Junín. domingo 09 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Humor Político » 21 nov 2018

PAGINA AMARILLA

El Reino de Alexia


Por:
Semanario

Alexia besó el retrato y se golpeó el pecho por el apoyo de Amarillo. ¡Ése es mi jefe! Cuentan que gritó en el Palacio al enterarse que el rey Amarillo I, alias ‘ojitos de cielo’, y Mariú I, lo tienen al suyo como uno de los reinos mimados. Parece que acres y más acres inundarán el reino de Alexia de acá hasta la renovación del trono, porque hay que defender el reino: no importa que la tormenta que tapó de mierda a casi todo el reino fue generada por ellos mismos. No. Hay que hacer como si nada.

Porque eso de la tormenta ‘es una cuestión de apreciación’, cuentan por lo bajo en el reino. ‘Es mentira que todo está patas para arriba y que los de las afueras no tengan ni para el balde de agua’. ‘El único camino es éste… el de la revolución de la alegría’, dicen… sí bueno, aunque las espinas le pinchen el culo a casi todos en el reino. A casi todos, a ellos no. Por eso dicen lo que dicen y todo sigue igual. En el reino, las vaquitas son de ellos, y las penas… las penas, son ajenas.

Mientras en el reino madre los súbditos aprobaron el presupuesto con bajas para todos pero con suba para Christine Lagard (es la capa di tutti lo reino amarillo) en el reino chico, y para capear el temporal, Alexia asignó a uno de sus lacayos, Monchito VI, un movedizo petiso al que le regaló un pony para que galopee y cabalgue en el monte de espinas. Monchi cumplió con el mandato: le arrimó a Alexia pibes de escuelas del reino, sonrientes, ideales para el retrato, que era lo que buscaban.

O sea, boludeo para que en el reino todo siga según su norte… ¿Qué los de las afueras no pueden ni asomar la nariz en la noche? ‘Y bueno, que anden de día!’, dicen que dijo. Alexia había prometido que la inseguridad con él sería historia pero está visto que las historias se repiten; también había dicho que su modernísimo sistema de vigilancia serviría para frenar a los malos, pero ahora todos piensan que el malo es él, que no hace nada para que en el reino se viva mejor.

Alexia  prometió como todos los reyes, antes de subir al trono y sólo para subir, y los de las afueras se tomaron todo en serio, como siempre. Y la verdad está a la vista. Y La Verdad, el diario del reino, también. ‘Había que haberse tomado todo en joda’, le dijo uno al que espiaba por la ventana del Palacio.

Siempre hay uno que lo espía, que intenta conocer la verdad. Porque le desconfía y nunca puede llegar a ella, porque cada vez que lo intenta le sacuden varios escobazos para alejarlo.

El asunto es que Alexia está como Monchito. No se baja de su caballo ni aunque vengan degollando. El pensamiento de Alexia es simple: cree que no hubo rey como él y que nunca en el reino se hicieron las cosas que se han hecho y se están haciendo. Bueno, eso cree. Del otro lado, los de las afueras le gritan que nunca hubo alguien… tan malo como él. Y eso que los otros reyes no fueron Caperucitas rojas.

Porque lo que no terminan de entender en el reino chico es que aunque pongan tres codos reales de empedrado en los senderos, el asunto pasa por otro lado. Por ejemplo, que Amarillo I le afloje a la horca y que piense de verdad en los de las afueras, a los que echó más allá que las afueras.

Alexia no sabe de qué disfrazarse para disimular que es lo mismo que Amarillo I, despedidor serial, achicador compulsivo, ignorador de todos los de las afueras. Alexia es de ése equipo, pero no sabe cómo aparecer diferente, casi sensible. Si hasta derramó unas lágrimas para un retrato. El día que se le volcó el café.

PetrEgo

Como ya es costumbre en la gestión, el Municipio abrió sus puertas para recibir a alumnos de instituciones educativas para que recorran el establecimiento y conozcan a las autoridades. Para que lo conozcan a él, que espera lo voten en la reelección. Esta semana que pasó, los chicos de la Escuela Primaria N° 30  tuvieron la chance de entrevistar al Jefe de Gobierno en un ambiente de mucha cordialidad. Según las maestras que participaron del encuentro, “fueron recibidos por el Intendente al que le hicieron la entrevista correspondiente y creo que se fueron satisfechos por las respuestas recibidas”.

¿Qué otra cosa podía esperarse? Obvio, los pibes no son periodistas. Y los que dicen serlo tampoco, ya que estamos. Cero preguntas incómodas. Qué es eso de pregonar por la transparencia y no ponerse de acuerdo con la diputada Ricchini por el valor de compra venta del casuchín de calle Italia, o pedir explicaciones por los corredores seguros, por los millones y millones invertidos en cámaras, móviles, fuerzas y visitas, pero sin que nada cambie o peor, que cada tanto lamentemos las peores aberraciones.

La estrategia funciona. Mostrarse abierto, amable con los pibes para la foto, pero ausente por las noches, cuando el Estado debiera dar la cara.

Es que PetrEgo es eso, un hombre de dos caras. Una para sus selfies y otra para la vida. Que invita a ser parte de la revolución de la Alegría, mientras mira para otro lado a todos los que se revuelven en el barro de la exclusión, el desempleo, la apatía, el silencio y el ninguneo.

Es ahí, justo cuando se lo precisa, que no aparece. Así son las tormentas amarillas y todos sus pintores. ¿Todavía no se dio cuenta?

Te contamos todo lo QUE NO HICIMOS esta semana

-Cortar el yuyal de la pista de atletismo

-Solidarizarnos con los ex empleados de la firma Induspol. Ahora son parte de la estadística, no es asunto nuestro.

-Contarles a cada uno de los pibes que recibimos en la muni, cómo los vamos a cuidar.

-Pensar -al menos pensarlo- que podrían volver los foros de seguridad. No me vengan con cosas del pasado, eh.

-Sacarnos una foti con Mauri, o Mariú. Están con eso del clima.

-Como ‘la inse’ está espesa, lo guardamos a Ritondo y lo traemos a Sánchez Zinny. Siempre un salvavidas llega.

-Le vamos a dar manija al programa Diálogo Juvenil. El objetivo es tener un panorama general para saber los pasos a seguir e incentivar a los jóvenes para que, una vez que egresen, continúen sus estudios o aprendan un oficio. Es que no terminamos de aprender, por eso…

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS