Junín. lunes 14 de octubre de 2019
Semanario de Junín » Opinión » 1 oct 2019

Espacio de opinión

Necesitamos pensar Cultura en Junín

Escribe Javier Pironi.


TAGS: OPINIóN, PIRONI

¿Cómo proponer cultura en un clima de precariedad institucional, autoritarismo capitalista, amnesia política y gran malestar social?

Cultura como derecho. Cultura como industria. Cultura como política. Cultura como motor de transformación. Cultura como identidad. Cultura como sociedad. Cultura como símbolo. Cultura como signo. Cultura 2.0. Contracultura...

Es difícil saber por dónde empezar, pero hay que comenzar a pensar.

Partamos de la idea que la cultura no se puede hacer sola, no es algo individual. Necesita de la socialización, sino no seria, sino, no podría tener existencia.

Todas las sociedades necesitan una imagen de sí mismas. Junín, en estos últimos años a estado anestesiado, poco y nada se hablo de cultura o quizas el lenguaje con el que se eligió contar no era el correcto, no era el inclusivo, no era el de las voces de la ciudad. Es necesario volver a poner a Junin de pie. Volvernos a preguntar: ¿Quiénes somos? ¿Cuáles son nuestras raíces? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos?  Reflexionar sobre el Junín que se quiere desde una gestión de Gobierno Municipal acompañando por políticas culturales, escuchando y trabajando junto a las pluralidades de voces y no cerrado y ajeno a las organizaciones de base.

Crear las condiciones para que la gente ejerza su capacidad reflexiva y exprese sus intereses e ideales.

La cultura es uno de los ámbitos donde más claramente se destaca la relevancia de la ciudad. Son diversos los factores que hacen de la ciudad el marco privilegiado para el desarrollo de la cultura. En primer lugar, la capacidad de la ciudad como generadora de identidad, en segundo lugar, la ciudad, como escuela de ciudadanía. Esta, es el marco donde se pueden satisfacer los derechos culturales y es también el espacio privilegiado para la participación, el asociativismo y el voluntariado cultural.

La cultura debe volver a romper el modelo neoliberal. Aun, en un marco de crisis mundial del capitalismo, de hegemonía imperial, la cultura debe volver a disminuir la desigualdad, debe construir procesos de integración local y regional.

La cultura debe sacar al ciudadano del rol de espectador para ponerlo en el rol de actor. Debe trabajar en conjunto con todas las áreas del municipio.

En esta nueva etapa lejos deben quedar las programaciones culturales arcaicas para darle espacio y camino a las políticas culturales. Comenzar a diseñar Planes, Programas y Proyectos, es decir hacer Planeación Estratégica; estas será la llave maestra para orientar el quehacer cultural, para generar procesos de mediano y largo alcance y para acceder a recursos provenientes de distintas fuentes.

En pocos días más el pueblo vuelve a votar, el gran acto democrático se pone frente a nosotros, el mismo que nos costó tanto tiempo, tanto dolor y tanta historia recuperar. Esta en nosotros elegir este cambio o seguir permaneciendo en el letargo, inmersos en la NO CULTURA a la que nos arrastro este actual gobierno y que ahora tenemos y debemos cambiar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS