Junín. martes 21 de mayo de 2019
Semanario de Junín » Locales » 8 may 2019

EDITORIAL

La caricia bienal

En Junín, cuya administración no hace pero copia y obedece, de repente el Intendente salió de la cápsula y empezó a hacer caricias por doquier.


Por:
Semanario

Cada dos años los gobiernos y también los opositores nos hacen una caricia que termina resultando, en la mayoría de los casos, digna de Judas.

Ya sea a poco de las elecciones de Presidente, gobernador o intendente, e incluso en las legislativas, se pone en marcha una maquinaria de la casta política apuntada a generar simpatías propias entre la gente.

Todos lo han practicado y a casi todos han engañado con esta hipócrita forma de escalar hacia un lugar de poder egoico, cuando debieran bregar únicamente por ponerse al servicio de la ciudadanía, porque precisamente de eso se trata.

Cambiemos ha sido en este aspecto lo más parecido a aquellos prestidigitadores que visitaban el lejano oeste y en base a promesas varias dichas de modo creíble, se terminaban quedando con la confianza de la gente viviendo a costa de ellos y dejándolas con las manos vacías a la hora de desaparecer.

Que el gobierno nacional tome ahora medidas que aborrecía cuando desde distintos ámbitos nacionales e internacionales se advertía del caos que estaban generando, muestra que había un plan establecido hasta que “la soga aguante”, pero terminaron aflojándola tarde o ajustándola demasiado.

Del mismo modo, el gobierno provincial, propio de una melange “ideológica” que pone en una olla a oficialistas y “opositores”, empresarios y sindicalistas, trabajadores y Ceo´s, situación que le permitió a María Eugenia Vidal ir surfeando la ola del fracaso, también tuvo que salir a tomar medidas y a realizar caricias bienales como en 2017.

Y de la dura postal de “ninguneo” a los docentes la gobernadora pasó a pedirles “perdón” y entonces la caricia incluyó a consumidores del Bapro, créditos para que las Pymes sigan endeudándose en una crisis de espanto y aumentos a trabajadores estatales con cláusula gatillo para que no pierdan ante la inflación descontrolada que cuando eran oposición tenían resuelta y ahora, dan ganas de gatillarse.

Y en Junín, cuya administración no hace pero copia y obedece, de repente el Intendente salió de la cápsula y empezó a hacer caricias por doquier.

Petrecca despertó del letargo que le advertían la oposición y la propia tropa, mandó a sus funcionarios a escuchar lo que decían los “sin techo” después de darles palos y tenerlos 30 días en la plaza a la intemperie haciéndoles llegar constantes amenazas; él en persona y con el infaltable fotógrafo recibió a algunos empresarios, desempolvó promesas olvidadas, mandó a poner “lindo” el Parque Borchex porque eso lo ve mucha gente que disfruta por allí, una empresa puso bicicletas en el lugar, él puso la cara para la foto, con el dinero del erario pagó micros para que los simpatizantes vayan a alentar a Sarmiento en Banfield, deseó “suerte al Verde” por las redes sociales y mandó a la diputada Laura Ricchini a repartir camperas para los niños de los barrios pobres de la ciudad, sin olvidar de llevar a un fotógrafo y caer en el más patético populismo que siempre denostaron.

Todo sea porque la legisladora, que tendrá que dejar la banca este año, sume puntos para ocupar otro cargo político y no perder el privilegio de tantos funcionarios de este equipo juninense que tendrá el triste privilegio de ser la gestión que menos hizo en un solo período.

Y cuando hace cuatro años la mayoría apostaba a estar mejor y poder subir un escalón en su calidad de vida, esa misma mayoría hoy se reparte en dos grupos: los que empezaron a tener hambre y los que tienen miedo de que les ocurra lo mismo, porque las caricias no llenan la heladera y menos la panza.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS