Junín. jueves 05 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 12 ago 2019

Urnas 2019

Una respuesta de los jóvenes a los que no les gusta usar el traje gris

Ya no importará si el próximo 21 de septiembre, Petrecca se disfrazará de punk y tocará Heavy Metal en un escenario montado en el parque natural de la laguna, importa que la juventud tuvo la paciencia y la sapiencia de dirigir su voto para torcer el propio destino.


Quienes tengan la responsabilidad de conducir la administración juninense a partir de diciembre, tendrán que prestar demasiada atención a la segura oleada de jóvenes que ayer puso su voto en rechazo al traje gris con que la gestión de Pablo Petrecca intentó vestir a todos en el distrito.

Fueron los sub 25 los que reclamaron a través del voto un cambio de actitud para una comunidad en general acostumbrada desde su origen a la insensibilidad fortinera, a la obediencia al regimiento y a la sombra de la cruz.

Y paradójicamente quienes quisieron hacer de las redes sociales su reducto para ganar votos, los terminaron perdiendo tanto en lo virtual, pero más aún en lo real, en lo palpable.

Varios son los ámbitos en los cuales la frustración se vio manifestada en esta franja etaria que la mayoría de la clase política prefiere dejar olvidada pero empezarán a considerar.

Y particularmente en Junín, la administración actual basada en un dogmatismo recalcitrante tuvo allí su talón de Aquiles.

Ya no importa si el próximo 21 de septiembre, Petrecca se disfrazará de punk y tocará Heavy Metal en un escenario montado en el parque natural de la laguna, importa que la juventud juninense no quiso vestir el traje gris que le quisieron hacer usar y tuvieron la paciencia y la sapiencia de dirigir su voto para torcer el propio destino.

Fue el voto cantado por parte de la ciudad de universitarios que buscan respuesta a todo, desde lo más básico a lo más complejo.

De los jóvenes laburantes que quieren cumplir y que les cumplan, sin estar pendientes del telegrama de despido más que de ahorrar un manguito.

Del colectivo feminista hastiado de machirulos cotidianos que bastardean, golpean y asesinan a esas mujeres a las que sólo les ofrecieron un banco en la plaza.

Rechazo a una ciudad custodiada pero insegura, con funcionarios incompetentes a la hora de abocarse a dar solución efectiva a los temas de raíz y que prefirieron dar golpes de efecto dignos de una mala comedia hollywoodense.

Secuestradores de motos dejando a pata a los que no pagaron la patente, pero sin poder recuperar los rodados que efectivamente habían sido robados.

Jodiendo a los pibes y no cuidándolos, poniéndolos de prepo en un redil absurdo.

Usando el municipio para castigar y no para contener.

Una gestión pusilánime que no quería papeles en el piso ni consignas políticas en las paredes, ni fiestas, ni pañuelos de colores.

Un municipio de puertas cerradas y con cordón policial ante cada manifestación popular que recorriera las calles reclamando por el bien de todos.

La libertad, es la ausencia de miedos y bienvenidos los jóvenes que no temieron y mostraron su rechazo en las urnas.

Jóvenes en muchos casos sin memoria y que por eso mismo podrán hacer un aporte efectivo para terminar con la grieta, con los dogmas, con las creencias uniformes y los trajes grises para todos.

Un verdadero ejemplo de libertad, en medio de una comunidad que parecía estar aferrada al rebaño y sin embargo pudo tomar una bocanada de aire fresco.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS