Junín. domingo 09 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 2 dic 2018

Temporada 2018-2019

El efecto bondi llegó a la laguna

El intendente Pablo Petrecca sigue vendiendo ilusiones. Ahora puso guardavidas para un parque que “no tiene vida”, así como puso refugios y paradas en una ciudad sin colectivos.


Por:
Semanario

El intendente Pablo Petrecca se supera cada día como vendedor de ilusiones (en otras épocas antes que los Macri se hicieran cargo del Correo, se decía “de buzones”). En esta oportunidad, fiel a su estilo marketinero, lo mandó a uno de sus más fieles y poco eficientes laderos, Luis Bortolato, para presentar a un voluntarioso equipo de guardavidas que cumplirá funciones en el Parque Natural Laguna de Gómez durante toda esta temporada. Además, se presentaron nuevos equipos que serán utilizados para la prevención y seguridad (?) de quienes visiten el balneario.

Según la presentación de la típica gacetilla municipal, Bortolato, titular de la cartera de turismo y cultura (?) del Gobierno de Junín, expresó que "en el marco de una nueva temporada que comienza, que tiene como sede el Parque Natural Laguna de Gómez y teniendo en cuenta que una de nuestros principales ejes es el de la seguridad en aguas de nuestra laguna, hoy estamos presentando a nuestro equipo de guardavidas, conformado desde el primer momento de nuestra gestión y que es un pilar fundamental en la seguridad de quienes visitan nuestro balneario".

EFECTO BONDI

Resulta aún incomprensible la gestión municipal, intentando mostrar trabajo donde sólo hay falencias y aún así intentar mostrarse ante la comunidad como si obtuviesen la mejor perfomance en gestores de intendencias.

No es nueva esta intención de seguir tomando el pelo a los vecinos a la hora de comunicar. Hasta simbología de las palabras nos parecen incompetentes, tanto como los funcionarios.

El Parque Natural Laguna de Gómez, desde el advenimiento de la gestión Cambiemos, se ha transformado en un sitio oscuro, teniendo en cuenta el brillo que supo tener en otros tiempos.

Evaluar esta situación no hace más que demostrar con pocos ejemplos, el mal accionar de esta gestión que parece trabajar en forma incansable para hacer de Junín una ciudad infeliz, se la mire por donde se la mire.

El “efecto Bondi” que generó el Intendente, prometiendo desde la campaña electoral de 2015 la vuelta del colectivo urbano a Junín, lleva ya tres años, durante los cuales no paró de “patear la pelota para adelante” con innumerables cuentos que fueron desvaneciéndose en el tiempo.

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE

Por las venas del PNLG: un recorrido por la desidia, el relajo y la falta de servicios

Lo que queda aún es una nueva promesa de una empresa ya licitada, que no se sabe cómo se mantendrá y obras millonarias de refugios, paradas y demás argucias constructoras que –una vez más- están plagadas de sospechas de haber beneficiado a amigos del poder.

Ahora, el Intendente y su pléyade incompetente nos llega con una nueva historieta donde se destaca la presencia de “guardavidas” en un parque que ya perdió vida.

Perdió vida porque llegar hasta él incluye transitar por un camino que está en pésimas condiciones y cuyo dinero para arreglarlo nadie sabe a ciencia cierta adónde fue a parar.

Un parque adonde además de guardavidas nos recibe un operativo gigantesco de policías que piden papeles, pero no garantizan seguridad.

Una laguna cuyo espigón desapareció tras un cartel tan mentiroso como las promesas comunales de analizar su reparación.

Un ámbito al que ahora se le quiere dar seguridad pero no la hubo cuando un empleado municipal murió trabajando sin que fuera atendido convenientemente.

Un paseo costero que debería avergonzarnos al ver cómo una construcción de varios miles de dólares (Jasón) se dejó abandonar por impericia y capricho y que ahora dicen que reconstruirán cuando a ningún arquitecto se le ocurriría pensar en algo semejante debido al estado que presenta.

Hay dos cosas lamentables. Una, contar con una laguna que se la recuerda en invierno para hacer una (sólo una) Fiesta del Pejerrey sin pejerreyes y en verano para cobrar entradas y limpiar los baños.

La otra es la continua manía que se ha tomado la gestión Petrecca para tomarnos a todos de estúpidos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS