Junín. lunes 14 de octubre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 2 oct 2019

El Obispo del escándalo

Investigan a ex funcionario municipal y a su mujer por presunto “enriquecimiento ilícito”

Los apuntados, Guillermo Alberti y Marta Cecilia Monserrat, tienen vínculos muy cercanos con la familia del intendente, lo cual derivaría en una ardua y alborotada tarea investigativa.


Por:
Semanario

En junio del año pasado, en declaraciones a una radio amiga de la gestión comunal, Guillermo Alberti -hasta ese entonces secretario de Espacios Públicos de la municipalidad de Junín-, anunciaba su renuncia al cargo para dedicarse a sus “actividades privadas”: “me propuse trabajar basándome en tres pilares: no descuidar a mi familia, no servirme del municipio y no pelearme con nadie, ni políticamente con la oposición, porque uno vino a servir al prójimo”. (ver Cuando PP ‘renunció’ a Alberti)

En ese “servicio al prójimo” seguramente no descuidó sus propios bienes ya que ahora, y debido a una publicación periodística del pasado agosto de 2019, fue presentada una denuncia en la fiscalía para que sea investigado, entre otras cosas, por presunto “incumplimiento de los deberes de funcionario público y enriquecimiento ilícito”, ya que junto a su mujer habrían adquirido en el último tiempo unas 30 propiedades inmuebles y varios automóviles.

Marta Cecilia Monserrat y Guillermo Alberti, el matrimonio investigado por la justicia.

La denuncia fue presentada a mediados de este mes por Martin Agosti, también empleado municipal y dirigente de una línea interna del radicalismo juninense que no comulga con el espacio de Juntos por el Cambio que administra la ciudad.

Agosti llevó a la fiscalía los documentos aparecidos en un artículo periodístico del portal informativo “Realpolitik”, con fecha 9 de agosto de 2019.

En su denuncia, el dirigente radical destaca que Alberti y su esposa Marta Cecilia Monserrat, según se desprende del informe periodístico, “han enriquecido, aparentemente su patrimonio en forma indebida e injustificada”.

Destaca en el escrito, que Alberti y Monserrat, además de ser matrimonio, resultan ser obispo y tesorera de la Iglesia Evangélica que conduce el pastor Christian Petrecca (hermano del intendente).

La gran familia de la Catedral de la Esperanza.

Además, y siguiendo la línea del artículo que dio origen a la presentación judicial, Monserrat sería socia del otro hermano del jefe comunal, Walter Petrecca, y su esposa María Eugenia Calissano, integrando una empresa denominada Renovar Junín SRL.

Asimismo, el matrimonio compartiría la propiedad de la constructora Proyex SRL que sería además proveedora de la municipalidad en abierta violación a la ley de Ética Pública. Monserrat también sería propietaria de la empresa Legat Junín SRL. Empresas que, según indica la nota, no presentan balances ni actividad.

Al mismo tiempo, la denuncia indica que “el matrimonio tendría vínculos con Mingrino Construcciones, que ganó licitaciones de obras en Junín por más de 30 millones de pesos” y con la empresa Fortehouse, de materiales de construcción, con sucursal en nuestra ciudad, y acusada por “dumping” (vender un producto por debajo de su precio normal) por parte de otros comercios locales y que habría sido favorecida oportunamente como único proveedor de la municipalidad bajo la administración local. Hecho que obligó a la conformación de la Cámara de Corralones Unidos y Afines del noroeste bonaerense (CUANOBA).

La pareja evangélica habría adquirido en los últimos meses unas 30 propiedades inmuebles (Gandini 326 / Italia 253 / Aparicio 144).

Agosti, en su presentación, puntualiza que “según el medio de difusión, la fachada para cubrir el enriquecimiento de los mencionados sería la Asociación Iglesia Cristiana y Bíblica denominada ‘Iglesia Catedral de la Esperanza’ y que manejan los Petrecca”.

LA PUBLICACIÓN

“Realpolitik”, en su artículo del pasado 9 de agosto, plantea que el obispo cristiano y ex empleado comunal trabajó en la municipalidad desde 2015 (con la llegada de Petrecca) hasta octubre de 2018 y tiene siete autos registrados a su nombre: un Ford Focus Titanium, valuado en alrededor de 650 mil; una camioneta 4x4 Ford Ranger del año 2000, cuyo valor aproximado en el mercado es de 270 mil; una Ford Courier del año 2000 que ronda los 90 mil; y un Corsa classic modelo 2010, que cuesta alrededor de 165 mil pesos. Además, Alberti también posee una camioneta Amarok del año 2013, valuada en unos 700 mil; un vehículo Ford Focus modelo 2017, de 690 mil; y un auto Peugeot 208 Feline modelo 2015, cuyo valor en el mercado ronda actualmente los 440 mil.

En tanto, la mujer posee dos vehículos Citroen Partner y consumos en tarjetas de créditos por montos que rondan unos 83.000 pesos.

Alberti posee una deuda de poco más de $300.000 por consumo de tarjetas, siendo el Banco Provincia de Buenos Aires la entidad con la que más deudas tiene.

Además, tiene cheques rechazados por una considerable suma. En tanto, está inscripto al monotributo en la categoría H, pero no registró datos de facturación para ser consultados, misma situación en la que se encuentra Monserrat; y figura como deudor en categoría 3 en la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), es decir, tiene una deuda mayor a los 10 mil pesos y está al borde de la instancia judicial, exacta situación en la que se encuentra su consorte.

Según ARBA, Alberti posee cinco propiedades y Monserrat 23, todas con su correspondiente número de dominio, registradas a su nombre y bajo el CUIT 27-24550322-4. Además, la pastora posee una inmobiliaria con Alberti, cuyos ingresos brutos no superan los 20 mil, no tiene empleados y no registra balances ante la AFIP.

PEDIDO DE PRUEBAS

En función de los datos aportados a través de la publicación, el denunciante Agosti solicitó a la fiscalía se aboque a reunir material probatorio, más allá de la profusa documentación que ya presenta el portal de noticias en su página web, respecto al artículo periodístico.

Se solicita, además, se designe un perito contador para que analice la evolución del patrimonio de los denunciados.

Que se libre oficios al Banco Central de la República Argentina (BCRA) para que informe el estado de activos financieros y sociedades de los involucrados y un oficio a la AFIP para constatar los datos aportados.

También que se requiera al Registro de la Propiedad Inmueble y Registro Automotor los datos respectivos sobre los bienes de Alberti y Monserrat.

Por último, solicita a la Municipalidad de Junín que informe sobre las contrataciones efectuadas por la comuna, a favor de Mingrino Construcciones y Fortehouse. Detallando fechas, montos y conceptos.

El link para hallar el artículo que generó la denuncia por presunta corrupción en la gestión Petrecca es el siguiente: https://realpolitik.com.ar/nota/37795/junin-petrecca-complicado-por-sus-vinculos-con-empresarios-amigos-ligados-a-la-iglesia/

Podrá observarse incluso la documentación que acompaña la nota, la cual ahora será puesta a disposición de la justicia con las ampliaciones de prueba correspondiente con lo que podría transformarse en un escándalo de trascendencia no sólo local, sino también provincial y nacional, por los distintos ámbitos donde se desarrolla.

Cuando PP ‘renunció’ a Alberti

De ser su hombre de confianza, el que llevaba adelante respuestas para el vecino común, esas de las que a diario llegan por decenas al municipio, pasó a ser el ‘apuntado’ y debió dar un paso al costado en la función pública.

Hasta hace unos meses, antes de la reestructuración del gabinete, el fiel colaborador fue relegado tras la designación de Germán Aguilar (ex Licencias de Conducir) al frente de una Secretaría que el propio Alberti había moldeado, porque hasta la nueva gestión sólo se trataba de los Talleres municipales y él logró jerarquizarla.

Su figura dejó de ser tan notoria desde junio 2018, pero igual permaneció casi al mando de la repartición, con el cargo de coordinador general, hasta que el propio intendente Pablo Petrecca le pidió que diera un paso al costado y dejara ese rol importante que cumplía en la función pública.

“En lo personal, para mí significa un alivio porque puedo dedicarme a mi vida y actividad personal. Yo en estos tres años de función pública perdí plata, porque con un solo negocio inmobiliario puedo sacar lo mismo que un año de sueldos”, le dijo Alberti a SEMANARIO una vez conocida su salida de la gestión.

Se refiere a Renovar Junín SRL, constructora e inmobiliaria, emprendimiento que mantiene junto a su esposa Cecilia Monserrat, el hermano del Intendente y titular de la ANSeS Walter Petrecca y su esposa María E. Calissano.

A los mismos actores se los involucra en otras empresas, como Legat Junín SRL (construcciones) y Proyex SRL (fiduciaria, financiera), y todos a la iglesia Catedral de la Esperanza, donde confluye nuevamente el cuestionado nombre de Mingrino, el gran constructor de obra pública en la ciudad.

La denuncia completa

Denuncia penal contra Guill... by Semanario de Junín on Scribd

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS