Junín. jueves 05 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 6 ago 2019

Conmovedora carta

“Que el dolor no sea moneda corriente en la vida de inocentes”

Hace casi tres años, Valeria Moravito y su hija de dos años murieron tras chocar contra la camioneta de un conductor alcoholizado. La mujer estaba embarazada de siete meses. El martes próximo comienza el juicio oral en los Tribunales de Junín. La conmovedora carta de familiares y amigos.


El viernes 2 de septiembre de 2016, cerca de las 20.30, Valeria Moravito (34) –contadora y catequista-, circulaba por su carril de la RP 65, con el cinturón de seguridad puesto, rumbo a su casa en Arribeños, luego de haber pasado el día en General Arenales. En el asiento de atrás del Peugeot 207 Compact -patente JBP-489-, sentada en su butaca y atada con el cinturón, iba Clara, su hija de dos años y tres meses. Faltaban tres meses para el nacimiento de Inés, la segunda hija de la pareja que había formado 12 años atrás con Hugo Martínez.

En sentido contrario, circulaba una camioneta Ford F100 roja, patente KXP-348, equipada para transitar inclusive por vías férreas (con la inscripción "Belgrano Cargas y Logística" en su carrocería), al mando del juninense Abel Daniel Lucero, de 57 años. A 7 kilómetros de la rotonda con la Ruta 50, chocó contra ellas de costado. Valeria, Clara e Inés murieron en el acto. El conductor tenía casi tres veces más de alcohol (1,6) en sangre que lo permitido.

La fiscal Vanina Lisazo, titular de la UFIJ Nº 1, consideró que se trató de un “homicidio con dolo eventual” (significa que el conductor tuvo que haberse representado que con esa acción podía ocasionar una muerte) y pidió su detención, que se hizo efectiva en marzo de 2017, cuando el acusado transitaba por el barrio 11 de Julio, de Junín (foto abajo).

Pero la Jueza de Garantías, Marisa Muñoz Saggese, cambió la calificación a “Homicidio Culposo” (es decir, un triple homicidio que ocurrió por una negligencia), en línea con la posición del abogado defensor Darío De Ciervo.

El conductor, entonces, quedó en libertad. Y es por eso que pocos días antes de que el TOC Nº 1 de Junín comience a juzgar al acusado, amigos y familiares de las víctimas publicaron esta conmovedora carta:

Por ellas

Ella era nuestra amiga. Hermana, esposa, mamá y estaba a punto de serlo nuevamente, pero la imprudencia de un hombre alcoholizado hizo que todo lo que era, dejara de ser.

Hoy después de 3 años, SÍ, después de 3 años, sale su juicio. Juicio que llevó todo este tiempo porque el responsable de su muerte, no sólo no se hizo cargo en aquel momento, sino que usó todos los medios legales para retrasarlo y dilatarlo.

Esa tarde del 02 de septiembre si no hubiese sido por personas que intervinieron el responsable de este tragedia se hubiera ido del lugar de los hechos; dejándolas ahí tiradas; ella embarazada de 7 meses y su hijita de solo 2 añitos.

Sabemos que nada va a cambiar el daño que provocó ni devolver la vida a esos tres maravillosos seres; pero dentro del dolor que nos acompaña todos los días queremos y exigimos que el responsable; que aún sigue libre, cumpla su condena y con ello pague por su delito.

Hoy nuestro pedido es simple, es el pedido de todo aquel que perdió injustamente a alguien, es un pedido sencillo pero difícil de conseguir. Pedimos JUSTICIA, sólo eso.

Que injusto es que tengamos que pedirla ¿no? Y más injusto aún es que sucedan estas cosas.

Queremos que esta carta se haga viral. Lo hacemos porque tenemos el apoyo incondicional de miles de personas que están cansadas de que sigan pasando estos actos injustos y que todo quede en el olvido.

Si nos preguntan si creemos en la justicia queremos decir que SÍ. ¡Gracias a la fiscal de la causa por defenderlas!... por ser su voz este 13 de agosto a partir de las 10:00 horas en el juicio oral en los tribunales de Junín.

Si nos preguntan si la extrañamos decimos SÍ, pero nos faltan ellas.

Si nos preguntan qué pretendemos con todo esto… hacer mucho ruido… que retumbe y que este ruido perfore para que nunca más dejen de escucharlo… que haga eco en cada uno de los que matan impunemente.

Necesitamos prudencia, responsabilidad, basta de víctimas, basta de familias destrozadas.

Que cada uno pague sus deudas con la justicia y que el dolor no sea moneda corriente en la vida de los inocentes.

Que nunca más haya que pedir justicia por vidas que no volverán ni para aplacar el dolor que nunca dejarán de sentir quienes amaron a esas vidas.

Justicia para Valeria, Clarita y su hermanita aún por nacer.

Sumate a este pedido para que nadie, nunca más, tenga que pasar por esto.

Acompañanos con tu firma para que el culpable pague y ellas puedan descansar en paz.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS