Junín. lunes 21 de septiembre de 2020
Semanario de Junín » Locales » 23 ago 2019

Pobreza marginal

Siguen abriendo merenderos en los barrios por la crisis social

En el barrio FONAVI 144 comenzó a funcionar un merendero la semana pasada, de la mano de la batucada “Escándalo”, y continúan las tareas del ubicado en Cichero y Pringles, que fue inaugurado en junio.


En toda la ciudad se multiplican estas manos solidarias, para tratar de compensar tanta miseria y tanto abandono. La crisis, los tarifazos, la falta de trabajo, los aumentos constantes de productos de la canasta básica… todo se conjuga para que haya cada vez más gente con necesidades insatisfechas, que alcanzan a comer apenas una vez al día en sus casas.

Por eso, mientras los chicos reciben su porción en la escuela, van luego turnando presencias en comedores y merenderos y llegar a la  noche con algo más que una taza de mate cocido en la panza.

Según el último relevamiento que había realizado a principios de año la Agrupación Don Ito, en la ciudad funcionan 21 merenderos y comedores comunitarios, que asisten a alrededor de mil chicos. Es posible que estas cifras hayan aumentado en estos últimos meses transcurridos.

 

EN EL FONAVI 144

En este contexto, la semana pasada dio inicio el trabajo de un merendero en el barrio FONAVI 144, de la mano de la batucada Escándalo, que realiza un destacado trabajo social incluyendo también la zona de los barrios Soberanía Nacional, UOCRA, Canillitas y Libertad.

El merendero funciona en una vivienda particular. "Desde 5 años a 15 años, los chicos integran la batucada, saliendo de la calle y ahora estamos también haciendo un salón, pero ahora lanzamos el merendero", dijo en declaraciones periodísticas Oscar Farías, a cargo de los emprendimientos junto a Hugo y Daniela Suárez.

"En el barrio FONAVI 144 hay familias que viven hacinadas porque se van agrandando cuando llegan los yernos, las nueras y también hay mamás solteras. En un departamento terminan conviviendo dos o tres familias. Ese hacinamiento es como consecuencia de la crisis habitacional que existe en Junín", señaló el dirigente político y barrial.

"A través de la música, la percusión, los chicos se van acercando, algunos a mirar y después se van integrando. Los vecinos inclusive donan dinero para confeccionar las prendas”, explicó sobre la batucada. De ahí a compartir el merendero, sólo queda un paso.

 

LOS CHIQUITINES

Por otra parte, en junio había abierto el último merendero en la ciudad en Cichero 654, en el barrio Norte, que sirve la merienda los lunes, miércoles y viernes, surgido a partir de las necesidades que observaron Marta y Osvaldo.

Con una gran ayuda, hasta pudieron celebrar el día del niño con facturas, chocolates y hasta inflables para los más chicos, repartiendo juguetes que la solidaridad de los vecinos pudo recolectar.

Para que siga en funcionamiento, Marta explica que “lo que más necesito es leche, mate cocido, azúcar, tengo muchos chicos, ayer me preguntaron varios más si podían ir a merendar y les dije que sí, bienvenido sean. Para este trabajo mi familia me da una mano grande”.

“Cuando los chicos toman la leche, lloran para venir porque se le hace tarde porque van a cortar leña”, contó en declaraciones a FM Level 10. Por eso, “cuando me sobran facturas, se las pongo en una bolsita y se la llevan. Estamos tan mal en este país, no sabemos si mañana van a poder tomar un vaso de leche, yo hace tres meses que tengo el merendero, fui a la municipalidad y me dijeron que tenía que hacer una carta dirigida al Intendente para recibir ayuda”.

“Acá también vienen todos acá mamás abuelas, chicos, hay una viejita de 70 años que llega corriendo”, dice Marta González. Cualquier donación es bienvenida para ayudar a esta gente y los que puedan dar una mano, pueden acercarse a Cichero 654 o llamar al 154310179.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS