Junín. viernes 22 de febrero de 2019
Semanario de Junín » Opinión » 6 feb 2019

MIRADA EXTREMA

El cartero llama dos veces

Escribe Andrés Rissolo, especial para Semanario.


La propuesta del Poder Ejecutivo municipal, encabezado por el intendente Pablo Petrecca, de aumentar un 40% los impuestos a los ciudadanos del partido de Junín convocó exclusivamente la atención de todos los miembros del Honorable Concejo Deliberante quienes, en los últimos tiempos, estuvieron acuciados por tratar de dar verosimilitud a esto de gobernar a través de impuestazos, dejando de lado cualquier opción de buscar en otros sitios oportunidades para crear fuentes generadoras de trabajo legítimo.

Y si bien es sabido que el pueblo no gobierna ni delibera... -ni siquiera a través de sus representantes que han votado en las urnas-, las duras consecuencias de soportar el aumento de impuestos como única forma de hacer gobierno, comienza a hartar a la sociedad de dirigentes apoltronados en sus cómodos tronos ubicados en el centro mismo del ostracismo.

Como si todo esto fuera poco, existe un grupo no minoritario de habitantes que, reunidos en algunas de las asociaciones representativas de la ciudad, proclaman que “Junín está destinado al éxito”, cual secreto designio de Dios o, mejor dicho, porque la situación imperante los beneficia de forma superlativa como para tratar siquiera de pensar en cambio alguno. Menos aún de proponerlo o impulsarlo.

En ésta atmosfera nociva, impropia para cualquier proyecto, e inerte para cualquier iniciativa, trascurrió la noticia que vertiéramos en éstas mismas páginas en las que advertíamos que: en el marco del G20 se concretó la firma del contrato con la empresa China Railway Construction Corporation Limited (CRCC), que se encuadra dentro del Plan de Reactivación de los Trenes de Carga en el país y que el proyecto considera recuperar el  San Martín Cargas entre las provincias de Mendoza y la ciudad de Rosario”.

También habíamos adelantado que “este proyecto en sí debería habernos catapultado a los juninenses a la estratósfera dado que si bien se interpreta en primera instancia que el mismo dice Mendoza-Rosario, esto, por las claras, marca a futuro la realización del corredor bioceánico tan importante y varias veces destacado y reclamado desde estas páginas”.

Y mientras esta noticia era desconsiderada por los auténticos decadentes locales (diputados, senadores, intendente, ediles, asociaciones representativas, etc.) los auténticos generados de emprendimientos mundiales lograban otro hito del cual los juninenses seguimos ignorando adrede.

La aprobación final por el Congreso de Chile de un tratado de libre comercio, que le permite a la Argentina entrar en un selecto club de negocios con las principales economías del Asia-Pacífico es la continuidad del programa económico que la República China viene apurando desde su llegada a nuestro país que, al igual que todos, la consideró como “un país generoso”.

Argentina tiene, con la firma de ese tratado, el instrumento más moderno y de avanzada en materia de libre comercio. De esta forma nuestro país habilita las posibilidades de negocios con Asia, al acordar con Chile la apertura de sus puertos.  Una gran oportunidad de negocios para los agropecuarios, el sector minero y de energía, servicios y otros que hasta ahora estaban encerrados dentro de un entramado  de renta y  escrúpulos que lo aislaban del mundo.

El tratado -técnicamente “Acuerdo de Complementación Económica N° 35, celebrado entre los Estados Parte del Mercosur y la República de Chile, Sexagésimo Primer Protocolo Adicional”- recibió el voto del Senado de Valparaíso el miércoles 9, después de más un año de  atraso en los Congresos de los dos países, donde las miserias partidarias y las políticas se juntaron para tapar  otras mejores intenciones como la de obtener el mejor beneficio de las oportunidades, cuidando los intereses patrios.

Y es menester reiterar lo escrito en estas páginas, que sienta bien a nivel local y nacional: “Pero más que la propuesta China, la proposición de la remodelación y reapertura de los talleres Junín estará fundamentalmente en la decisión de los juninenses”. 

Principalmente, en la de cada uno de sus ciudadanos, si es que en realidad le interesa la moción de una nueva fuente de trabajo que albergue a más de 4.000 trabajadores o, caso contrario, claramente se escondan en los grandes usufructos, que de los predios ferroviarios se puedan obtener, en otra de las más clásicas y fraudulentas operaciones inmobiliarias que se realizan en el país.

La decisión de los juninenses debe hacerse escuchar finalmente con un ensordecedor llamado que debe realizarse para que “la idea de formar una comisión permanente que siga las alternativas de restauración del ferrocarril General San Martín, y más precisamente, la de llegar hasta la fuentes organizativas para coaccionar en pos de los Talleres Junín, debe ser inminente”.

No podrán los políticos ni dirigentes actuales decir que no se enteraron de las noticias a tiempo, ni tampoco que la ineptitud les impidió saber qué hacer, o qué tren debieron tomar para abordar el progreso. Aún con el mutismo cómplice de quienes han sido galardonados por guardar silencio, señores representantes… han sido ustedes formalmente notificados.

La omisión, inacción o error en el futuro accionar será fuente de ulterior condena.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS