Junín. lunes 24 de junio de 2019
Semanario de Junín » Locales » 7 jun 2019

TRANSPORTE PUBLICO

Una SUBE bien cargada

Los números ponen en duda la sustentabilidad del sistema de transporte público. Según el estado de ejecución del presupuesto de gastos, hasta el 24 de mayo se le pagaron a la firma ‘8 de Octubre’ un total de $ 7.699.345,80.


Por:
Semanario

Después del furor de la puesta en marcha, allá por el 2 de abril con la visita estelar del presidente de la Nación y la gobernadora bonaerense, llegó el mes de prueba. Durante todo abril, los colectivos fueron “gratuitos”, con la intención que el público se acostumbrara a esta “nueva” forma de trasladarse en Junín.

Desde el 2 de mayo, se implementó la tarjeta SUBE. Con viajes gratuitos para algunos –como estudiantes-, con una tarifa menor para jubilados y un boleto común de 20 pesos para los vecinos comunes.

Pero, ¿cuánto nos costó hasta ahora a los juninenses?

Según el estado de ejecución del presupuesto de gastos del RAFAM (Reforma de la Administración Financiera en el Ámbito Municipal), hasta el 24 de mayo se le pagaron a la empresa 8 de Octubre un total de $ 7.699.345,80. En total, en el área de Movilidad Urbana, se invirtieron $ 10.666.124,80. Una friolera, por apenas dos meses de funcionamiento de colectivos en la ciudad. Ni contar con lo que meses anteriores debió pagarse por la construcción de los refugios, las paradas y la señalética correspondiente.

Estos números vuelven a poner en duda la sustentabilidad de este sistema, con una empresa creada entre gallos y medianoche que hizo rodar a las calles juninenses unidades con más de diez años de antigüedad tras un uso intensivo en Capital Federal, un poco maquilladas para la ocasión de estreno. 

La firma Transporte 8 de Octubre S.A. fue conformada días antes de la licitación realizada por el municipio de Junín para la adjudicación del transporte público de pasajeros, y representa la fusión de otras dos empresas con más de 20 años de experiencia en Buenos Aires: Transportes Automotores Callao (líneas 12 y 124) y Microómnibus Ciudad de Buenos Aires (línea 59).

LO PREVISTO

Desde la Secretaría de Hacienda, se había explicado que el transporte público significaría una erogación de alrededor de 2 millones de pesos mensuales por parte del municipio, cifra que al parecer quedó corta en estos dos primeros meses de rodamiento.

Según explicó en su momento el secretario del área, Ariel Díaz, los fondos se obtendrían de tasas ya existentes, como estacionamiento medido, Publicidad y Propaganda y multas de tránsito. No obstante, es poco factible que se hayan recaudado 10 millones de pesos en estos conceptos, en menos de 60 días, así que es una incógnita saber qué se resignó para derivar estos fondos.

La otra parte del sostén financiero de los colectivos derivaba de la venta de pasajes de la SUBE. Según los últimos datos, la mitad de los pasajeros son estudiantes, y viajan gratis.

Según el presupuesto municipal 2019, para este año se destinaron 21 millones de pesos, o sea que el cálculo daba alrededor de 1.800.000 pesos mensuales que pondría el municipio por mes. Si en dos meses ya gastaron casi la mitad, los juninenses estamos en problemas.

MUCHOS CONFLICTOS

Más allá de los paseítos de rigor para las fotos a bordo de los colectivos locales de diputados y concejales que luego volvieron a la comodidad de sus vehículos particulares u oficiales, no parece haber mucho control desde el municipio sobre las unidades.

De hecho, se produjeron muchos accidentes, hay quejas por demoras y otras dificultades que fueron surgiendo con el paso de los días.

Pero la bomba estalló esta semana, cuando un chofer fue despedido sin explicaciones. El mismo que al inicio de la labor, había sido destacado por un gesto que tuvo con una vecina a la que buscaban por haberse ido del Hospital.

Se trata de un joven de 23 años, con intenciones de tener trabajo en un momento de tanta crisis, angustiado por esta expulsión sin ningún tipo de motivo y que no mereció ni siquiera alguna respuesta de parte de la empresa.

Pero abrió un sinfín de cuestiones menores, desconocidas por la mayoría de los vecinos, sobre el funcionamiento de esta empresa que, al parecer, roza lo irregular en muchos casos.

Además, Jesús Rodríguez –el chofer despedido- no sería el único: en la lista de prescindibles habría otros tres conductores, pero todavía no se hizo público.

Rodríguez, en declaraciones a distintos medios, dijo que la situación de los choferes no es la adecuada: están mal recategorizados (figuran a cargo de traffics y no de colectivos), el sueldo de abril se los pagó el municipio y no tienen obra social. Además, contó que las unidades están rotas, sufren desperfectos en todo momento y los mecánicos son de Capital Federal.

¿QUIÉN PAGÓ?

“En abril trabajamos en negro y firmamos los contratos después. Y de la empresa nos pagaron con cheques, y nos dijeron que nos pagaba la Municipalidad porque durante ese mes era gratuito el viaje”, indicó el joven.

Desde la comuna, enseguida dieron a conocer un comunicado: “El municipio no pagó ningún sueldo a ningún chofer”, expresan, en un texto sin firma responsable.

Al parecer, los gastos observados en la contabilidad oficial le darían la razón a Jesús Rodríguez.

El ex chofer también contó que “nosotros cobramos el cuarto día hábil del mes, deberíamos cobrar los primeros días de junio. Somos empleados de la empresa 8 de Octubre, pero cuando alguno pide algún beneficio nos dicen que depende del municipio. Incluso en los paros nos hacen trabajar”.

Además, aseguró que “no tenemos obra social, figuramos como activos, pero no tenemos obras social, pero en el recibo de sueldo nos viene descontado. No tenemos cobertura”.

CONVENIO Y SUELDO

A la vez, Rodríguez denunció que “estamos en un convenio que no tenemos que estar. Nosotros tenemos que estar en el convenio 460 pero nos pusieron en el convenio 610, que es del transporte de traffic. Cuando uno de los compañeros llamó a la UTA y ahí le dijeron ‘como van a estar en ese convenio’ y le informaron que tenemos que estar en el 460, entre 32 o 33 mil de sueldo más los plus. Y eso no lo tenemos. Sería un sueldo de 32 más el plus nocturno y más el manejo de la SUBE”.

Sin embargo, “en el sueldo de abril nos pagaron 23 mil y  hemos trabajado horas extras y no nos pagaron. Estábamos todos contentos porque íbamos a cobrar más y yo cobré $ 23.400”, aseguró.

LA CGT PRESENTE

Ante esta situación, desde la CGT que conduce el camionero Miguel Gauna se prometió asistencia a los trabajadores que están sin representación gremial.

“Acá no existe ministerio de Trabajo ni otra instancia para que la gente se manifieste, porque la precariedad en el trabajo avanza a pasos agigantados y nadie hace nada por mejorar a la clase trabajadora", dijo el dirigente.

En ese marco, Gauna contó que “recibimos reclamos de los choferes de colectivos que nunca se habían acercado. Nos llamaron para ver si los podemos representar porque están desprotegidos sin obra social, sin seguros, sin ART. Es un desastre lo que está ocurriendo con esta gente que ha quedado prácticamente abandonada".

En teoría, el gremio natural de los colectiveros debe ser la Unión Tranviarios Automotor que tuvo sede durante años en calle Borges -barrio Belgrano-, pero actualmente no está funcionando, por lo que los colectiveros decidieron acercarse a la CGT previo tomar contacto con dirigentes sindicales enrolados en la Regional Junín de calle Colón. "Nosotros vamos a hacer respetar los derechos de los trabajadores", advirtió Miguel Gauna.

DESPIDOS Y ROTURAS

En esta cotidianeidad que se vive en la empresa porteña 8 de Octubre, también se observó que hay inspectores y mecánicos procedentes de Capital, según confirmó el chofer despedido Jesús Rodríguez. “Ahora supuestamente van a echar a tres choferes más de Junín y ya hay tres choferes de Buenos Aires que están en la línea roja y los van variando”, adelantó.

Además, contó que “los colectivos están destrozados, se rompen todo el tiempo. Yo ahora andaba en el 11, tenía que apretar mucho el freno, las puertas por ahí no cerraban, saltaban los fusibles, por ahí cuando frenaba el volante pegaba tirones. Le hemos dicho muchas veces al mecánico. A mí se me rompió hace algunos días, y estuve esperando 1 hora hasta que llegó y me dijo: ´ustedes son unos negros de mierda que los rompen´ y me desconectó la calefacción”.

MÁS ‘EXPLICACIONES’

Ante la difusión que tuvieron las palabras del chofer, en un comunicado anónimo el municipio se “lavó las manos” y explicó que “se trata de la determinación de una empresa privada y como tal, según la ley de contratos de trabajo, los empleados nuevos tienen tres meses de prueba y luego el contrato se efectiviza o no de acuerdo a si cumplen las expectativas o no".

Lejos quedaron los momentos en que el municipio seleccionaba al personal a través de convocatorias públicas, o el Intendente se fotografiaba con los conductores, destacando la toma de mano de obra local.

En forma misteriosa, las autoridades también hablaron de “en este caso, no se puede dejar trabajando a alguien que puede llegar a poner en riesgo la vida de las personas", mientras agregaron: “La empresa mantiene el puesto laboral y va a tomar a otro chofer".

Mientras tanto, como siempre pasa en momentos difíciles, no hay funcionarios para la “foto”. Eso solo se reserva para las que se creen ganadas y lo del transporte público se está complicando.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 1 DE JUNIO 2019 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS