Junín. sábado 07 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 14 nov 2019

lo que viene

¿Cómo pegará en Junín “el efecto Kicillof”?

El gobernador electo advirtió que será una época “de austeridad”. Teniendo en cuenta su perfil, habrá de manejarse con funcionarios que demuestren eficiencia y conocimiento, tanto en los organismos provinciales como en las relaciones municipales.


Por:
Semanario

El gobernador bonaerense electo Axel Kicillof ya marcó territorio con una palabra que resultará clave, al menos en el primer año de su gestión que comenzará a partir del 10 de diciembre próximo.

Se trata de “austeridad” y su significado no sólo estará puesto en que no habrá demasiados recursos para repartir y que los mismos irán destinados en principio para satisfacer las demandas esenciales de los sectores postergados, sino que además los funcionarios que ponga a cargo deberán tener una impronta de creatividad, eficiencia y conocimiento, es decir a imagen y semejanza de un político de la “nueva era” que terminó rompiendo con ciertos paradigmas establecidos.

La campaña con la que logró vencer al aparato estatal a cargo de María Eugenia Vidal, tuvo entre sus principales baluartes los tres adjetivos descriptos más arriba.

La “creatividad” de proponer ciertas maneras de llegar a la gente, con un auto con el que visitó cientos de distritos, la “eficiencia” en la comunicación y el “conocimiento” de un hombre que resulta casi obsesivo a la hora de incorporar datos que le interesan.

Así resultó el combo específico para destronar a la mujer que hace seis meses parecía convertirse en la nueva líder del espacio político creado por Mauricio Macri y que hoy siquiera sabe en qué lugar pararse.

Lo concreto es que esta semana el ahora líder bonaerense, junto a su equipo técnico, empezaron a trabajar con la Provincia en tres áreas: economía, educación y salud. En estos temas promoverá la transición el cuarteto compuesto por Carlos Bianco, Augusto Costa, Agustina Vila y Federico Thea. Además de Salvai, con ellos colaborarán Damián Bonari, ministro de Economía provincial, y Emmanuel Ferrario, subsecretario de Coordinación de Gestión.

De todos modos, el panorama es angustiante y se cree que a medida que empiecen a conocerse los datos referidos a lo que queda en Provincia, a lo que el ex ministro de Economía consideró como “tierra arrasada”, bajarán las acciones sobrevaloradas de Juntos por el Cambio que el Presidente en ejercicio, aún antes de irse, está tratando de levantar.

EN JUNÍN, QUIÉN SABE

Con la mayoría obtenida por Pablo Petrecca, que ahora se transformará en oposición, los juninenses cercanos al gobernador electo son escasos y seguramente habrá sorpresas a la hora de ver los cambios en las dependencias provinciales del distrito.

El reacomodamiento promete ser dinámico en todas las áreas respectivas, pero lo importante es que en nuestro medio no han quedado “referentes” de peso que puedan mover la balanza a la hora de conseguir algún “carguito”.

Si desde La Plata se buscará la eficiencia en los organismos que se aboquen a la atención de la salud, es obvio que la impronta que se le dará al Hospital Interzonal de Agudos “Abraham Piñeyro” no será como la generada hasta ahora con un triunvirato de directoras que hicieron la “plancha” durante cuatro años, beneficiando a una corporación médica en perjuicio del servicio de enfermería y utilizando el miedo y las presiones para acallar las denuncias internas acerca de la desatención.

Desatención que derivó en casos de presunta mala praxis que fueron ocultados y de abandono de persona como ocurrió y ocurre aun con los jubilados y pensionados presos de un sistema perverso que los somete a esperas interminables para los turnos, lo cual muchas veces ha terminado en la muerte.

Asimismo, se espera dotar al área de una estructura organizada junto con la Región Sanitaria III, desaparecida desde hace tiempo, sin el respectivo financiamiento y embarcada en mantener los cargos de sus superiores con un fin político y no de mejora en el servicio público.

“Hoy el compromiso es con la salud pública”, prometió un allegado sincero a las nuevas huestes del gobernador, pero aclaró rápidamente: “según el equipo que se designe veremos si se trata de una realidad o será más de lo mismo”.

La falta de insumos, vacunas, control horario de los profesionales, revisión de las inversiones de las obras de infraestructura y cómo se cumplieron, provisión de medicamentos presente y futuro, son temas de la agenda dónde los asesores de Kicillof están poniendo la lupa pensando como reaocomodarlo hacia el próximo enero, aunque algunos más escépticos consideran que recién a partir del primer semestre de 2020 se lograría algún resultado debido a lo delicado de la situación.

En materia de educación ya se han mantenido algunos encuentros con referentes gremiales que han brindado un panorama de situación que resulta complejo, principalmente en cuanto a la provisión de la alimentación saludable de los niños, tanto como a la infraestructura. 

Por eso, a pesar de que es el municipio quien tiene a cargo algunas de esas tareas a partir de la descentralización, se espera poner la lupa en lo que se refiere al uso y manejo de los recursos destinados a las escuelas.

Se esperan algunas auditorías, sobre todo en lo que hace a provisión de algunos productos y las tareas de refacción llevadas a cabo durante la última administración.

También ya se elevaron a nivel ministerial los nombres que se ocuparán en el cuerpo de inspectores escolares, un ámbito que quedó bastante descolocado debido a las presiones que algunas de las actuales estuvieron promoviendo contra directoras que se mostraban contrariadas por la gestión Vidal. Las mismas inspectoras que oportunamente convocaban a acompañar la visita de la gobernadora a nuestro medio, so pena de que alguna “rebelde” pudiera recibir alguna sanción si eso no ocurría.

El tema seguridad será de singular análisis en el ámbito local, donde a partir de la figura de Luis Chami ha tenido el oficialismo su principal mentor a la hora de generar políticas en ese sentido.

Ahora habrá que esperar que Petrecca lo confirme en el cargo, aunque el “sheriff” tendrá un panorama distinto por delante ya que serán los equipos policiales de distinto color partidario los encargados de llevar adelante las políticas en ese sentido, por lo que el protagonismo del funcionario local se presume que quedará devaluado por diferencias en las formas respecto al poder provincial.

OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTE

Partiendo de la palabra “austeridad”, que ha copado el mensaje de quien será el nuevo gobernador, en el municipio comienzan a poner las barbas en remojo.

Algunos advierten que Petrecca podría pasar de la aprobación por todo, a la queja por todo, debido a que ya no tendrá a sus superiores políticos del mismo color.

Otros creen que el intendente logrará el debido camuflaje para no perder el poderío político que le dieron los votos y que lo ha entusiasmado a la hora de entrar en contacto con los punteros que, indudablemente, le pasarán a cobrar la respectiva factura.

Lo que no cabe duda es que tanto él como los intendentes amarillos de la región deberán estudiar y mucho antes de ir a pelear por un proyecto local. En la gobernación Kicillof se espera que los funcionarios sean profesionales en lo suyo y “para sacarles un peso” no alcanzará con relaciones públicas sino con un programa de gestión competitivo.

Por eso Petrecca, en materia de obras públicas, tendrá que lograr terminar con lo que ha quedado pendiente de terminar y que corresponde a la provincia. Ya habrá tiempo para los faltantes de la Nación, que también son demasiados.

Más temprano que tarde, el administrador comunal tendrá que dejar las fotos para comenzar la acción, definir el nuevo gabinete o no modificarlo pero, por sobre todo, ensayar algún plan hacia futuro para poner a Junín en el epicentro de lo que vendrá.

Habrá que agarrar los libros y empezar a estudiar porque de eso se trata la responsabilidad pública y no de jugar juegos en las redes sociales.

Lo virtual acabó y empezó lo real.

Cuál es el modelo de Junín para su crecimiento y desarrollo, aún sigue siendo la pregunta del millón que nadie sabe contestar y que la comunidad en su conjunto -encabezada por el intendente y las entidades intermedias- deberán responder.

Se trata de una situación harto declamada en el debate de los intendentes pero escasamente promovida en medio de los egos de la dirigencia en todos sus planos.

Mientras tanto comienzan otros cuatros años de gestión, un tiempo demasiado corto según algunos para definir un mandato, pero demasiado largo para seguir perdiéndolo sin ideas, sin objetivos, sin planes, sin proyectos, sin política.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS