Junín. lunes 25 de marzo de 2019
Semanario de Junín » Locales » 5 mar 2019

agroquimicos killers

Fumigaciones: abuso que se tornó intolerable

La resolución del gobierno bonaerense que habilitaba a llenar de agroquímicos cualquier sitio debió ser postergada por la presión de las comunidades rurales, la evidencia científica en torno a la salud y las organizaciones ambientales.


Por:
Semanario

El ministro de Agroindustria bonaerense Leonardo Sarquís, ex Ceo de Monsanto y que intentó “ser más papista que el Papa” promoviendo una resolución que permitía fumigar en áreas protegidas por ordenanzas municipales, terminó dando marcha atrás, ya que la gobernadora entendió que sería una espada de Damocles para su ya baja aprobación para las próximas elecciones.

La semana pasada el boletín oficial publicó que “resulta lógico y necesario suspender la vigencia de la Resolución N° 246/18 a los efectos de unificar mecanismos de coordinación operativa y asistencia entre esta Jurisdicción y los municipios firmantes y los que en un futuro firmasen en pos de optimizar los canales de colaboración al efecto”.

De este modo, aunque en forma tácita hizo caso a la presión social por parte de habitantes de zonas rurales y semirrurales, aquellas urbanizaciones cercanas a campos de producción agrícola y particularmente a docentes rurales que habían llevado su reclamos a los sindicatos que lo nuclean, tal como había advertido la líder de Suteba Junín, Francina Sierra, en la pasada edición de SEMANARIO.

También el Defensor del Pueblo Guido Lorenzino se había manifestado en contrario, además de existir suficiente evidencia científica para determinar los problemas que se originan en la salud.

UN PARAGUAS ESCOLAR

A raíz de la postergación de esta resolución 246/18, también se procedió a la modificación del art. 5 de la misma, dando con ello una protección a los establecimientos escolares, algo que había sido sorteado olímpicamente en la primera iniciativa.

En esta Resolución 24/19, se expresa que quienes fumiguen deberán “abstenerse en forma total de realizar aplicaciones y pulverizaciones de fitosanitarios, en los lotes que linden con establecimientos educativos, campos de bombeo o baterías de pozos para el abastecimiento público, cuerpos y cursos de agua emplazados en el área rural. Si las mismas se tuvieran que realizar por alguna razón estrictamente justificada, fuera y lejos de los horarios de clases, y de otras actividades y post finalización de las mismas, y siempre y en todos los casos sin presencia alguna de personas o animales, sólo si o si podrán hacerse, las que cuenten con la intervención de un profesional Ingeniero Agrónomo matriculado, autorizando y documentando las mismas previamente, siendo responsable ante las autoridades locales de dicha práctica y sus consecuencias”.

De este modo se pone en “pausa” una situación de gran peligro para la salud pública y del ambiente, por la que se está tomando debida conciencia en la población que se informa adecuadamente por diversos canales que plantean la preocupación de modo veraz y sin intereses foráneos como los que pretenden las empresas de agroinsumos.

Por lo que hace a Junín y aún sin mediar la resolución, los controles son prácticamente nulos y desde el municipio se incumple con las normativas implementadas hace ya varios años por el Concejo Deliberante.

Se fumiga en cercanías de escuelas y tampoco se controla la banda verde de 500 metros de sitios poblados, lo cual genera un fuerte riesgo para las comunidades, cuyos reclamos todavía no fueron son escuchados.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS