Junín. jueves 17 de enero de 2019
Semanario de Junín » Bonaerenses » 6 ene 2019

Por una resolución del Oceba

Regalo de Reyes: intendentes pueden seguir cobrando tasas en las boletas de luz

Aunque la medida se da a conocer ahora, surgió como parte de los acuerdos para la aprobación del Presupuesto 2019, a principios de diciembre.


El año 2019 llegó con buenas noticias para los intendentes bonaerenses: el Gobierno resolvió aplazar seis meses la resolución que les prohibía cobrar en las boletas de luz tasas ajenas al servicio eléctrico.

La medida, que también beneficia a las más de 200 cooperativas que funcionan en el interior bonaerense, debía entrar en vigencia el 1° de enero, pero fue aplazada por 6 meses por una resolución del Oceba que se oficializará en los próximos días. Aunque la medida se da a conocer ahora, surgió como parte de los acuerdos para la aprobación del Presupuesto 2019, a principios de diciembre.

La resolución original, aprobada el 8 de mayo pasado, establecía que las facturas de luz no podían contener conceptos "ajenos a la prestación del servicio de energía eléctrica".

Esto afectaba directamente a los intendentes, que durante años fueron incorporando en las boletas tasas municipales de distinta índole, aprovechando el alto porcentaje de cobrabilidad que les aseguraba. La ecuación era sencilla y altamente redituable: los usuarios debían pagar sí o sí para evitar cortes en el servicio.

Pero la prohibición también perjudicaba a las cooperativas del interior provincial, quienes bajo la misma lógica que los municipios incorporaban a las boletas de luz los diferentes servicios que prestan, muchas veces reemplazando las funciones del Estado. Por esa vía, sostenían mutuales, sepelios y emergencias médicas, cuya cobrabilidad no podían asegurar de otra forma.

Tras la polvareda que generó la medida, el Oceba resolvió a fines de junio postergar su aplicación hasta el 1° de enero, bajo el argumento de que "el cumplimiento de la medida implica para los municipios modificaciones en sus sistemas de recaudación y cobro y, para los distribuidores municipales, la adaptación de sus sistemas de facturación".

Ahora, en una resolución similar, el organismo de control pateó hasta el 1° de julio la vigencia de la medida, al sostener que "a la fecha subsisten las razones invocadas" oportunamente.

Pero más allá de las explicaciones técnicas, la decisión tiene un trasfondo político: fue un pedido unánime de intendentes del oficialismo y de la oposición, ante el panorama que presentaba la negociación del Presupuesto 2019. Aquejados por el recorte de fondos coparticipables (como el Sojero) y ante el posible traslado de subsidios a sus distritos, los jefes comunales pidieron entonces mantener el cobro de tasas en las facturas de servicios, aduciendo que la prohibición les haría desplomar la recaudación en momentos en que necesitaban suplir con recursos propios aquellos que Nación dejaba de enviarles.

Una maraña impositiva

Como se dijo, los municipios utilizan las boletas de luz y otros servicios como un "reaseguro" para cobrar servicios locales, lo que provoca que las facturas varíen mucho según los distritos.

En Tandil, por caso, las tasas municipales representan un 13,6% del valor total de una boleta estándar: dos de ellas son destinadas al alumbrado público y a inversiones realizadas por la cooperativa local, pero la tercera (del 3,5%) es usada para la cobertura de prácticas de alta complejidad en el hospital local. Luján, por su parte, incluye gravámenes por 17%: 2% para los bomberos voluntarios, y tres tasas del 5% cada una destinadas a fondos de infraestructura, acción social y seguridad. Chivilcoy, por su parte, implementa tres tasas fijas para seguridad ($44), educación ($40) y transporte público ($39).

Impuestos 0

La prohibición ahora prorrogada se estableció originalmente en el marco de la decisión del Gobierno de María Eugenia Vidal de eliminar los impuestos provinciales que gravaban el consumo eléctrico, como un gesto hacia los usuarios que reclamaban por los constantes "tarifazos".

En efecto, a fines de abril la mandataria bonaerense derogó por decreto y a través de leyes aprobadas por la Legislatura una serie de impuestos a las tarifas de servicios, cuya recaudación no se destinaba a los destinos que habían sido fijados oportunamente.

En conjunto, las medidas del Ejecutivo habían generado una baja del 10,4% en la luz, del 6,3% en el gas y del 3,2% en el agua. Además, en junio y tras más de un mes de intensas negociaciones con la oposición, el oficialismo logró que la Legislatura avale la eliminación de dos impuestos a las tarifas que eran recaudados por los municipios. Los mismos dejaron de ser pagados por los usuarios, pero se habilitó a los intendentes a aplicarle un tasa a las prestadoras, de forma de recuperar la recaudación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS