Junín. lunes 24 de junio de 2019
Semanario de Junín » Locales » 8 jun 2019

EDITORIAL

Negar y seguir

Seguir considerando que la negación podrá suplantarse con un pensamiento mágico, es lo que nos ha llevado a este estado de cosas


Por:
Semanario

La negación aparece muchas veces como una salvaguarda a nuestros intereses, nos permite mantener creencias aunque sean erróneas y seguir sumergidos en una zona que –cada vez- se torna menos confortable.

Mientras que para la mayoría de las teorías de la tradición filosófica la proposición negativa es una construcción del discurso humano cuya única conexión con la realidad consiste en la constatación de diferencias, ausencias o incluso hechos negativos, en la tradición de la filosofía de Hegel la negación estaría vinculada a cierta facultad destructiva ejercida por un sujeto.

Se trataría de algo así como el "trabajo que supone la negación", que es vista como la condición de posibilidad tanto de la crítica teórica como de la capacidad transformadora del mundo histórico-político y es unida así al concepto de libertad.

Hoy, una parte de la sociedad pareciera estar buscando cobijo en la negación y ante esta afirmación podría incluso parecer que la grieta se cierra, ya que afecta a ambos lados de las veredas.

Queremos escuchar más las “voces amigas” que nos permitan creer que caminamos por un sendero seguro, cuando en verdad la seguridad no existe.

Y es entonces cuando los discursos políticos y la opinión publicada, se meten en el devenir comunitario y se habla entonces de  actitudes "negativas" que "en nada contribuyen" a cumplir con determinada tarea o a alcanzar un fin propuesto, así como de "sucesos" o "hechos negativos", en el sentido de grupos que se oponen a nuestros planes, expectativas o esperanzas. Aquí la negación adquiere una valoración que la asimila a algo malo o al mal. Tal vez a un “pecado” de esos que se ha intentado acumular desde la culturización infantil.

Mientras tanto, lo positivo es asociado con lo constructivo, lo creativo, lo armónico y lo vivo; lo negativo viene unido a lo nefasto, a lo aniquilador y a la muerte. Parecería que lo positivo nos conduce por el camino de la verdad y la justicia, mientras que lo negativo nos aparta de la senda correcta.

Y de esas herramientas hoy se apropia el oficialismo para intentar escapar de lo que aparece como una administración desprolija que en casi cuatro años (ya casi cuatro años), terminará con un déficit de mantenimiento y nuevas obras, como nunca se ha visto en Junín.

Y en esa negación también se escudan quienes creen que por no padecer los embates de un gobierno insensible hasta la médula, les irá mejor en un futuro que sólo asegura más penurias que no debieran ser negadas.

Y en estas reflexiones lanzamos una advertencia y es que “el periodismo es singularmente crítico, porque de lo contrario se transformaría en propaganda”.

Seguir considerando que la negación podrá suplantarse con un pensamiento mágico, es lo que nos ha llevado a este estado de cosas, donde pareciera que el sometimiento resulta un valor y el reclamo de libertad un desprestigio.

Porque la subversión de los valores ha sido en este tiempo una de las mayores pérdidas que ha sufrido una comunidad cuyo mayor pecado resultaría ser la insensibilidad.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS