Junín. sábado 07 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 15 nov 2019

Narcotráfico en Junín

Condenaron al "Gringo" Camurati a seis años de prisión

Por el delito de comercialización de drogas, también fue condenado a pagar una multa de $ 198.000. La sentencia corresponde al Tribunal en lo Criminal N° 1 por una causa iniciada en 2017.


En una sentencia dictada por el juez Esteban Melilli, en forma unipersonal por parte del Tribunal en lo Criminal N° 1 del Departamento Judicial Junín, se resolvió condenar a seis años de prisión a Gastón Fabián Camurati, de 47 años, por ser autor penalmente responsable del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

Además, deberá afrontar una multa de $ 198.000, y sufrirá la inhabilitación absoluta por el mismo término de la pena privativa de la libertad.

La causa judicial había sido iniciada el 13 de julio de 2017, cuando este sujeto conocido como “El Gringo” fue detenido.

El Fiscal Esteban Pedernera, titular de la UFIJ N° 8, que entiende en la tematización de estupefacientes, había requerido la imposición de la pena de doce años de prisión. Por la comisión de este delito la ley prevé un mínimo de 4 años y un máximo de 15.

 

LOS HECHOS

Gastón Fabián Camurati, alias “Cabezón”, “Gringo” y “Tartamudo”, fue detenido en julio de 2017 por efectivos de la Policía Federal, tras una intensa investigación. En su poder se halló un kilo de cocaína, dinero, celulares y balanzas.

Este narco juninense abastecía a una importante red de narcomenudeo de la zona y mantenía relación con Leonardo “Peliculón” Reyep (condenado a 15 años de prisión).

La detención de Camurati fue el resultado de una investigación compleja sobre el esqueleto criminal que lideraba. El primer paso del último capítulo de la labor desplegada por los efectivos de la Delegación Junín de la Policía Federal Argentina comenzó con un amplio operativo realizado en el barrio Fo.Na.Vi, donde pudieron recabar información clave y la dirección precisa de la “cocina” que operaba el sujeto, ubicada en Roque Sáenz Peña al 1839, próxima a la casaquinta donde en marzo de 2011 fue asesinado el pediatra Arturo Cobas, y que el delincuente había camuflado como una fábrica de baldosones.

En el allanamiento, la policía secuestró un kilo de cocaína de máxima pureza, dinero en efectivo, balanzas, cámaras fotográficas, laser, y teléfonos celulares, entre otros elementos.

Además, de la investigación surge que el ahora detenido alquilaba otras propiedades en la ciudad, además de la nombrada, y que también utilizaba como “pantalla”: uno de los inmuebles estaría ubicada en calle Arquímedes, detrás del Club Moreno, y la otra vivienda en calle Arias, en proximidad del cine San Carlos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS