Junín. lunes 14 de octubre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 27 sep 2019

La joya de la gestión petrecca

Transporte público: la UTA que lo tiró

Los choferes de la línea urbana de pasajeros denunciaron una profunda precarización por parte de la empresa 8 de Octubre, mientras que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se hace la desentendida y el intendente Pablo Petrecca sigue poniendo tres millones y medio de pesos por mes para sostener un servicio “atado con alambre”.


Por:
Semanario

El servicio de colectivos, orgullo del intendente Pablo Petrecca, está profundamente precarizado tanto respecto a los trabajadores como a las unidades, ambos ítems a cargo de la empresa 8 de Octubre, conformada por catorce socios y cuya presidencia está en manos de Oscar Aníbal López, ligado a las líneas 12 y 124 (Transporte automotores Callao S.A.) de recorrido en ciudad de Buenos Aires.

Si bien fue creciendo en número de pasajeros desde su implementación hace seis meses, debido a la gran diferencia entre el valor de un viaje en remis o taxi, frente al costo de 20 pesos de un colectivo, la situación parece ser comprometida a la hora de evaluar el comportamiento empresarial con los trabajadores locales y el cumplimiento de las normas de eficiencia para brindar el servicio.

Del mismo modo, se advierte preocupación en los choferes por la falta de apoyo gremial por parte de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que ya no tiene representantes en la sede de calle Borges y algunos consideran que López tendría contactos con la central que lidera a nivel nacional Roberto Fernández, por lo cual la precarización de estos trabajadores está a la orden del día.

Precarización que estaría avalada entre Petrecca, Fernández y la UTA, generando que los choferes de las líneas de colectivos de Junín estén cobrando un salario de 23.000 pesos mensuales por una tarea de 8 horas diarias con seis francos al mes, lo cual es un 40% menos de lo que les correspondería por convenio.

Según trascendió, al incorporarlos se les hizo firmar un convenio como si estuvieran a cargo de una combi y no de un colectivo y allí reside parte de la abultada diferencia,  ya que según el convenio colectivo y escala salarial de la UTA, para los choferes de corta y media distancia el sueldo inicial es de 41.000 pesos.

Los reclamos de los choferes llegaron al Ministerio de Trabajo y ya hubo un primer encuentro entre el funcionario nacional y el intendente, ya que la empresa de López no se habría presentado. Sin embargo, les elevó el sueldo a través de un viático recién este mes (cobraron 5.000 pesos más), pero sin llegar a la suma estipulada y tampoco recibir explicaciones de por qué los meses anteriores no se pagó ese plus.

Por su parte, Petrecca en dicho encuentro habría anunciado que el municipio no “puede poner un centavo más”, habida cuenta que mensualmente entrega a la empresas unos 3,5 millones de pesos para subsidiar unos 95 mil viajes, lo cual implicaría unos 37 pesos por cada pasaje, sin contar los que se sumen a la empresa a través de la SUBE por parte de quienes no están eximidos de pagar.

VISTA GORDA

Las huestes lideradas por Fernández de UTA, no sólo estarían haciendo la “vista gorda” frente a la situación salarial sino además en otros graves signos de precarización laboral para estos 24 empleados, quienes siguen cobrando mediante cheques, cuando debieran estar bancarizados, y están sometidos por una aparente “presión constante” de un encargado oriundo de la CABA, Daniel Rodríguez, que según relatan los “persigue” de modo permanente tanto en lo que hace al cumplimiento estricto de los horarios en cada parada, como en la obligación de estar afeitados diariamente y no poder hacer reclamos ante nadie. Incumplir con estas cuestiones generan llamados de atención y tras un determinado número de suspensiones pueden ser echados sin ningún reclamo, cosa que ya habría ocurrido.

Sin embargo, frente a toda esta situación de rigurosidad laboral, los trabajadores locales no tienen atención médica en Junín por parte de su obra social, ya que la clínica de consulta más cercana está en San Nicolás, exactamente a 164 kms de nuestro distrito. Tampoco se les pagan horas extras y desde la implementación del bondi local, ya han sido despedidos entre 5 y 6 trabajadores.

Tampoco cuenta con un delegado sindical, llamativa irregularidad avalada por la UTA.

Ninguno de ellos, salvo uno de la propia empresa, han sido choferes de transporte de pasajeros y según trascendió incluso alguno de ellos no habría logrado siquiera superar el examen psicofísico.

La patronal, cuyas oficinas se encuentran en Dellepiane 975, frente a la ruta 7, cuenta además con un mecánico también oriundo de Capital que vive en una casilla en la misma terminal, disponible las 24 horas, por los 7 días de la semana para poder tener en condiciones a una flota de unidades (12 diarias, salvo los fines de semana que son 8) que ya están al borde de superar los años de vigencia para seguir transitando y que sólo tiene una unidad de repuesto (el muleto) ante alguna rotura o la posibilidad de pasar a uno de la línea Roja que tiene cinco unidades para paliar el problema. La Verde tiene tres y la azul cuatro.

De ese modo arrecian las críticas ante el municipio por el incumplimiento en los horarios del servicio, descortesía de los choferes y lesiones menores tras alguna frenada y daños a otros vehículos.

Las unidades cuentan con seguro de la empresa “Argos”, de la cual se pueden recoger algunas opiniones variadas en internet.

Por su parte, desde la municipalidad quien está a cargo del cumplimiento del servicio de colectivos es Francisco Tamburelli, quien figura en la planta de personal comunal como profesional de clase III, con un salario de 33.860 pesos y que sólo se obsesiona con que se cumplan los horarios, ya que esa es la orden que recibe frecuentemente por parte de Petrecca, quien está convencido (o al menos lo estaba hasta antes de las PASO) de que el transporte urbano le haría ganar las elecciones.

Después de las internas y con 11 puntos porcentuales a favor de la oposición, todo el entorno “colectivero” empezó a mirar el negocio con otros ojos.

Lo que queda claro es que el año que viene bajará el subsidio municipal al transporte del 100 al 75%, que habrá que reemplazar la mayoría de las unidades y que si sigue Petrecca la empresa podrá seguir negociando, pero si gana Mario Meoni habrá que sentarse –al menos- a escuchar otras campanas.

López ya le advirtió al “encargado riguroso” de González que el próximo año podría estar volviendo a trabajar en Capital, abriendo el paraguas ante cualquier eventualidad.

La UTA está tratando de que no se note tanto su falta de protección hacia los colectiveros locales y Petrecca pide tiempo para que, si hay algún fallo en contra por parte de la justicia laboral -y las urnas de octubre lo den perdedor-, no le toque pagarlo a él.

Servicio en números

-Son 12 colectivos (un muleto para reemplazo).

-Tres Líneas: Roja – Verde – Azul.

-Circulan en dos turnos de 8 horas.

-Son 24 choferes.

-Un encargado.

-Un mecánico.

-3,5 millones de pesos mensuales que pone el municipio.

-95.000 pasajes a través de las SUBE.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 21 DE SEPTIEMRE 2019 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA   

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS