Junín. jueves 17 de enero de 2019
Semanario de Junín » Locales » 5 ene 2019

ENTREVISTA A FONDO

El fiscal de las causas pesadas

A Javier Ochoaizpuro no le tiembla el pulso. No tiene protegidos ni amigos cuando se trata de investigar para impartir justicia. Las causas más engorrosas en las que le tocó intervenir, la función de un fiscal, las críticas al Poder Judicial y la “presión” de sentirse observado, en un mano a mano con Semanario.


Por:
Semanario

Un análisis a fondo de lo que dejó el año para el fiscal estrella del Departamento Judicial de Junín. Javier Ochoaizpuro, mano a mano con SEMANARIO, evaluando las causas más pesadas en las que le tocó intervenir.

Y también encendió la voz de alarma: dice que el desgaste diario que sufre por el trabajo acumulado, la falta de personal y recursos en el Departamento Judicial de Junín, hicieron que todavía no haya descartado la posibilidad de retirarse de la función pública.

Mientras, reconoce que lo buscan por su compromiso con la investigación, por lo que no fue casual que cayeran en sus manos temas conflictivos como el enriquecimiento ilícito del exintendente de Lincoln, Jorge Fernández, o la defraudación contra la empresa Grupo Servicios Junín.

Es que al “Bocha” no le tiembla el pulso. No tiene protegidos ni amigos cuando se trata de investigar para impartir justicia. Y así evaluó su año con este medio.

-¿Estás conforme con la resolución de la causa por Grupo Junín, con la condena de cuatro exfuncionarios meonistas?

-Sí, porque entiendo que más elementos no se iban a incorporar, y en estas causas siempre se corre el riesgo de que algún testigo se desdiga, así que ahí se pueden complicar las cosas.

En la etapa de instrucción, todos los elementos que había servían para una condena como la que se acordó. No creo que se hubiese podido sacar más, y siendo una causa de estas características, siempre está la posibilidad de que algún testigo no comparezca o se desdiga. Así que prefiero garantizar y asegurar el resultado de las condenas como forma de responder a la comunidad en general que fue la víctima de este delito. Porque si bien la damnificada fue la empresa, los dañados indirectos fueron muchos y eso fue lo que se evaluó al momento de concederse un juicio abreviado, para concederse la condena de estas personas, cerrando la etapa de instrucción que fue pesada y compleja.

Por ejemplo, el contador oficial había sacado licencia para la época del juicio así que me quedaba sin esta herramienta, sólo estaba el perito de parte. Estas circunstancias hacen que uno sea más conservador para asegurar el resultado del debate.

-¿Cómo se efectiviza la devolución del dinero?

-Eso forma parte de la etapa de ejecución, que desconozco, pero se pasan los incidentes al Juzgado de Ejecución, donde se inicia el proceso de pago de la multa y el plazo en que deberán devolver el dinero.

-¿La sociedad juninense quedó conforme con esta resolución?

-Creo que sí. En la calle mucha gente me ha parado para felicitarme por haber conseguido estas condenas. Que hayan sido más de uno los responsables, porque se dijeron muchas cosas y se especuló mucho, es un gran logro. Se cree que la justicia es de un día para otro, pero este tipo de causas lleva mucho tiempo, medidas, contratiempos, entonces llegar a cuatro condenas es algo muy importante.

Incluso se habló con la gente de la Procuración, que colaboró siempre con la investigación, pero sobre todo con el particular damnificado que estuvo de acuerdo y felicitó haber llegado a estas condenas.

En mi caso particular, estoy satisfecho y la gente que me hizo llegar mensajes, fue en ese sentido.

-¿Cómo está la causa por la explosión de gas en una casa de la avenida Primera Junta?

-Ya fue elevada a juicio, está en el Juzgado Correccional N° 3 y hubo una petición de juicio abreviado por parte del abogado defensor y el  imputado, algo con lo que estaba de acuerdo el particular damnificado. Pero tal vez especulando con algunas cuestiones civiles, se echaron para atrás, así que haremos el debate. Nos van a dar el traslado para aportar la prueba y el juicio será durante el año próximo.

-En la causa del exintendente de Lincoln, Jorge Fernández, ¿cómo cayó que esté cumpliendo una pena en su domicilio?

-No modificó en nada. De hecho hay una tendencia a conceder este tipo de medidas, hasta que haya una sentencia firme.

En este tipo de delitos contra la administración pública, la gente se sensibiliza mucho más y por ahí reclama otras respuestas, pero la que se dio va en el marco del criterio de la Cámara. De todos modos, esté o no conforme, yo no puedo hacer nada al respecto.

-¿Ya hay fecha para el juicio oral de la causa?

-Recién se está corriendo traslado a los abogados, que son muchos. Hay que tener en cuenta que el fiscal está solo contra cuatro o cinco defensores, que tienen distintos criterios, posturas y modos de trabajo.

Lo que hacemos desde la Fiscalía, con el cupo reducido de gente y recursos, creo que es muy satisfactorio porque llegamos a esperar una fecha de debate.

-¿Sufriste en todo este tiempo algún tipo de presión desde la política?

-Se han interesado para saber el estado de la causa distintas personas pero ningún tipo de presión. Son causas de connotaciones políticas y preguntaban formal o informalmente; yo contesto lo que puedo y lo que no puedo decir, no lo digo.

Yo creo que no fue casualidad que cayeran todas estas causas en mi Fiscalía. Creo que tiene que ver con la impronta que le damos y lo que tratamos de hacer, más allá que tengamos o no la aprobación de otra gente, pero que busquen esta Fiscalía para investigar este tipo de hechos –porque así me lo han dicho- tiene que ver con el compromiso que asumimos.

En la causa de Gas Junín hubo otros que se han excusado, y yo, si bien tenía algún motivo también para hacerlo, creo que el juramento que hice al asumir este cargo es más importante que las excusas que pudiera buscar para no investigar estas causas que son un dolor de cabeza.

Si no viera las cosas, debería dedicarme a otra cosa.

-¿Se nota algún cambio en estos tres años de Cambiemos respecto a anteriores administraciones en cuanto al Poder Judicial?

-Siempre he trabajado de la misma manera y libremente, sin injerencias. En este gobierno hay un trato más directo desde la Procuración hacia los fiscales, que somos los que estamos en el frente de batalla, con colaboraciones y por ejemplo, en estas causas que me tocaron, colaboró el personal de la Unidad de Investigación de Delitos Económicos y siempre estuvimos en contacto con el titular o el secretario de Política Criminal, que fue un respaldo y acompañamiento importante para este tipo de causas. A esta parte la veo más ágil.

-¿Por qué la gente enfoca sus críticas más duras siempre sobre el Poder Judicial?

-Creo que puntualmente le apuntan más a las Fiscalías que a otros órganos dentro del Poder Judicial, porque han pasado a ser un almacén de ramos generales que debe darle respuesta a un montón de cuestiones.

Hay mucha gente que va a hacer una denuncia de algo que no constituye un delito. Se le explica que no es delito, pero responden que el fiscal la debe tomar igual sino amenazan concurrir a los medios. Así que hay que ser un poco de psicólogo, tomarla y después desestimarla, porque nadie ha explicado nunca cuáles son las funciones de la Fiscalía para que la gente comprenda que estamos para investigar delitos y no otras conductas que pueden ser disvaliosas pero no lo constituyen.

-Las idas y vueltas que hubo en el caso de la chica abusada no ayudan mucho a que la gente tenga una visión positiva del manejo judicial…

-Desconozco los pormenores del caso que está en otra Fiscalía, pero no solamente pasa lo que la gente piensa de la Justicia por falta de información sino porque a veces hay resoluciones que no se ajustan mucho a lo que marca la ley. La jurisprudencia tiene una forma muy particular de expresarse. A veces se hacen interpretaciones por principios de un montón de garantías constitucionales que transforma todo en mucho más laxo y ahí es donde la gente empieza a criticar.

En este caso puntual que sucedió, desconozco detalles como para emitir una opinión.

-El fiscal general Juan Manuel Mastrorilli recibió duras críticas por parte de sectores de la comunidad, como por ejemplo la Federación fomentista. ¿Qué opinión te merece?

-Esas cuestiones son puntuales de Fiscalía General y la gestión, con su actividad. Cada uno tiene funciones distintas y trata de hacer lo que marca la ley. No conozco en detalle los hilos, he seguido las apreciaciones porque leo los diarios, pero no puedo opinar para no herir susceptibilidades o que se tome como una interferencia inadecuada. Estas críticas son como las que nos hacen a nosotros cuando a veces en una investigación no se consiguen los resultados que la gente quiere.

-¿Tenés pensado seguir mucho más en esa función?

-A mí me gusta mucho la Fiscalía, siento compromiso con lo que hago, pero este año he tenido muchas veces ganas de dejar la función. Me duele tener que pensar eso, pero todavía es una posibilidad que no he descartado.

El desgaste es muy grande. Es un cargo que te consume por dentro, estamos muy expuestos y se critica sin conocer y se juzga, se amenaza con jury porque se avanza en las causas, como me sucedió en la de Fernández que me prometió un jury, pero yo tengo que hacer mi trabajo que es investigar un delito y determinar quién lo cometió, más allá que le guste o no al imputado.

Pero a pesar de esto, uno está expuesto y la cosa se empieza aponer compleja, así que uno se pregunta por qué poner tanto en juego... la salud, el cuerpo, la familia… y parecería ser que a veces otros pueden manejar políticamente las cuestiones y a uno lo afecta. Por eso el cansancio y las ganas de dejar.

-¿Cuáles serían hoy las falencias más importantes que habría que ir subsanando de a poco dentro del Poder Judicial?

-Hay vacantes de fiscales que deberían cubrirse en forma inmediata. Estamos haciendo un turno por mes, con el doble de causas de las que entraban hace un tiempo pero con la misma cantidad de gente y eso hace que uno haga agua por todos lados. Yo me llevo trabajo todos los días a mi casa para estar más al día, y a veces se prefiere hacer juicios abreviados porque no tenemos un solo día para ir al debate, así que arreglando esa jornada estamos en la Fiscalía tratando de solucionar otro tema.

Esta falencia es de siempre, llevan dos o tres años la designación de funcionarios o administrativos, es mucho tiempo y los que estamos debemos hacer las cosas de la mejor manera posible, porque la vocación hace que no podamos bajar los brazos.

-¿Tenés contacto con el poder político local?

-La función nuestra siempre nos lleva a estar en contacto con distintas personalidades políticas, porque he tenido al Intendente como denunciante o particular damnificado, es una relación funcional.

Acá en Junín nos conocemos todos. Uno de los procesados de Gas Junín es un conocido mío, pero debemos hacer el trabajo y no significa que interfiera en las decisiones que debemos tomar, y en mi caso nunca fue motivo de injerencia para conseguir algún beneficio.

¿Fiscalía general?

Los ojos que se posan sobre el fiscal Javier Ochoaizpuro ven que no le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones. De su mano, Fernández se transformó en el primer ex intendente que cayó preso en la provincia de Buenos Aires, a pesar que muchos son investigados por distintas causas a través del Tribunal de Cuentas y de la misma Justicia.

Además, consiguió una condena sin precedentes para funcionarios de una administración local, un inmenso logro judicial a partir de un trabajo concienzudo y minucioso sobre las irregularidades cometidas en la empresa de Gas durante la administración meonista.

A pesar que dice tener ganas de renunciar, estos laureles en su carrera parece que lo relajan un poco porque lo acercan a su meta final: la Fiscalía general.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 29 DE DICIEMBRE 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS