Junín. lunes 14 de octubre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 8 oct 2019

EDITORIAL

Agresión al periodismo en Junín: “Dejar hacer, dejar pasar”

La sucesión de hechos de violencia desde hace años, apuntalada en muchos casos por el ejecutivo municipal y la desidia judicial, han desencadenado una inquietante situación en la que los trabajadores de prensa están en peligro, como el caso de Fernando Bongiorno, quien este martes terminó hospitalizado tras ser golpeado cuando realizaba una crónica.


Por:
Semanario

Los franceses del siglo XVIII estaban convencidos de que el Estado no debía intervenir en las sociedades y acuñaron la frase: “laissez faire, laissez passer”, que traducida significa: “Dejar hacer, dejar pasar”, y que en su seno termina siendo el detonante de variados conflictos, cuando los gobiernos son irresponsables o cuentan con distintas varas para medir a los miembros de una comunidad.

El periodista Fernando Bongiorno debió ser hospitalizado este martes tras haber sido agredido a trompadas mientras realizaba la cobertura de un tema periodístico; incluso allí había policías que habrían intentado separar y también fueron golpeados.

En sí la crónica de ese hecho en particular seguramente podrá ser leída en otro artículo, ya que lo que tratamos de explicar en esta ocasión es la suerte de infortunios que padecen los trabajadores de prensa en la ciudad y que no han sido tenidos en cuenta por el gobierno local, la justicia e incluso algunas instituciones.

Hace pocos meses atrás, otro cronista, Claudio Anfusso (fotógrafo), fue despojado de su teléfono móvil cuando estaba filmando las causales de un accidente en la vía pública.

El hecho fue denunciado y el fiscal actuante los invitó prácticamente a recibir a las partes para “darse la mano” y terminar con el problema. El implicado en este hecho de violencia hacia el periodista era un ex empleado del servicio Penitenciario. Quien actuó por parte de la justicia es el mismo funcionario que detuvo hace unos días a cuatro militantes de la izquierda por escribir consignas políticas en una pared.

El director de SEMANARIO lleva ya tres denuncias realizadas por amenaza de muerte, una de ellas por parte de un empleado municipal.

El pastor Christian Petrecca, desde las redes sociales, en más de una oportunidad arenga a sus fieles contra nuestro medio, lo cual hemos denunciado públicamente.

La jefa de prensa de la municipalidad, Nora Meres, atiende únicamente los teléfonos de los periodistas “amigos de la muni” y rechaza o bloquea a otros, al igual que hacen los legisladores de Cambiemos oriundos de la ciudad.

Funcionarios municipales tienen prohibido por el ejecutivo municipal realizar declaraciones a algunos medios, entre ellos SEMANARIO.

Días atrás, los organizadores locales de la presentación del candidato Alberto Fernández cercenaron el derecho a la información pública consagrado en la Constitución Nacional y no permitieron el ingreso ni reservaron lugar para la prensa en el Salón de la Democracia.

Ahora, el intendente Pablo Petrecca, a 20 días del acto electoral y a casi cuatro años de ser consagrado jefe comunal, manifiesta su solidaridad y repudio por el ataque a un periodista que llegó golpeado al hospital.

Desde SEMANARIO repudiamos esta y cada una de las manifestaciones que en nuestra ciudad buscan desde hace tiempo desmerecer la labor periodística, fomentar el odio hacia los trabajadores de prensa y amenazar y lastimar a quienes son el nexo informativo entre el poder y el pueblo.

Responsabilizamos a las autoridades municipales, policiales y judiciales frente a este “dejar hacer, dejar pasar” que no hace más que ir acrecentando la violencia y los instamos a trabajar en su conciencia y cultura para entender que cada quien debe hacerse cargo de sus acciones y que hay que terminar definitivamente con la salvaje intención de “matar al mensajero”, antes que ocurra de modo literal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS