Junín. lunes 25 de marzo de 2019
Semanario de Junín » Locales » 13 mar 2019

turismo cero

Parque Natural Laguna de Gómez: otra temporada perdida (la cuarta)


Por:
Semanario

Junín está cada vez más lejos de ser el epicentro turístico del noroeste bonaerense y concurre más gente al parque municipal de Lincoln, que ofrece una pileta, que a la Laguna de Gómez de Junín.

Los motivos y las explicaciones son variados. En primer lugar, todos apuntan a la “cabeza” del área de Turismo a nivel municipal, el hotelero ex meonista Luis Bortolato. De su anterior paso, se recuerda que fue el ideólogo maquiavélico que dejó las viejas cantinas transformadas en escombros y de los tres años que lleva en la administración petrequista, quedarán sólo puestas en escena ridículas, insuficientes y poco productivas si de fomentar el turismo se trata.

En este marco, ¿qué aportaron los “casamientos emblemáticos”, el cine móvil que convocó a no más de diez personas, unos cruces organizados o el encuentro “Actitud, Rock and Bike”?

En realidad, se trata de manotazos de ahogado para “parecer” que se ofrece, cuando en realidad no hay propuestas para que el juninense o el habitante de cualquier pueblo vecino elija la Laguna de Gómez para pasar un fin de semana largo o sus vacaciones.

No hay pejerrey, el principal atractivo durante décadas; los baños públicos son insuficientes, la vida nocturna es casi nula; no hay un acuerdo con los propietarios de casillas para cobrar alquileres, no al nivel de hospedajes de primera categoría en la costa atlántica; el camping cobra una tarifa por un espacio de verde para instalar la carpa pero casi no ofrece servicios; no hay espectáculos culturales ni atractivos de ningún tipo… apenas el Camino Costero ha sido tomado por jóvenes y familias con alto nivel adquisitivo para mostrar sus lanchas y habilidades en deportes acuáticos.

Es que de la mano de familias aristocráticas que quisieron hacer de la Laguna el nuevo Nordelta, la idiosincrasia de este espacio juninense fue cambiando. Ya no son aceptables ni bienvenidos los colectivos o camiones que desembarcan perros y chicos, más la parrilla y las cañas, para apropiarse de un pedazo de territorio por unas horas. No son felizmente invitados aquellos que se desplacen en autos humildes, pretendan instalar una carpa y se resistan a precios exorbitantes, apelando a la propia heladerita llena de sándwiches y gaseosas nacionales.

Por otra parte, la Laguna de Gómez es un fiel testigo de un lugar que pudo ser una perla, si en Junín se hubiesen elegido gobiernos con capacidades creativas, que fomenten y valoren la llegada de turistas, que potencien las riquezas naturales complementándolas con ofertas atractivas que aseguren unas buenas vacaciones.

Pero no es así. Seguimos discutiendo por los baños (o la falta de…), por los controles severísimos a la puerta de la Laguna por parte de un batallón de policías convencidos que si detectan que a un vehículo le falta un papel, salvarán al mundo.

Ya quedó demostrado: a Bortolato le falta capacidad, imaginación, capacidad de consenso, diálogo con los empleados del área, astucia para generar atractivos y todo esto se completa con una absoluta ausencia de negociaciones con empresarios e inversores que puedan aportar, mediante un negocio privado, lo que el Estado municipal es incapaz de brindar.

Sin embargo, todo parece señalar que con algunos eventos tirando a grotescos, sin poder de convocatoria para enamorar de su laguna a los juninenses y a los extraños, el intendente Petrecca lo sostendrá en el cargo hasta fin de su mandato. Y que Dios nos ayude.

LA INFRAESTRUCTURA

“Seguiremos realizando los esfuerzos necesarios para continuar poniendo en valor al PNLG, muchos proyectos ejecutivos ya los hemos llevado adelante, como son la renovación de los baños, la construcción de nuevas parrillas, el reacomodamiento del espacio público y el reemplazo e instalación de nuevas luminarias. Otros ya están en agenda, como por ejemplo la recuperación del espigón, del que ya realizamos los estudios necesarios para conocer su situación estructural. Otro ejemplo es la recuperación de lo que conocemos como el parador Gómez, espacio que encontramos usurpado y en notorio deterioro, y que pretendemos recuperar”.

Eso decía el intendente en su discurso de apertura de sesiones del Concejo Deliberante el año pasado. Promesas que, con tranquilidad, puede volver a repetir el martes, cuando se enfrente nuevamente a los micrófonos, dejando al descubierto cómo año tras año fue redundando sin siquiera ponerse rosadito.

Por eso, hace muy poco, el mismísimo jefe comunal concurrió a una inauguración “histórica”, que fue bautizada desde prensa del municipio como “Una fuerte apuesta a Junín como ciudad de turismo”.

Uno piensa en una inversión casi millonaria, que cambiaría el rumbo de la historia. Pero no, apenas era un nuevo “complejo habitacional” de un gremio, que comprende dos (sí, dos) cabañas con capacidad para cuatro personas cada una. Eso sí, también tiene un quincho con parrillas y estacionamiento techado.

Es tanta la escasez de cosas para mostrar, que todo sirve.

SIN BAÑOS

Las personas que habían llegado el fin de semana largo para acampar en el PNLG, tuvieron que abortar las minivacaciones en forma imprevista y volverse a sus hogares.

En el tercerizado camping (ex municipal) los baños no funcionaban. Acusando que “habían robado los flexibles”, los acampantes quedaron sin un servicio esencial, debiendo trasladarse a la punta de cada una de las rotondas en búsqueda de un sanitario público que, como siempre, dejan mucho que desear.

Si bien no es responsabilidad directa del municipio, así como sucede con la higiene de la ciudad a cargo de Ashira, las autoridades deberían cumplir con un rol protagónico a la hora de hacer cumplir con aquello que se prometió a la hora de hacerse cargo el servicio. Multar, en caso de ser necesario. Al menos consensuar, dialogar y hasta brindar colaboración para subsanar imprevistos. Sin embargo, nada de eso pasa y los pocos “turistas” que llegaron a la Laguna, debieron irse por falta de comodidades mínimas para la estadía.

POR LA CUARTA

De este modo, entre policías parapetados en el ingreso a la Laguna, falta de turistas, ausencia de servicios y propuestas, pasó la cuarta temporada veraniega del gobierno de Pablo Petrecca.

Las cuatro quedarán en el olvido entre promesas y palabras bonitas, pero con una realidad acuciante que no puede dejarse de lado. Un maravilloso escenario natural que cayó en manos de improvisados administradores sentenciando -por ahora- la muerte turística de la ciudad.

Ayer y hoy

Casi con orgullo, tal vez porque es lo único que tiene, el intendente Pablo Petrecca se muestra feliz por la convocatoria de la “playita”, ese invento revolucionario que este Gobierno patentó, volcando arena en un sector donde antes había tierra y pasto.

“Cientos de juninenses y turistas nos eligieron para disfrutar el fin de semana largo. Mates, amigos y una hermosa vista, la postal clásica de nuestro Parque Natural Laguna de Gómez”, describió en las redes sociales.

Los cientos son un grupito de personas en la famosa playita y alrededores.

Por ahí habría que refrescarle la memoria al señor Intendente, y para eso, utilizamos esta postal de décadas atrás, también posteada en redes sociales, cuando realmente había más de cientos disfrutando del escenario natural por excelencia de la ciudad.

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS