Junín. domingo 18 de noviembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 27 oct 2018

OJOS QUE VEN

En la ciudad, EDEN mejoró la propaganda pero no el servicio

Incluso recompusieron las relaciones con el municipio y ahora la variedad y cantidad de reclamos parecen ser soslayados por los funcionarios comunales.


Por:
Semanario

La Empresa Distribuidora de Energía Norte S.A. (EDEN), ha mejorado la propaganda en Junín a partir de algunas contribuciones específicas con los medios de comunicación, lo cual le permitió alejarse -momentáneamente- del ojo de la tormenta en que la tienen los vecinos agobiados por un descarado aumento tarifario que terminará con masivos cortes de energía por falta de pago.

Para colmo de males, no ha habido un Juez hasta el momento que prohíba esos cortes, tal como lo hizo el de Dolores con el gas domiciliario. Aunque eso sirva al menos para alargar la agonía.

Se suma a los beneficios de esta empresa un particular silencio de los funcionarios municipales, principalmente el Intendente Pablo Petrecca, quien el año pasado intimó a EDEN S.A. por los cortes de energía que venían produciéndose para luego –sin que cambiaran las condiciones- dejar de expresarse respecto a la empresa que sigue tomando de rehén a los clientes, en cuanto a la deficitaria atención pública, tiempos para instalación de medidores, revisión de facturas y lo que es peor aún, una gran falta de claridad a la hora de establecer los montos que aparecen en cada caso, algunos de ellos realmente “no aptos para cardíacos”.

Entonces, la empresa de a poco ha ido sacándose la responsabilidad de encima, ya que tiene tres o cuatro “caballitos de batalla” para explicar sus desaguisados del obsoleto servicio de provisión de energía eléctrica.

Cada uno de los argumentos es expresado en adjetivadas gacetillas de prensa que luego serán replicadas por radio, televisión y gráfica de forma monocorde y sin saltearse una coma.

Entonces cada corte –si no es programado con la debida antelación- podrá ser atribuido a: daños por tormenta (aunque caigan 6 milímetros), caída de un árbol en la estación tal o cual (vaya a saber dónde), cotorras comedoras de cables, roedores de dientes de sable o algún animal no identificado.

Para un doble propósito podrá explicarse que la baja de tensión es producto del hurto de energía y que quienes lo provoquen, además de ir presos, podrían incendiar todas las casas de la cuadra, y (eso lo agregamos nosotros) “arderían en el infierno”.

Nunca un pedido de disculpas por la mala atención en las oficinas, por la espera telefónica para reclamos, por la demora en los arreglos, por las promesas incumplidas...

Sólo una perorata de “mejora de inversiones” tan poco comprobables respecto a la calidad del servicio que terminan generando la sospecha de que todo sigue igual, menos el salvaje abuso en que resultó el incremento, a punto tal de que haya que ir con todas las de perder a celebrar un convenio que después de algunos meses volverá a tornarse impagable y que en poco tiempo más habrá que poner en garantía la escritura de la casa.

Todo ello para incluso ligarse un reto por consumir de más, como si un empleado de empresa privada que brinda un servicio público esencial pudiera decirnos cómo se celebra la vida en tiempos en que debemos pensar si prender el ventilador o comer todos los días.

Privilegios empresarios y de algunos funcionarios de gobierno que, tal como aseguran algunas fuentes, no se preocupan por el ventilador, ya que le sobran aires acondicionados.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS