Junín. sábado 07 de diciembre de 2019
Semanario de Junín » Locales » 19 nov 2019

MIRADA EXTREMA

El designio de los pueblos

Escribe Andrés Rissolo, especial para Semanario.


El pueblo ha votado. Tuvo que elegir entre dos candidatos impuestos cuya reputación los hubieran dejado de lado de no imperar este sistema político tan permisivo. La encrucijada era saber franquear el incendio, si por las llamas o por las brasas.

La deslucida gestión de Pablo Petrecca fue premiada con la continuidad de sus acciones en la intendencia juninense y con él se mantienen ciertas rémoras que buscan su persistencia más allá de sus actos, o falta de ellos.

Hay quienes aún hoy creen que un municipio y su intendente tienen una influencia finita o nula sobre ciertas cuestiones. Se esgrimen argumentos de competencia para concretar ciertos proyectos. Sin embargo, nada se hace si no se quiere, máxime cuando algunos proyectos colman las máximas apetencias.

El 17 de junio de 2018 un periódico local tituló “Predio Ferroviario: proponen espacios recreativos, comerciales y de vivienda”, una nota donde se informó que “desde el municipio sostienen que para que haya un verdadero proceso de integración deben estar cubiertas todas las actividades. Las obras de la primera fase apuntan a intervenir sólo en los bordes, para luego seguir hacia adentro. Remarcan que será un plan desarrollado en etapas que se completara después de varios años de trabajo”.

Claramente dice que desde el municipio el intendente Pablo Petrecca tiene para el predio ferroviario un proyecto inmobiliario, de varios años, y cuya primera etapa se lleva adelante, contra viento y marea, según lo planeado. La creación de un polo generador de trabajo genuino no fue ni es prioridad, ni siquiera pensamiento, en la mente del reelecto intendente.

La reconversión del predio ferroviario de cincuenta hectáreas en el centro de la cuidad se convirtió en uno de los ejes de gestión (¿negocios?) de Pablo Petrecca desde el 2015 cuando asumió como intendente de la ciudad. Por este meganegocio nadie se inmutó tras el dislate ocurrido con la reactivación del sector ferroviario en Bragado y no en Junín.

Con aires renovados tras las elecciones, éste modelo arquitectónico que lo simulan con el de Puerto Madero de la Capital Federal, no se escatiman las distintas acciones ante el Ministerio de Transporte, el Belgrano cargas, la Agencia de Administración de los Bienes del Estado, para poder seguir avanzando con este cometido. El cambio de signo político en las altas esferas tal vez desacelere el emprendimiento. Pero detenerlo, nunca.

Con una espectacular perorata que no escatima frases ni términos rimbombantes en la entelequia por persuadir al desprevenido ciudadano, los tecnócratas a cargo de la planificación tratan de obnubilar la atención al integrar términos como intervención, configuración, optimización, utilización y funcionalidad. Para no dejar nada al azar religan características, particularización, forestación, identificación, entorno, sectorización, patrimonio e historia.

Todo esto para tratar de ocultar que el proyecto sobre la puesta en valor del predio ferroviario es un magnífico negociado donde el intendente no se encuentra solo, todo es cuestión de saberse manejar con los tiempos y los contratiempos. Pero si hace falta alguna consideración más, como para entender que hay un destino sellado del predio, el párrafo siguiente es revelador:

“Para ello, ya hay definido lineamientos básicos que fueron señalados en el Código de Ordenamiento Urbano Ambiental, que deben ser tomados y respetados ante cualquier intervención que se quiera hacer. Esto surgió de diferentes procesos participativos (¿entre quienes?) y los lineamientos son lo suficientemente flexibles como para que sigan vigentes y puedan ser seguidos, independientemente de las diferentes coyunturas económicas, políticas y/o tecnológicas”. Todo está previsto como para que nada ni nadie lo detenga.

Sólo algunos pocos vecinos incordiosos con otros pocos comunicadores muestran y demuestran el futuro del predio, pero que no inmutan la viabilidad de semejante comercio. Aún quedan obstáculos como las vías del tren, que aún seguirá pasando, la cooperativa ferroviaria y alguna que otra antigüedad que impide que Junín entre de lleno a un futuro venturoso.

Hasta ahora la verdadera traba que impide el avance de lo planeado radica en la titularidad de las tierras que corresponden al Estado Nacional. Desde la comuna son ingentes los esfuerzos realizados por lograr la titularización de esas 50 hectáreas.

Decididamente desorientados en la realidad que vive la ciudad, es inverosímil encontrarse en la nota con frases como “…no sólo se piensa en espacios verdes y centros comerciales, sino también en viviendas. Deben hacerse porque es la única forma de garantizar que la ciudad sea vivida las 24 horas”. Y más adelante agregan: “…tenemos una ciudad con una mixtura de usos interesantes, no hay sectores muertos por las noches, y eso es importante y facilita la integración.”

La pregunta que se impone es ¿dónde vive verdaderamente Petrecca? ¿De cuál ciudad es intendente?

El retorno del ferrocarril debe implicar fuentes de empleos sostenido en el tiempo, desde la mera concepción de la idea. Hay quienes refutan este cuestionamiento con la mano de obra que la construcción de éste complejo comercial-habitacional puede generar. Indudablemente con un tiempo limitado es lo mínimo que pude brindar un negociado de esta naturaleza.

Otra pregunta que bien valdría la pena formular para esta mega obra inconsulta sería ¿dónde se descartarían los líquidos cloacales y pluviales en una ciudad donde sus ductos de desagote tienen una antigüedad de al menos 70 años, y una capacidad de evacuación de 60 mm. / hora? Hay más preguntas relacionadas al temas como el de la luz, el gas, el tránsito.

Rige aún el viejo designio del Fuerte Federación. Constituirse en un lugar de control y cuna del comercio en la pampa oeste. La concepción mercantil prima por sobre la producción. La mentalidad industrial llegó de manos de los inmigrantes y de los ingleses desde la estación Pergamino.

Triste es el destino de los pueblos que no evolucionan. Triste la historia de los hombres que tienen al comercio como gobierno de sus vidas. El pueblo ha votado. El pueblo ha reelegido a Pablo Petrecca para la continuidad de su gestión de gobierno.

El escritor Víctor Hugo subrayó: “mal elogio es decir que un político no evoluciona, pues las soluciones son en función de circunstancias cambiantes”, pero en estas dolorosas democracias lo más estoico de un pueblo está en el vaticinio de Lucio Seneca: “cuando no se puede corregir algo lo mejor es saberlo sufrir”.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS