Junín. domingo 18 de noviembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 29 oct 2018

CONCEJAL FRENTE RENOVADOR

Hugo Talani: “Salud no está en la agenda del actual gobierno”


Por:
LUCIANA CAMARERO

Como hemos visto a lo largo de la gestión política actual, Salud no figura en la lista de prioridades y se han empezado a originar grandes conflictos que tienen que ver con infraestructura, descontento y enojo de profesionales, y personas que se sienten desamparadas, vulneradas al 100% de sus derechos fundamentales, principalmente los niños y personas de la tercera edad.

Tras la polémica medida de trasladar fondos provenientes de algunos ministerios con el fin de ampliar el de Seguridad, el Ministerio de Desarrollo Social es el que más ajuste recibió en la gestión de Mauricio Macri.

Junín no es ajeno, menos si quien está a cargo de la gestión es un fiel repetidor de los argumentos del Presidente, a quien Petrecca banca pese a estar dejando en llamas a las clases medias y bajas.

En esta oportunidad SEMANARIO dialogó con el pediatra Hugo Talani, concejal del Frente Renovador y ex secretario de Salud del municipio, quien profundizó sobre el arduo trabajo de concientización, adaptación y funcionamiento que están llevando a cabo desde el bloque al cual pertenece con la ordenanza “Junín Cardioprotegido”.

“Junín Cardioprotegido nace de la gestión de Mario Meoni, cuando yo era Secretario de Salud. Con el aval del intendente tratamos de priorizar que existan cursos de reanimación cardiopulmonar y comenzamos haciéndolo con los empleados municipales, lo seguimos haciendo para la comunidad donde hubo una gran concurrencia y a su vez adosamos la idea de que existieran cardiodesfibriladores semiautomáticos para que lo puedan usar todas las personas que hicieran este tipo de cursos”, inició el concejal del Frente Renovador.
“Comenzamos con estamentos municipales, lo colocamos en el edificio de Rivadavia 80, en la Secretaria de Bienestar Social, en la de Salud, en el Parque Natural Laguna de Gómez, en la pista de la salud y en la terminal de ómnibus. Así arrancamos hasta que nos fuimos de la gestión, con la idea de que esto tiene que ser para todos los lugares públicos y privados donde frecuenten gran cantidad de gente”, agregó Talani, haciendo referencia a los bancos, clubes deportivos, instituciones de educación y delegaciones públicas.

Esta ordenanza fue promulgada en 2016 con la intención de que el municipio, a través de la secretaría de salud, ejerciera la posibilidad de que esto se cumpliera radicalmente en los espacios más urgentes.

“A mitad de 2017 pedimos un informe para ver en qué situación estaba la ordenanza y nos dijeron que ya habían empresas que estaban participando, y que se hizo en distintos estamentos municipales, que es bienvenido pero que, en donde realmente es importante, como son los bancos, clubes y educación no se estaba ejerciendo.”

Otra de las problemáticas que alertan al profesional de la salud es el crecimiento de la malnutrición, la obesidad y el sobrepeso acontecido en los más chicos

“Son una epidemia que crece fundamentalmente por la ingesta de calorías que no son las adecuadas pero que también tiene que ver, en parte, con la pobreza. Y esto es así porque los alimentos que se consumen son los hidratos de carbono y grasas, que son los alimentos más baratos en el mercado. Las frutas y verduras, proteínas de alto valor biológico, son realmente inaccesibles. Más allá que hay un porcentaje de la población, que independientemente de su poder adquisitivo, come comida chatarra, también estamos viendo que la pobreza avanza y los indicadores que nos lo muestran son estos que estamos hablando: malnutrición”, dijo el médico.

El hierro es muy importante dentro del crecimiento de los niños y cuando no está presente en la alimentación de los dos primeros años de vida, puede aparecer anemia farropénica y esto trae aparejado trastornos en el intelecto a futuro, trastorno de aprendizaje escolar, talla corta, entre otras problemáticas.

Aunque esté alejado de la organización municipal, el concejal observa con preocupación lo que ocurre en el sistema de salud local y nacional. “Hay muchos profesionales de muchos años que han renunciado como enfermeros, pediatras y médicos generalistas. Esto indirectamente va en detrimento de la atención primaria”, expresó.

“Escasean vacunas como la del meningococo, que se sacó una dosis de refuerzo a los 11 años, e incluso, más allá de que está en el calendario de los 3, 5 y 15 meses, esta vacuna falta en las unidades sanitarias. Sin ir más lejos, el Ministerio de Salud pasó a ser una Secretaría y eso es degradar todo el trabajo que se hizo durante mucho tiempo”, analizó.

Talani cree firmemente que hay que tener como prioridad la buena remuneración de los profesionales de la salud para que puedan seguir trabajando y, al cuestionarle sobre las malas condiciones de las unidades sanitarias, del hospital y sobre la escases de insumos básicos e indispensables, dijo que son necesarios nuevos estamentos dentro de la ciudad porque se necesitan, además del mantenimiento de las salitas que ya están funcionado porque las personas que trabajan dentro de las unidades sanitarias merecen tener el mismo confort que en el ámbito privado.

A modo de cierre, Talani expresó que “Salud no está en la agenda del gobierno y por lo tanto no es prioridad. Creo que Junín avanzó muchísimo durante la gestión de Mario Meoni, con la implementación de equipos multidisciplinarios, se fueron generando muchas cantidades de profesionales de distintas especialidades como por ejemplo el consultorio de oftalmología. Se fueron creando distintas unidades y postas sanitarias en los barrios donde más se necesitaban. Se inauguró el CIC, que es un ícono dentro de lo que es la atención primaria y bienestar social, pero creo que hay barrios que necesitan nuevas unidades sanitarias y en estos años del gobierno local no hemos visto la implementación de nuevos estamentos públicos como para que la población tenga accesibilidad”.

Mas ajuste en Salud

El gobierno pretende recortar programas y el presupuesto de 5 hospitales nacionales, entre ellos El Cruce de Florencio Varela y el Cuenca N. Kirchner de Cañuelas.

La desidia en la salud pública data desde hace años. Es innegable: sueldos bajos, diferentes modalidades de contratación y precarización de los trabajadores, falta de insumos e inversión en infraestructura. Todo en el marco del Plan Federal de Salud, el cierre de programas y el avance sobre la Cobertura Universal de Salud. A esto se suma que se prevé en el presupuesto 2019 una reducción drástica. Por ejemplo, para el Programa de Atención a la Madre y el Niño se prevé una reducción del 90%; en el de lucha contra el SIDA y enfermedades de transmisión sexual un 46%; un 75% en la prevención de enfermedades endémicas, por nombrar algunos casos. Además, el congelamiento de presupuesto de los 5 hospitales nacionales que atienden a pacientes de todo el país y tratan enfermedades complejas implica un recorte del 17%, teniendo en cuenta la inflación prevista.

En este marco, el gobierno de María Eugenia Vidal quiere implementar el programa AMBA, Área Metropolitana Buenos Aires. En líneas generales consiste en el desembolso por única vez de $ 830 millones que el gobierno provincial destinará a algunos municipios para infraestructura de centros de salud y sueldos de profesionales y administrativos. Se prometen contratos de 30 horas semanales por salarios de hasta $ 30 mil y $ 15 mil para los no profesionales. Implica la creación de equipos nucleares que tendrán a cargo miles de personas cada uno y de equipos ampliados de profesionales y no profesionales, junto con la creación de una Historia Clínica Electrónica.

Se plantea una diferencia de salarios entre profesionales (en algunos municipios se paga un 50% más a un médico que a un trabajador social). Además de que el cobro de los $ 30 mil será escalonado cuatrimestralmente, es decir, que el salario completo se cobrará recién dentro de un año. Sin contar con otra trampa, que aparentemente ya es un hecho: después del primer año, la Provincia obliga a los municipios a absorber un 20% anual del salario, es decir que en cinco años el sueldo de los trabajadores será totalmente del ámbito municipal. Exactamente lo que sucedió con el Programa Médicos Comunitarios, cuyos trabajadores están sin cobrar desde hace meses.

Otro punto que ya es seguro es que los pacientes pasarán a estar nominalizados. Es decir, quienes tienen una obra social no podrán acceder a la atención en los centros de salud municipales, quedando a libre voluntad de los respectivos municipios contratar o no equipos de salud que atiendan a esa población. Como ya se ve en algunos municipios como Ezeiza y otros, esos planes de "modernización" traen formas de contratación precarias. En Lomas de Zamora los responsables aún no firmaron el convenio, pero dicen no haber tenido en cuenta este pequeño detalle.

Si pensamos en la Cobertura Universal de Salud, que es un sistema de seguros médicos, las esperanzas en el AMBA se derrumban: en los centros de salud pública sólo se podrán atender gratuitamente aquellas personas que no tengan ningún tipo de obra social o prepaga, es decir trabajadores en negro o desocupados, y por un tiempo limitado: a partir de cierto momento, las prestaciones dejan de ser gratuitas y hay que pagar en forma privada. Es decir que limitarán aún más el acceso de millones de familias humildes a la salud pública.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS