Junín. lunes 25 de marzo de 2019
Semanario de Junín » Locales » 7 mar 2019

UN CASO QUE DESNUDA GRAVES FALENCIAS

Denuncian negligencia en guardia del HIGA

Un joven fue derivado al centro de salud pública local tras sufrir un accidente de tránsito. Tuvo en observación un par de horas, y lo mandaron a la casa. Terminó internado en la terapia intensiva de una clínica privada: tenía tres costillas rotas, fracturas de mandíbula, cráneo y pierna. La directora del hospital brindó explicaciones que rozan con lo absurdo


Por:
Semanario

Un caso de desatención en la guardia del Hospital Interzonal “Abraham Piñeyro” fue denunciado en las últimas horas. Se trata de un joven que tuvo, en la madrugada del domingo pasado, un accidente de tránsito y fue derivado para su atención.

La familia expresó su malestar porque los profesionales que lo recibieron en el HIGA apenas lo tuvieron en observación un par de horas, sin practicarle radiografías o tomografía o realizar estudios complementarios para llegar a un diagnóstico adecuado.

Sólo una revisión clínica por parte del profesional o pasante que estaba en ese momento de turno en la guardia, y a la casa.

Resulta que, a raíz de los dolores que continuaba teniendo el accidentado, su familia –que cuenta con obra social- lo llevó por la mañana del domingo a una clínica privada.

¿Qué no le encontraron allí? Todavía se encuentra internado, a punto de ser intervenido quirúrgicamente y con un largo proceso de rehabilitación por delante. Desde el Hospital, la doctora Alicia Ramallo, la directora en jefe, fue quien intercambió mensajes de audio con la familia, cambió los hechos y dio explicaciones increíbles para una funcionaria sanitaria.

EL ACCIDENTE

Pasadas las 2 de la mañana del domingo 24 de febrero, el conductor de un Volkswagen Gol Trend que circulaba por Benito de Miguel al 1150 perdió el control del auto y se estrelló contra un árbol ubicado en la vereda de la empresa Monti y Cia. S.A.

Se hizo presente una ambulancia de Intermed y trasladó al Hospital al joven que iba de acompañante, que resultó con lesiones muchos más graves que las detectadas en ese lugar.

“Estuvo en la guardia y lo dejaron ir a la casa casi de inmediato, pero al otro día seguía con dolores así que fue trasladado por su familia a un centro asistencial privado. Allí descubrieron que había sufrido fractura de mandíbula y de cráneo, tres costillas rotas, perdió un diente y una fractura en el pie por la que debe ser intervenido quirúrgicamente. También tiene quebrados los pómulos, paladar y la base del cráneo, y un coágulo en la cabeza”, detallaron los familiares.

Nada de todo esto pudo ser diagnosticado en el HIGA, porque no le efectuaron los estudios correspondientes.

LA RESPUESTA

“Estuve averiguando y el chico llegó al Hospital porque lo trajeron los amigos, lo suturaron y se le dio el alta. Al otro día consultó con una clínica privada, donde asistió por un tobillo hinchado, así que ahí lo dejaron para la intervención del traumatólogo. Cuando refirió que fue un accidente, lo dejaron internado y por una casualidad, le hicieron una tomografía donde descubrieron la fractura. Pero el chico nunca tuvo síntomas, nunca dejó de estar lúcido, no entró en coma, está estable, así que no sé por qué siempre le pegan de esa manera al Hospital”, fue la explicación de la doctora Ramallo, realizada a través de un mensaje de whatsapp.

OTRA VERSIÓN

Sin embargo, la familia del paciente salió a aclarar que “la ambulancia fue la que trasladó al paciente, la doctora Ramallo se informó mal. A quien llevaron los amigos fue al conductor del vehículo, que se quería ir porque aparecieron unos chicos en el lugar del accidente para poder robar algunas pertenencias del vehículo. Por eso quería volver a vigilar el auto”.

“Nuestro familiar estuvo mucho tiempo esperando solo en la sala de guardia, quería orinar y no tenía cómo avisarle a alguien de esta situación, porque no había profesionales ni enfermeros ni personal hospitalario cerca”, apuntaron.

LOS QUE NOS CUIDAN

Así se van haciendo públicos casos alarmantes que ocurren en el Hospital Abraham Piñeyro. No se trata ya de la infraestructura, el déficit ya llegó a la parte de atención de la salud y causa preocupación entre la población, porque hay muchas otras situaciones que se van conociendo por el boca a boca, aunque no trasciendan en los medios.

Las soluciones no llegan. La bomba de cobalto no funciona a pesar de reiteradas promesas, no se sabe a ciencia cierta cuántas ambulancias hay y qué servicio brindan, los médicos más importantes se van jubilando o alejando hacia la labor privada, la limpieza continúa siendo un tema irresuelto… la salud está en juego. Y el triunvirato a la cabeza del nosocomio no atina a tomar el toro por las astas, aunque ya hace más de tres años que está al frente de la institución.

En casos diarios de accidentes, de muchas lesiones en la vía pública, no se puede tener aprendices a la hora de evaluar a los accidentados. O al menos, necesitan un profesional con experiencia a cargo para guiar. Es milagroso que no haya un muerto por día en la ciudad, producto del tránsito o de la liviandad con que en el Hospital tratan a la gente que llega.

El accidente ocurrió en Benito de Miguel al 1150 (foto gentileza Junin24).

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS