Junín. lunes 25 de marzo de 2019
Semanario de Junín » Deportes » 8 mar 2019

Juan Manuel Ayerbe

Gladiador

Corre desde hace 27 años. Interrumpió su recorrido por una cirugía, que le impidió disputar algunas fechas del año pasado. A los 44 años, vive con intensidad esta nueva etapa y prepara nuevos sueños, siempre arriba de las dos ruedas.


Por:
Javier Leguizamón

Cultiva el bajo perfil y la sonrisa franca, que no lo abandona ni en sus peores momentos. Tiene un don especial, que le reconocen sus amigos y adversarios: “Lo que hace, lo hace más que bien, es uno de los mejores”. Multicampeón, reconocido en su disciplina en la última premiación del Círculo de Periodistas de Junín, viene de ganar otra final, acaso su carrera más difícil.

Juan fue operado hace cinco meses de una dolencia en su cabeza y el post operatorio fue a lo Ayerbe. “Cuidate, no vas a salir a pedalear” le dijo el médico. “No, doctor, no”. A la semana, Juan Manuel estaba arriba de la bici, entrenando. Volvió a correr. El circuito de San Andrés de Giles, en la cuarta fecha del Campeonato Nocturno 2018-2019 lo tuvo como protagonista. El circuito “Miguel Roldán” fue el escenario donde Juan Manuel levantó polvo. Compitió en la categoría 205cc Nacional y finalizó en el quinto puesto. Ganador nato y acostumbrado a los primeros lugares dijo entonces: “me sentí fuera de foco; la verdad volví con un poco de bronca por no poder terminar adelante”. Hasta la foto de perfil de su WhatsApp es una síntesis de ello: arriba de la moto, sonriente, y ondeando la bandera de vencedor. Juan tuvo su escuela en el taller.

Sus libros fueron el aceite, juntas y herramientas de todo tipo. “No me gustaba estudiar, no le daba mucha bola al viejo con la escuela y a los 14 (años) me vine a trabajar al taller de motos de Alfredo Bianchelli… ahí empezó todo”. Ese lugar marcaría su futuro. Allí se preparaban varias motos de carrera y le abrieron un mundo que sería su vida. Mientras sus amigos aprendían las tablas de multiplicar, Juan Manuel espiaba tapas de cilindros, y otras multiplicaciones. El jovencito Ayerbe se enamoró de esa otra escuela con la pasión que no tuvo con los libros. “Terminé de noche yendo a la escuela, hice cursos de carburación y encendido; ésos sí los terminé”…cuenta con una sonrisa. Su entusiasmo no paró. “Le pedí a mi viejo una mano para comprar una moto y así poder correr”. El viejo no pudo decir que no.

Conocedor del viento en la cara, (fue corredor)papá Ayerbe  sólo tuvo la resistencia de su esposa. “Mi vieja no estaba muy de acuerdo” cuenta. Los temores de su mamá tenían fundamento. “El que arrancó a correr fue mi hermano; pero en la primera carrera tuvo la mala pata de caerse y se bajó todos los dientes” (señala a sus dientes frontales) y por eso mi vieja no quería saber nada”. Pero los recuerdos de papá hicieron el resto para que Juan Manuel finalmente pudiera cumplir su sueño.

La primera carrera de Juan fue con una moto de calle. “Me acuerdo que mi viejo me dijo, ¿No querías correr? ¡Bueno ahí tenés la moto, corré! Terminó último y por eso tal vez Ayerbe padre pensó que esa carrera había sido la primera y la última de su hijo. Al bajar, le dijo: “Bueno papá, ahora hay que prepararla bien, para empezar a ganar”. Tenía 17 años.

Y así fue. Preparada, empezó a ganar. Juan Manuel se inscribió en el Campeonato Bonaerense y terminó adjudicándose el campeonato. Todos, incluida su mamá, entendieron que la cosa iba en serio. Esa pasión que comenzó en plena adolescencia fue la que lo ancló a un tiempo sin los objetivos terrenales como el resto de sus amigos. El trabajo, la novia, el sueño de comprar un lote, hacerse una casita, casarse y tener hijos. Como en la letra de Serrat, ‘Niñez’, Juan Manuel ‘huérfano de escuela, robando uva y maíz, era y es feliz’. Su felicidad estuvo y está aún hoy, en las cuatro paredes de su mundo, el taller de Sargento Cabral y Alberdi, las motos y sus amigos, muchos de los cuales comparten sus tardes.

Las pequeñas sillitas de camping sirven para una improvisada ronda matera en un rinconcito del patio, adonde el sol no pega. Es que adentro, adonde descansa la moto está sofocante. El galpón está dividido con un tabique de nylon negro, y en una de sus mitades la moto espera, en sus soportes y sin motor aún, por su dueño. Mientras uno de sus amigos riega lo alrededores para refrescar el patio, la ronda de amargo transcurre entre sonrisas, anécdotas e inevitablemente los aspectos médicos. Juan Manuel lo toma con humor. “Yo estoy bien, a los médicos no hay que darles mucha bola” dice, sonriendo, como cada vez que habla.  

Juan Manuel Ayerbe es un referente de todos los jóvenes pilotos y los no tanto. Apellidos como Lucero, Fernández, Cañas, Perchante, Almirón, Moyano, Elías, entre otros lo consideran un ‘maestro’, arriba de la moto y un modelo a seguir. “Es un orgullo muy grande porque se ve que uno ha marcado o dejó algo como para que los chicos hablen así de mí” dice, minimizando la cuestión. “Tal vez sea porque entiendo que lo que aprendí debo compartirlo y eso lo hago cada vez que alguno viene al taller a preguntar por algo o a conversar, hay buena onda y para mi ese es el mejor premio”.

Juan Manuel, sabe que este año tiene dos torneos. El Argentino de Motociclismo y el personal, el de su salud. A los dos les pone la misma garra pero el manillar le tira más que el consejo de los médicos. Arriba de la moto competirá en la categoría 125cc Graduados, para la que se preparó en los torneos zonales, buscando la mejor puesta a punto. Fueron cuatro fechas que combinó con el nocturno en San Andrés de Giles para probar algunas cosas de la moto.

El CAM lo espera y Juan Manuel Ayerbe espera subirse a la moto para correr en la categoría 125 Graduados, que tendrá la atención de Jorge Peries, Abelardo Oviedo y la atención del motor de Matías Frei. Todavía no sabe si podrá apretar el acelerador en Gálvez, la fecha debut. “No importa, si no llego a la primera, será en la segunda”, dice y mira la moto, que espera erguida, dispuesta a dar pelea, acompañando a su Gladiador una vez más.

El desafío de Juan

El Campeonato Argentino de Motociclismo (CAM) difundió el calendario oficial para este 2019. La Temporada 42 se iniciará este 9 y 10 de marzo en Gálvez en el Circuito Adrián Bocha Gavatorta. Serán 11 fechas. Ausentes los circuitos este año de Forres y Ordoñez y presencia de Totoras, que regresa al Calendario. Las fechas de pre-coronación en Ramona y coronación en Selva otorgarán puntaje y medio y doble puntaje, respectivamente. La fecha suplente de Suardi será el 18 y 19 mayo, ya que el 12 de mayo se desarrollarán las elecciones en Córdoba.

 

Esta nota fue publicada en la edición impresa de Semanario en la semana del 23de febrero al 1 de marzo pasado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS