Junín. martes 21 de mayo de 2019
Semanario de Junín » Opinión » 12 abr 2019

MIRADA EXTREMA

Sí… se puede

Escribe Andrés Rissolo, especial para Semanario.


Escribe Andrés Rissolo, especial para Semanario

Si, se puede. Además de ser el slogan de campaña del actual presidente de la República, Mauricio Macri, que al final de su período no pudo confirmar lo dicho durante su cruzada merced a una emergencia económica que supo conseguir con una altísima inflación, el cierre de las fuentes de trabajo, el reparto de 220.000 millones de dólares para sus amigos de la Unión Industrial Argentina y el ingreso al Fondo Monetario Internacional para que luego los habitantes de la Nación paguen por los dólares “idos”, aun así, hay quienes pueden decir: “Sí, se puede”.

Al menos como para confirmar que hay una excepción que confirma la regla, es el caso del intendente municipal de la ciudad de Bragado, Vicente Gatica, radical de origen, fundador y presidente del Partido Vecinalista, Agrupación Municipal Unidos por Bragado, que en las elecciones generales de octubre de 2015 fue el más votado como Intendente de su distrito por el Frente Cambiemos, con el 52,93 % de los sufragios, pudo lograr resultados positivos.

Y tal como lo había afirmado en campaña, hizo realidad la reactivación de los talleres ferroviarios de Mechita a través de una empresa rusa, afianzó lo adquirido con el respaldo de la carrera universitaria brindada por la UNNOBA y completó el desafío de crear fuente genuinas de trabajo con el mega acuerdo que prevé el desarrollo, fabricación y certificación de nuevos coches.

La empresa rusa llevará a cabo la fabricación de todo el material rodante y organizará la producción de los nuevos modelos de coches llamados “Coach-2019”, “Coach-2020” y “Coach-2023”. Los envíos incluirán varios tipos de coches: estándar, abierto, comedor, personal, de dos pisos, con asientos, con camas y los totalmente nuevos “push-pull”.

La empresa que se instaló en Argentina recuperó la operatoria, modernizó y reabrió los históricos talleres de Mechita, está iniciando la construcción de una nueva fábrica de material rodante de última generación para el sector ferroviario de 8.800 m2, que generará 1.200 nuevos puestos de trabajo, impulsando la industria ferroviaria argentina.

TMH Argentina, ganó la licitación para reparar material rodante de origen chino, adquirido en su momento por el Estado Nacional, destinado a la línea San Martín: 24 locomotoras diésel modelo SDD7 y 160 coches, ambos de fabricación CRRC. La empresa prevé invertir 200 millones de dólares en nuestro país.

Con la construcción de la nueva fábrica de material rodante en el país, TMH Argentina está implementando el primer clúster industrial ferroviario en Mechita, desarrollando e integrando proveedores y contratistas.

Y por si como todo esto fuera poco, acaba de instalarse en los Talleres Mechita la empresa sueca Dellner, líder mundial en mantenimiento y montaje de vehículos ferroviarios y otros componentes industriales.

Además del muy fuerte aplauso, quizás la ovación que merece éste intendente por lograr que en una de las crisis más agudas generada por los propios políticos que gobiernan la Argentina, haya logrado reactivar la generación de empleo y trabajo sobre el ámbito del transporte de la producción, por ahora no son pocos los que se atreven a susurrar el pedido de un merecido bronce.

Por otro lado, no muy lejos, desde hace algún tiempo, en estas páginas, de manera remanída, buscamos respuestas a preguntas como: ¿a quiénes no les conviene que Junín no se desarrolle y crezca? o ¿qué se esconde cuando se formula que “Junín está condenado al éxito”? y ¿por qué  los intendentes municipales de Junín no son funcionales a los pedidos de la ciudadanía? Además  de advertir ¿por qué los partidos políticos de Junín tiene tan poca influencia a nivel nacional?

Otras preguntas conexas a esta intriga existencial con las cuales vivimos los juninenses todos los días están ligadas al desconocimiento sobre ¿a qué intereses responde la política local? ¿Por qué Junín no tiene líderes o estadistas? ¿Existe una fuerza extra política que hace de Junín su centro de actividad? ¿Los políticos juninenses sólo se benefician a sí mismo y a su grupo cercano?

Si se analiza la ciudad como centro geopolítico del noroeste bonaerense, Junín debería ser la “perla” del noroeste, dado que la ciudad se sustenta de la mayoría de los sueldos que provienen del Estado, con aportes de un comercio acólito a la actividad local y una banca dedicada a los aportes que la agricultura realiza. Hay una cantidad de beneficios naturales que también la beneficia.

Sin embargo, el manto de invisibilidad que la ciudad ha logrado fue merced a la constante y continua desaparición de centros de importancia operativa como el de su taller ferroviario, la descentralización de DEBA y ENTEL en su momento, y otros movimientos que fueron despojando a Junín del interés funcional.

A la complicidad, el desdén, y por qué no decirlo, la impotencia de los funcionarios que permitieron que estas cosas sucedan, se sumaron aportes como la pauperización de la estación aérea hasta su cierre total, el detrimento a un total respaldo al Hospital Interzonal, y a la falta de conciencia por tener un parque industrial en serio.

Un párrafo aparte merecería la creación UNNOBA, lograda por el intendente Abel Miguel pero que necesitó de las fuerzas políticas de Pergamino para lograr su nacimiento. De nada valieron los 15 millones de pesos/dólares que Junín aportó en la gestación de la casa de altos estudios. En esto de dividir las cosas, y tal como se dice en los claustros académicos, “donde está el rectorado no está la facultad”.

En el corazón de la pampa húmeda, de las tierras más productivas del mundo, la carrera de ingeniería agropecuaria está dividida con más preponderancia en las aulas de la vecina localidad del norte. Y como el sur también existe allá fue la UNNOBA con su “Tecnicatura de Movimiento Ferroviario” a Bragado lugar donde si están muy entusiasmado con las maravillas del tren.

Y tal como rezaba un cancionero futbolístico, si bien en el norte y en el sur Junín está jaqueado por políticos de “centro” que se encargan de marcar los límites, en el este y el oeste los integrantes del partido laborista de Chivilcoy y Chacabuco se aseguraron con acciones “non sanctas” que en la cuarta sección electoral los nombres de Julián Domínguez y Florencio  Randazzo se catapultaran al ámbito nacional sin inconvenientes.

El juramento y la traición que el ex intendente y sempiterno candidato Mario Meoni perpetró contra la dupla presidencial  Néstor Carlos Kirchner-Cristina Elisabet Fernández, luego de haber sido tratado como hijo predilecto, y a quién Néstor le había dicho en la estación aérea local “pedime lo que quieras”, la empinada caída cuesta abajo de la ciudad al “olvido” de los poderosos se acentúo de sobremanera.

La llegada de Pablo Petrecca a la municipalidad supuso una conexión directa con los más altos mandos y a partir de ahí el acceso a determinadas áreas de decisiones que hasta ahora habían sido vedadas para nuestra ciudad.

Pasados tres años de gobierno alineado sólo se puede apreciar una función de intendente sobre temas puntuales de la ciudad, acompañado con algunas pocas megaobras operadas desde la Nación o Provincia, pero la total ausencia de un jefe de gobierno político que proyecte las potencialidades de su cuidad es palmaria.

La oposición, todos ellos, bien gracias. Sólo vestidos y perfumados para las fotos de ocasión, con  la tradicional sonrisa con el cual pretenden disimular el doloroso y añoso rictus que marcó el final de sus carreras políticas.

Quedan en el anecdotario de la ciudad aquellas viejas intenciones de las grandes fábricas como Terrabussi y Coca Cola, entre otras, de querer venir a poner sus industrias en nuestra ciudad y que bondadosamente cedimos a otras localidades.

El futuro no es mucho más alentador. La falta de una dirigencia política con un claro panorama de cómo moverse en las altas esferas, de saber manejarse políticamente dentro del partido ganando espacio y prestigio para la ciudad que representa, no se logra ni de un día para el otro ni en templos ni parroquias, ni en falsas tribunas de adoradores pagos.

El manejo de una buena comunicación para lograr grandes empresas es el mismo lenguaje que se debe usar cuando un candidato se expresa ante el público, con la certeza de que el mensaje enviado no tiene dobleces ni es para enardecer a sus seguidores e incinerar a los otros.

Sólo de necios es de seguir perseverando en el error. Junín, desde hace años, no tiene políticos probos. Sólo tiene mercaderes en el poder para el beneficio propio.

Pero tampoco tiene un pueblo interesado en los temas cruciales para la ciudad. Ningún ente representativo de la urbe, partido político, gremio, sociedad de fomento, instituto educativo y hasta la misma prensa (la mayoría) hechó punta en el reclamo. Y la pregunta es ¿por qué?

Señor Intendente Municipal de la ciudad de Junín, Pablo Petrecca: “el poder es lo que se hace con el poder”. Su colega y miembro de Cambiemos, el intendente de la ciudad de Bragado, Vicente Gatica, dejó los aumentos de impuestos de lado y en plena crisis económica reactivó el complejo ferroviario Mechitas, con  inversiones de capitales rusos y sueco. Al menos él supo decir: “Si, se puede”. Y lo hizo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS