Junín. lunes 24 de junio de 2019
Semanario de Junín » Locales » 11 jun 2019

EX VIVERO MUNICIPAL

Tala indiscriminada y mentiras municipales

Vecinos aseguran que realizaron las denuncias en varias oportunidades, pero el municipio no toma medidas de prevención. Se llevan como leña ejemplares añejos y de especies poco comunes. Testimonio gráfico y audiovisual.


Por:
Semanario

Con gran preocupación, vecinos hicieron llegar a SEMANARIO documentos gráficos sobre la tala indiscriminada y sin ningún tipo de control que se está llevando a cabo en el Paseo Ecológico, por parte de particulares que llegan hasta el lugar y cortan árboles para transformarlos en leña para la venta.

A pesar de las reiteradas denuncias elevadas ante el municipio, solicitando presencia policial o medidas de prevención para frenar estas prácticas, nunca tuvieron respuesta. Y el desfile de podadores continúa en forma permanente.

Pero lo más grave es que en las últimas horas, con total desparpajo y descaro, un funcionario del área de Producción del municipio salió por medios oficialistas a desmentir un hecho repetido del que los vecinos son testigos directos. Y además, acreditados sus dichos por testimonios gráficos elocuentes que este medio se encargó de corroborar. Los que deberían cuidar el patrimonio de todos, son cómplices directos de esta barbarie que se está cometiendo con un sector privilegiado de la comunidad, donde embellecen el paisaje especies centenarias, hoy transformadas en leña por la ineficacia de las autoridades municipales.

EL LUGAR

En este predio, donde antes funcionó el Vivero Municipal, con ingreso por la Ruta 188, próximo al aeroparque y donde además funciona la Escuela de Educación Secundaria Agraria, existe una verdadera reliquia ambiental, compuesta por árboles de las más diversas especies nucleados en grupos.

Hace unos años, allá por el 2014, el anterior gobierno municipal había anunciado que se iban a desmontar casi 6 hectáreas de especies de árboles centenarios para poder extender el Parque Industrial. El tema originó una gran polémica, pero luego quedó en el olvido: nunca se confirmó si esta destrucción masiva se llevó a cabo.

Ahora, si bien no se promueven acciones similares desde la administración petrequista, hay un claro desinterés por la preservación de este Paseo Ecológico, hace muchos años un lugar bello de recreación para los juninenses, de una riqueza inigualable.

A pesar de las denuncias radicadas por los vecinos, no se toman medidas de prevención y mucho menos se sanciona a los depredadores, aunque está en juego un patrimonio juninense de inmenso valor. Es más, con las últimas declaraciones de un funcionario de segunda línea, Matías Senigagliesi, que salió a desmentir con una foto de un árbol seco que existieran maniobras de tala indiscriminada, se perdieron las esperanzas de los vecinos de que el municipio cumpla con su deber de control y sanción ante este tipo de delito ambiental.

LA MASACRE

“Es impresionante ver cómo talan árboles y los cargan a camionetas. Nosotros hemos visto estas maniobras y además después publican en  Facebook la venta de la leña”, dijo María, una vecina que se comunicó con SEMANARIO.

Según contó, “el año pasado ya había algunas talas de árboles, pero ahora al iniciarse el frío, están destruyendo árboles muy grandes, ya no son ramitas las que se llevan”.

“En el Paseo Ecológico, del camino principal a la derecha hacia el Parque Industrial, al fondo de la escuela y doblando a la izquierda, hay árboles cortados. En las fotos puede notarse muy bien que eran ejemplares de excelente estado”, explicó la mujer.

ESTADO DE ABANDONO

No sólo preocupa esta práctica delictiva no controlada por el municipio. Además, causa escozor el estado de abandono al que esta gestión municipal ha sometido al ex Vivero.

“Había tarros de residuos, por ejemplo, para la gente que va a pasar tardes al lugar, que sacaron y nunca más repusieron. La parte que corresponde al Paseo, que no es lo mismo que la Escuela Agraria que funciona en el predio, está descuidada y abandonada”, a pesar que se trata de un lugar maravilloso, único por su belleza arbórea, ideal para la recreación de las tardes, con caminos sinuosos y un escenario natural único.

Cuando empezaron el año pasado con el corte de árboles, los vecinos se encargaron cada vez que era detectado un movimiento de llamar a la policía, que llegaba al lugar y corría a los depredadores. Pero nunca pasó más que eso. El municipio nunca puso una especie de control. Y desmienten, además, que haya gente con motosierras destruyendo el patrimonio de todos.

Además de hacer reclamos en la Municipalidad en varias ocasiones, el caso también fue presentado ante la Defensoría del Pueblo local, a cargo de Clara Bozzano, para que intervengan en forma urgente. Demás está decir que todavía nadie hizo nada.

Sólo hubo un intento de solidaridad de parte del bloque de concejales Peronismo Juninense, de Lautaro Mazzutti y Maia Leiva, presentando un pedido de informes al Ejecutivo para que se rinda cuentas sobre las medidas de protección que se toman desde el municipio respecto a esta reserva ecológica de la ciudad.

NIEGA, NIEGA… QUE ALGO SE SALVARÁ

El municipio eligió un medio periodístico afín para la desmentida de la situación, de la que hay testimonios gráficos y fílmicos incuestionables. El ingeniero Matías Senigagliesi, funcionario de la subsecretaría de Producción y coordinador del Parque Industrial de Junín, desestimó la denuncia e invitó a que “la ciudadanía se acerque al lugar y vea” el estado en el que se encuentra ese espacio público. Parece que es él quien nunca anduvo cerca del lugar. Mañana, en la edición impresa de Semanario, un informe completo.

Según dijo al respecto, para el encargado del Parque Industrial lo que pasó fue que “una persona cortó leña de una planta vieja que estaba caída por una tormenta. Y también se hizo leña de unas ramas que habían quedado sin levantar. Inclusive hubo gente que hasta hizo un asado ahí. Pero que haya habido una tala no, no pasó eso”, declaró Senigagliesi.

¿Un asado? Terrible. No aclares que oscurece.

No puede saberse si es falta de voluntad en el cumplimiento de la función pública, pura negligencia o hay algún interés oculto como para salir a desmentir que esté existiendo una tala indiscriminada en el Paseo Ecológico. Un lugar del que deberían ser guardianes, pero les gusta más la exposición mediática y “desmentir”. Es más fácil.

Es posible que los vecinos lleguen a la Justicia con este reclamo, como verdaderos cuidadores e interesados en preservar el espacio público. Y este señor, su jefe Daniel Coria y el máximo responsable de la ciudad, el intendente Petrecca, deberán dar cuenta por qué no cumplieron con su compromiso de funcionarios públicos e hicieron lo que debían para cuidar este patrimonio tan valioso de la ciudad.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 1 DE JUNIO 2019 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS