Junín. viernes 19 de abril de 2019
Semanario de Junín » Locales » 11 feb 2019

seguridad en llamas

Duro descargo de la hija de Daniela Esturo, víctima de 3 robos en un mes y medio: “esto va de mal en peor”, disparó la joven

“Todos son parte de un sistema donde las soluciones casi no existen”, escribió la joven en su cuenta de Facebook, y agregó: "Nadie sirve para un carajo porque a nadie le importa un carajo del otro".


Victoria Esturo, hija de la nutricionista Daniela Esturo, quien en los últimos cuarenta y cinco días sufrió tres robos en su vivienda ubicada en el barrio Cerrito Colorado, no ocultó su indignación al referirse a los reiterados casos de inseguridad sufridos por su familia: "Todos son parte de un sistema donde las soluciones casi no existe, debería darles vergüenza a los funcionarios", sostuvo y agregó: "No se quejen más! No se quejen más porque esto va de mal en peor”.

En su cuenta de Facebook, la joven escribió: “Realmente me siento muy mal. No solo porque me toca vivir en primera persona el 3er robo a mi casa en 45 días, sino por cómo estamos. Debería darles vergüenza. Desde presidente, ministros, gobernadores, intendentes, empleados del poder judicial, fiscales, policías completamente inexpertos. Todos son parte de un sistema donde las soluciones casi no existen. Donde se labura para cobrar un sueldo mediocre y no para hacer un cambio de paradigma. Nadie sirve para un carajo porque a nadie le importa un carajo del otro. Siempre uno tiene que andar conteniendo la ira que siente. Hasta acá. Me importa un huevo. Me importa un bledo este sistema careta en donde todos se quejan pero nadie hace nada. Me importa un carajo este sistema corrupto donde le va bien al que tiene cuña y no al que tiene la capacidad. Lleno de buenos para nada. Lleno de vagos y mediocres. Y así va a seguir porque valen más los contactos que la idoneidad. No se quejen más! No se quejen más porque esto va de mal en peor”.

 

TE PUEDE INTERESAR

La seguridad juninense en llamas: los últimos robos que encienden la alarma

 

TRES VECES EN 45 DÍAS

Hace unas semanas, a la nutricionista Daniela Esturo le ingresaron a robar en su casa ubicada en el barrio Cerrito Colorado. En ese momento, le habían sustraído la camioneta Volkswagen Amarok (luego hallada por la policía), dinero y electrodomésticos que se encontraban en una edificación separada de la vivienda familiar.

En las últimas horas, la profesional resultó víctima de un tercer hecho delictivo, que se produjo con poco tiempo de diferencia, y a pesar de los pedidos de patrullaje y mayor control policial que realizaron los vecinos del barrio.

La propia nutricionista cuenta el último robo, acontecido en las últimas horas: “Lo de anoche fue grave, la vez más grave. Yo tenía la alarma puesta y cámaras todas nuevas que pusimos hace poco, que terminamos de poner ese mismo día. Acomodé la seguridad de las puertas y pensaba que con todo eso ya estaba, pero no hay dos sin tres.

Yo me fui alrededor de las 20.45 con mi hermana, miré las cámaras por Internet desde mi teléfono y vi que la que estaba instalada en la galería no apuntaba para donde la había dejado, sino que estaba desviada.

Al ratito me llegó un mensaje de la empresa que la alarma se había disparado, así que llamé a la patrulla y me vine a mi casa de inmediato. La  policía llegó, me volvieron a llamar diciendo que habían encontrado gente en mi casa que había ingresado rompiendo una puerta. Me volvieron a robar, se metieron adentro, plata ya no tengo más, pero destrozaron la puerta y se animaron a meterse con alarma y cámaras.

Estuvimos mirando las filmaciones, creo que al menos eran tres personas, que se movilizaban en un automóvil Clío o Palio, que pasó muchas veces y se paseaban ante las cámaras con máscaras puestas, de Screem. Es muy desagradable ver estas imágenes en la propia casa y sobre todo que uno esté haciendo todo lo posible pero estos robos sigan pasando.

Barretearon todas las puertas, y cuando lograron ingresar, los tomó la alarma. Pero no obstante, hicieron todo el recorrido de la vez pasada, buscaron en el mismo cajón donde no encontraron nada por supuesto. Pero los muchachos siguen insistiendo”.

Además, la nutricionista reflexiona: “Esto no es paranoia como dijo alguien en su momento, es algo grave, está muy bien avisar ante cualquier detalle que pueda observarse y nos puede servir para prevenir una situación”, al enviar su mensaje al grupo de whatsapp del barrio.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS