, detectives del Departamento Delitos Federales de la Policía Federal (PFA) hicieron 30 allanamientos y detuvieron a 19 sospechosos, entre ellos, tres aduaneros que cumplían funciones en la Oficina de Control Aduanero del Puente Internacional Tancredo Neves, en la Triple Frontera.

"Se sospecha que los aduaneros detenidos tenían como rol el de posibilitar que la banda pudiera sortear los controles para así poder ingresar de contrabando la mercadería", informó una fuente judicial.

      Parte del dinero secuestrado por la Policía Federal Argentina.

En los operativos, la PFA secuestró 1002 teléfonos celulares, 483 artículos de electrónica (computadoras y consolas de PlayStation, entre otros elementos), diversos repuestos y fundas de aparatos móviles, y 12 bultos de gran tamaño cerrados que contenían ropa interior. Toda la mercadería, que tendría un valor de 85 millones de pesos, habría sido ingresada en el país de contrabando.

Además de los tres aduaneros fueron detenidos otros 16 sospechosos. Hubo procedimientos en Eldorado y Puerto Iguazú, Misiones; en Rosario, Santa Fe; en Arrecifes, JUNIN, Chivilcoy, Avellaneda, Temperley y Villa Madero, en la provincia de Buenos Aires, y en la Capital Federal.

Loading video

La mercadería que fue detenida por los operativos de la Policía Federal Argentina - Fuente: Twitter

En Puerto Iguazú se allanó la Oficina de Control Aduanero dependiente de la División Aduana de Iguazú. "Queremos dar a conocer la desarticulación [sic] de una gran banda dedicada al contrabando. Una banda absolutamente organizada para burlar todos los sistemas existentes en le país. La PFA, después de analizar el hallazgo de 25 teléfonos celulares escondidos, observó que no era un hecho aislado y que detrás había una organización criminal que tenía como objetivo generar un sistema de contrabando para nutrir de artículos electrónicos a una cantidad importante de negocios en distintos puntos del país", explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, durante una conferencia de prensa.

       Parte de los artículos de tecnología secuestrados en los operativos.

Los uniformados de la PFA también secuestraron 865.514 pesos, 91.155 dólares, 13.141 reales, 1648 euros, 400.000 guaraníes, diez libras esterlinas y 21 vehículos.

Según la ministra Bullrich, en el eslabón superior de la organización criminal había una mujer que manejaba a los "paseros" y contactaba a los aduaneros infieles que colaboraban con la banda. La mercadería, según la funcionaria, era traída desde Ciudad del Este, en Paraguay.

En abril del año pasado, cuando procesó a los choferes José Carlino Vergara y Fabio Ganduglia, que trabajaban para la empresa de transporte de pasajeros Río Uruguay, el juez González Charvay explicó que "la mercadería habría sido ingresada al país sin los debidos controles aduaneros con motivo de su importación, de manera irregular, sin documentación respaldatoria, la cual fue entregada a los nombrados Ganduglia y Vergara, quienes la trasladaron desde la ciudad de Puerto Iguazú provincia de Misiones con destino final a Retiro, en la ciudad de Buenos Aires".

Como este tipo de hechos de contrabando se repetían, el juez González Charvay le encargó al Departamento Delitos Federales de la PFA una investigación a fondo que derivó en los últimos allanamientos.

"Se detuvo desde la organizadora y jefa hasta los comerciantes que vendían la mercadería", afirmó Bullrich.

La banda, según se informó en la conferencia de prensa, tenía un sistema para hacer circular el dinero obtenido en las operaciones de contrabando. "El dinero pasaba por una financiera de la ciudad de Buenos Aires e iba a distintas ciudades como Arrecifes, Junín, Chivilcoy y Rosario para terminar en una financiera de Ciudad del Este", agregó la ministra Bullrich.

El jefe de la PFA, comisario general Néstor Roncaglia, destacó que en esta investigación se pudo descubrir como el dinero regresaba al país de origen y que se logró detener al propietario de la financiera situada en Lavalle al 400, en el barrio de San Nicolás.

"El proceso de contrabando estaba muy bien aceitado. Quiero resaltar, como dato importante, el descubrimiento de la financiera", dijo Roncaglia.

Bullrich, que estuvo acompañada por el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y el director de Investigaciones, Rodrigo Bonini, dijo que a la banda se le secuestraron teléfonos celulares de vieja data, sin tecnología de 4G y sin conexión wifi. Se sospecha que esos aparatos se "bajaban" en Rosario para ser utilizados por bandas de delincuentes para ser utilizados y descartados rápidamente.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS