Junín. jueves 05 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 1 ago 2019

PETRECCA NO SE ANIMÓ A LA ENTREVISTA

El Patrón no quiere preguntas

Invitado por SEMANARIO a la ronda de entrevistas a los precandidatos a intendente, desde el entorno de Pablo Petrecca condicionaron el encuentro a que se publicara una desmentida de la nota sobre la fastuosa “Casa de PaPel” que adquirió y refaccionó el año pasado. La obsesión por la careta, de un funcionario que le hará pagar su campaña reeleccionaria a todos los juninenses.


Por:
Semanario

El intendente Pablo Petrecca está a punto de terminar su mandato y nunca se animó a ser entrevistado por SEMANARIO, y casi desde sus inicios como alcalde prefirió demonizar a este medio de comunicación con el objetivo de ponerlo de la vereda de enfrente de sus pretensiones de poder.

Un poder que estuvo mediáticamente blindado merced a la billetera de todos los juninenses que mes a mes, a través del pago de sus tasas, son parte de la “vaquita” que la municipalidad luego repartirá con sus medios amigos para no contestar preguntas, dar sólo respuestas cómodas, y creyendo que la pauta publicitaria prebendaria le da algún privilegio, llamará a sus beneficiados cada vez que algo no le guste.

Un juego perverso en el que SEMANARIO prefirió no participar, al igual que algunos otros comunicadores de los que se consideran “medios chicos” locales, pero que sin dudas a la hora de las estadísticas tienen más presencia en la sociedad que los “dinosaurios” que por tradición estarían consolidados.

Sin embargo, una vez más SEMANARIO invitó a Pablo Petrecca como precandidato a expresarse en nuestras páginas a través de una entrevista solicitada a su asesor de confianza Aníbal Díaz, quien sería el verdadero hacedor de las comunicaciones del jefe comunal y quien se relaciona con los medios de comunicación para filtrar informaciones negativas para la gestión y que permitan demostrar la pobre tarea que este equipo, falto de talento, estuvo realizando en casi cuatro años.

Sorpresivamente, Díaz manifestó que podría encaminarse dicho encuentro y recomponer relaciones con el Intendente, a cambio de que SEMANARIO publicara una desmentida de la nota publicada en marzo del año pasado donde daba cuenta de la fastuosidad y banalidad que mostraba Petrecca ante los vecinos, adquiriendo una casa en uno de los barrios más caros de Junín y haciendo refacciones dignas de una mansión, cuando la economía ya mostraba signos de derrumbe y la gobernadora María Eugenia Vidal pedía a su gente “muestras de humildad”.

Algo a lo que este medio se negó, por lo que terminó –una vez más- el breve diálogo.

En ese marco, el intendente, a dos años de asumido como tal, mostraba un despilfarro de placeres propios de una estrella de Hollywood y no de un funcionario al servicio de la gente.

Ostentosos cuartos con vestidor, aires acondicionados por doquier, jacuzzi y ducha escocesa, pileta de natación, más baños que gente, sótano acondicionado para proyectar películas, entre otras veleidades, además de una permanente custodia policial que hoy prosigue aunque sin patrulleros en la puerta.

Situación ésta que le molestó a Petrecca, debido no solo a que la información fue tomada y ampliada por otros medios provinciales y nacionales, sino además por el reto que recibió por parte de sus socios políticos, tanto de nación y provincia, por la exposición mediática negativa que había conseguido.

La Casa de Papel: detalles de la mansión a puro lujo del intendente Pablo Petrecca

La obsesión de Petrecca por salir de ese atolladero en el cual su soberbia lo ubicó, fue tal que comenzó a peregrinar por los diarios, radios y canales de tv locales, negando la situación con laberínticas explicaciones, aunque nunca hizo algo simple: abrir las puertas de su casa para mostrarla.

Quedó demostrado entonces que hasta el día de hoy el candidato que intenta seducir a los juninenses por un nuevo período, quiere limpiar aquella mancha sin prestar atención a los consistentes yerros como administrador, que son propios de su magra gestión.

POLÍTICA DE PATRÓN

Mucho se ha criticado en todos los niveles esta política de “CEO’s” que utilizan los funcionarios de Cambiemos, creídos en que el Estado es una entidad privada.

Por ese motivo no conciben que se critique su tarea y para ello saben que la mejor dominación se consigue a partir de la pauta publicitaria.

Es por ese motivo que Petrecca se maneja como un gerente o tal vez mejor identificado con un “Patrón” a la hora de administrar los bienes de “todos” (una vez más: “todos”) los habitantes de Junín.

Y ha quedado demostrado que el Patrón no acepta preguntas porque sabe que muchas de ellas lo incomodarán y no son precisamente las referidas a sus bienes personales y suntuarios, sino estrictamente a las que tienen que ver con su mandato, el cual debió ser a favor (una vez más) de “todos” y no de algunos sectores utilizados con fines electoralistas y reeleccionarios.

Hubiera sido interesante para mucha gente enterarse porqué dejó 50 millones de pesos sin utilizar del ejercicio anterior, cuando las salitas de atención de la salud están en modo calamitoso o porqué la inseguridad creció en las afueras del centro y en los pueblos olvidados. Saber por qué nunca hubo un programa de viviendas, un plan de desarrollo integral, una reunión con el colectivo feminista. Porque nunca acompañó codo a codo a comerciantes, industriales y trabajadores angustiados por la demoledora situación económica y siempre se embanderó con quienes le dieron el poder del marketing para llegar al poder.

Sin embargo, y como buen Patrón, Petrecca optó por no dar explicaciones sino excusas, las cuales han sido escuchadas obedientemente en este tiempo, incluso por dirigentes de entidades que prefirieron compartir la foto antes que defender a sus representados.

También los funcionarios municipales han sido silenciados antes o después de hablar con SEMANARIO, salvo algunos a los que nos les importa semejante cerco mediático y eligen el camino de la dignidad en la función pública y no el salario salvador de la teta del Estado.

PONIENDO ESTABA

Pero el silencio a la requisitoria del Patrón cuesta un dinero que lo pagan todos los juninenses, le guste o no a Petrecca y su cohorte de funcionarios, amigos y parientes.

En el mes de junio, la Municipalidad gastó poco más de medio millón de pesos en publicidad destinada a los medios afines para dejar sin efecto cualquier tipo de crítica que pudiera empañar la “gestión de la careta”.

De ese monto, casi el 90% se lo repartieron entre el Obispado de Luján con el diario La Verdad (gráfica y web) y Radio Junín, más la editorial Democracia (gráfica, web y Telejunín)

Pero acuciado por las encuestas que le daban por perdida la intendencia en las PASO, ahora en el mes de julio Petrecca repartió un 35% más de pauta publicitaria y otro tanto para agosto que, incluso, facturó por adelantado según consta en la página de gastos de la municipalidad.

Entonces, los 563.000 pesos de gastos de publicidad se transformaron en 747.000 pesos para julio y otro tanto para agosto, demostrando que la campaña del precandidato tendrá casi 200.000 pesos más aportados por todos y cada uno de los juninenses que les guste o no “Juntos por el Cambio” (ex Cambiemos), igualmente bancarán sus gastos publicitarios pagándole por ejemplo: unos 148.000 pesos a Junín TV, otros 261.000 pesos a La Verdad y Radio Junín, mientras que  Democracia con Telejunín rondarán los 170.000 pesos. El resto se compone de otros espacios de difusión locales más pequeños.

Aunque también cuentan los 40.000 pesos para la web de la Revista La Tecla, cuya edición en papel es entregada gratuitamente por SEMANARIO, y aparecen pagados otros 15.000 pesos para una empresa de encuestas llamada Green Consult que ha sido vinculada con el pope del marketing electoral PRO, Jaime Durán Barba.

Por lo que con semejante bolsa navideña, quién podría hacerle preguntas difíciles a Papá Noel.

La Casa de PaPel

En marzo de 2018 una noticia publicada por SEMANARIO sacudió la modorra de la política juninense cuando se conocieron detalles de la fastuosa casa que estaba refaccionando el Intendente municipal Pablo Petrecca en uno de los barrios más “paquetes” de la ciudad y adonde se mudaría un mes más tarde.

En medio del pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal a sus intendentes para que dieran una imagen de austeridad, se filtraban datos de la millonaria inversión realizada por el líder PRO en Junín a sólo dos años de haber llegado al poder.

Posteriormente, la fiscal Vanina Lisazo se encargaría de abrir una investigación sobre las licitaciones de obras municipales ganadas por la empresa de David Mingrino, ligado a la iglesia de la familia Petrecca y amigo íntimo de su padre.

A pesar del silencio cómplice del periodismo local, numerosos medios provinciales y nacionales se hicieron eco de la investigación de SEMANARIO e incluso ampliaron las noticias, como el caso del portal Real Politik que prefirió hablar de una “mansión de 14 millones de pesos (con un dólar de $20)” y un informe donde daban cuenta de que el jefe comunal no había sacado créditos para ello.

Pablo Petrecca intentó negar la información dada a conocer por SEMANARIO y recorrió medios de comunicación amigos, en gráfica, radio y televisión. Pero nunca abrió las puertas de su casa para dar una muestra de transparencia contundente, actitud que no hizo más que dar certeza de que los datos aportados por SEMANARIO eran reales.

Asimismo, blindó la información municipal, nunca dio una entrevista a este medio y también se lo prohibió a sus funcionarios, a quienes en forma constante perseguía (y persigue) por ese motivo.

Mediante golpes de efectos variados, a partir de ese momento el Intendente intentó mejorar su imagen pero una sucesión de hechos desafortunados respecto a su gestión hicieron que fuera perdiendo la confianza de los vecinos, situación que tuvo su corolario con la intensa silbatina que recibió al presentarse ante la gente en el último cumpleaños de nuestra ciudad.

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS