Junín. jueves 22 de agosto de 2019
Semanario de Junín » Locales » 2 ago 2019

EDITORIAL

Cuando el periodismo molesta y suma

Seguiremos sumando con nuestra tarea, por más que seamos la “agenda amarga” con la que se atragantan quienes tienen responsabilidad y no la cumplen.


Por:
Semanario

El director de SEMANARIO ha sido amenazado de muerte (tres veces en un mes) y la justicia ya actúa para identificar al o los responsables.

Y aunque pretendamos que sea la última escalada violenta, se sabe que vivimos épocas de contradicciones, a tal punto que los que hacen las cosas mal intentan deshacerse de su propia irresponsabilidad acusando al mensajero.

Desde nuestras páginas hemos insistido acerca de que el concepto de periodismo se basa en inquietar a la comunidad haciéndole saber las cosas que algunos no quieren que se sepan, y que no existe el periodismo complaciente. En ese caso se trataría de publicidad.

SEMANARIO no es víctima ni victimario, cumplimos nuestro rol y en el balance podemos sentirnos plenos sabiendo que en estos pocos años de vida sumamos acciones que sirvieron para apuntalar beneficios para todos los juninenses.

Acciones que se gestaron en el plano político, pero también en lo social, lo comunitario, la educación, la seguridad, la vivienda y la vulnerabilidad donde está la voz de los más débiles.

Y hoy, cuando la campaña electoral se torna virulenta, con personajes que, tanto en la calle como desde el anonimato en las redes sociales, pretenden ensuciar trapos que no pueden limpiar en su propia historia, es cuando el periodismo local adquiere protagonismo y la credibilidad se acrecienta mirando hacia atrás con el dulce sabor de entender que cuanto más duro se hace el camino, más nos fortalecemos.

Junto a un puñadito de medios de comunicación de la ciudad hemos formado parte de la crítica a una gestión encabezada por un “influencer” más que un intendente, ocupado desde los inicios de su administración a hacerse famoso a través de las redes sociales y que encuentra precisamente en el ámbito digital su principal terreno de influencia.

Una gestión quejosa de la prensa libre, que hasta incluso ha utilizado a los fieles de la iglesia emparentada con su líder para sumarlos a campañas sucias contra quienes los critican.

Y sin embargo, no reconocen que esa crítica les permitió seguir una agenda que nunca tuvieron, advertir proyectos que jamás imaginaron y hasta incluso copiar programas de otros sólo por haberlos leído en la prensa y estar en campaña.

Si Pablo Petrecca y su equipo hubiesen trabajado estos tres años y medio como lo hicieron en los últimos 40 días, los juninenses tendrían el distrito que prometió en la campaña 2015 y no cumplió ni por asomo.

Sin embargo, y aunque nunca lo reconozca -quienes saben reconocer son los hacedores y no los arrogantes- fue el periodismo crítico el que despabiló a la gestión dormida.

La crítica a los pastizales y abandono de la pista de atletismo es clara muestra de esto, con la puesta en marcha reciente del espacio atlético finalizado.

La insistencia sobre el reasfaltado de la Circunvalación y la “re insistencia” sobre el camino al balneario contando cada bache, cada peligro y cada inacción, hizo que hoy estén las máquinas trabajando. Incluso la puesta en marcha del transporte público fue un permanente presionar de la prensa exigiendo resultados a una comuna de reflejos tardíos.

Los chacareros embarrados ahora pueden ver algunas máquinas sobre los caminos rurales cuando antes no las había.

Los clubes ya pueden cambiar sus lamparitas. Y hasta la Acción Social del municipio ha salido a colaborar con los más pobres.

El espigón del parque natural ya tiene presupuesto para su ejecución y las 25 viviendas en cuatro años intentarán terminarse y pronto se inaugurarán las obras de desagüe porque son tiempos de llevar la cinta en el bolsillo.

De todos modos “El Señor de las Promesas” encuentra allí (en el futuro) su mejor perfil y junto a algunos de sus fieles laderos sigue respondiendo con el oráculo a las diversas carencias.

Ya habrá tiempo para las deplorables salitas de atención de la salud, la mugre en las calles, las barriadas intransitables, el agua contaminada, las fumigaciones odiosas, las talas indiscriminadas, la terminal anclada en los humedales, el reciclado de residuos, la planta de líquidos cloacales y todo aquello que la comunidad requiera.

Por lo que junto a otros poquísimos medios de comunicación  seguiremos sumando con nuestra tarea, por más que seamos la “agenda amarga” con la que se atragantan quienes tienen responsabilidad y no la cumplen.

Las amenazas son solamente la reacción desmesurada de las acciones de una prensa crítica, y frente a ellas, anteponemos a la Justicia.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS