lunes 22 de abril de 2024

LOCALES | 24 oct 2020

Herramienta regional

El desarrollo latinoamericano en un índice

En la Argentina y a través de la UTN, el juninense Sergio Pérez Rozzi lleva a cabo una importante tarea que detalló a SEMANARIO. Referencias de los demás profesionales de los países que participan en la confección de esta valiosa herramienta que permitirá evaluar esta característica en las distintas ciudades.


Por: Redacción Semanario

El pasado miércoles se dio a conocer el Índice de Desarrollo Regional para Latinoamérica, IDERE LATAM, que abarca a las regiones (unidades sub-nacionales de segundo nivel de gobierno) de ocho países de América Latina, incluyendo a la Argentina. 

Este índice es una herramienta que mide el desarrollo a nivel territorial, desde una perspectiva multidimensional inspirada en el enfoque de desarrollo humano y sostenible, y diseñada para responder a las especificidades y características de los países latinoamericanos. El índice es una medida geométrica de sub-índices normalizados entre 0 y 1 (donde 0 expresa el mínimo desarrollo y 1 el máximo). De esta forma, el IDERE LATAM considera 25 variables a través de 8 dimensiones: Educación, Salud, Bienestar y Cohesión, Actividad Económica, Instituciones, Seguridad, Medio Ambiente y  Género.

El índice considera a las provincias de la Argentina, los estados de Brasil y México, las regiones de Chile y los departamentos de Colombia, El Salvador, Paraguay y Uruguay; 182 unidades de análisis a nivel sub-nacional que concentran al 82% de toda la población latinoamericana. 

“Todo ello permite analizar desde una mirada amplia e integral el complejo fenómeno del desarrollo territorial, identificando en cada dimensión los factores que más impulsan o retrasan las trayectorias del desarrollo en América Latina”, sostuvo el Dr. Adrián Rodríguez Miranda, coordinador del Grupo de Investigación en Desarrollo Local y Regional del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración y del Núcleo Interdisciplinario de Estudios de Desarrollo Territorial de  la  Universidad de la República (Uruguay).

Por su parte, el Dr. Camilo Vial, Vicerrector de Vinculación con el Medio de la Universidad Autónoma de Chile e investigador del Instituto Chileno de Estudios Municipales de la misma casa de estudios, mencionó que “buscamos tres grandes objetivos: primero, visibilizar las profundas y multidimensionales desigualdades territoriales en América Latina, las que recientemente reciben mayor atención desde la academia y la política pública y, por lo tanto, requieren de mejor medición; segundo, aportar información útil para el debate público e implementación de políticas con foco territorial; y tercero, generar nueva información que sea útil para futuros estudios e investigaciones”.

El IDERE LATAM es un esfuerzo colectivo de 8 universidades y centros de estudios de América Latina, liderado por el Instituto Chileno de Estudios Municipales (ICHEM) de la Universidad Autónoma de Chile y el Instituto de Economía (IECON) de la Universidad de la República en Uruguay. Las instituciones que también son parte de este proyecto latinoamericano son: la Fundación Getulio Vargas (Brasil), la Universidad de Los Andes (Colombia), la Universidad de Guadalajara (México), la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Buenos Aires (Argentina), el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Paraguay) y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (El Salvador).

En el caso de Argentina, el juninense Sergio Pérez Rozzi, Director de la Maestría en Desarrollo Territorial de la UTN Buenos Aires y Coordinador del Equipo de Investigadores local, afirmó que “se realizó en primer lugar una búsqueda de indicadores que estuvieran presentes en los 8 países. Para la tarea específica en Argentina apelamos a la Lic. Carolina Sessa, una profesional especializada en estadística que desarrolló un trabajo soberbio con el máximo compromiso, a quien la fueron acompañando, sobre todo en el último tramo, la Lic. Celina Polenta y otros maestrandos de nuestro equipo”.

Pérez Rozzi fue uno de los artífices del plan de desarrollo estratégico para Junín lanzado durante la gestión de Abel Miguel y el cual aún se sigue poniendo como ejemplo de trabajo, dialogó con SEMANARIO respecto del IDERE LATAM.

-¿En qué se basa el índice diseñado?

-El IDERE LATAM basa su concepto de desarrollo en el enfoque de las capacidades humanas, impulsado por premio nobel Amartya Sen  y complementado posteriormente por otros autores, entre ellos Martha Nussbaum. Así, como el propio Sen señala, el desarrollo se entiende como una expansión de las capacidades humanas, es decir, de las oportunidades que tienen las personas para ejercitar sus libertades de elección para la consecución de objetivos en distintas áreas relevantes para sus vidas.

Ahora bien, el desarrollo es un concepto producto de una construcción social, intangible, cambiante en el tiempo y subjetiva. A diferencia del crecimiento económico, medido normalmente por el PIB, el desarrollo apunta a una definición que variará de acuerdo con las culturas y épocas en que se estudie.

-¿Quiere decir que es dinámico?

-Efectivamente, será susceptible de cambios en sus componentes y estándares de referencia. Por otro lado, es necesario precisar el alcance del IDERE LATAM. Ésta es una herramienta útil para medir el desarrollo de cada una de las regiones, departamentos, estados o provincias de los países Latinoamericanos, de forma general o a través de sus dimensiones. Esto permite comparar dichos territorios, observar sus propias evoluciones en el tiempo y detectar cuáles han sido las dimensiones que más han empujado o aletargado este proceso.

Sin embargo, IDERE LATAM no es sinónimo inequívoco de desarrollo regional, más bien se trata de una buena aproximación para medirlo. Y como todas las medidas que aproximan fenómenos complejos, es perfectible. Más allá de la necesaria discusión sobre la integración o reducción de variables y dimensiones, la complejidad del concepto de desarrollo regional no se debe reducir a un número.

En consecuencia, IDERE LATAM debe considerarse en su justa medida: una herramienta útil, construida a partir de datos objetivos, que se puede (y se debe) contrastar y complementar con otros insumos para tener una concepción más integral de un fenómeno tan complejo, cambiante y polisémico como el desarrollo regional.

-Al tomarse las dimensiones por provincias, en el caso de Argentina ¿no se podría desarrollar un IDERE por municipios en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, y aproximarnos al IDERE de Junín?

-Es posible. La metodología está desarrollada, habría que analizar las dimensiones y variables tomadas y ajustarlas a la provincia y a sus 135 municipios. También se podría pensar en un recorte más pequeño, digamos por regiones de la provincia. Las universidades podrían armar equipos a tales fines y sería un aporte interesante para el mejor diseño de política pública territorial.

LA CONSTRUCCIÓN

Por su parte, la Lic. Celina Polenta, responsable del área de la agenda estratégica Trenque Lauquen 2030 entrevistada recientemente por SEMANARIO, como integrante del equipo que confeccionó el índice en Argentina, destacó que el mismo, “se construye con distintas dimensiones porque busca determinar los niveles de desarrollo de los distintos territorios y que a su vez compararlos. En Argentina se construye a nivel de cada provincia y de la Ciudad de Buenos Aires. Son 24 jurisdicciones en donde se mide este índice y se hace un ranking con diferentes dimensiones: educación, salud, seguridad, medioambiente, actividad económica, su parte institucional y de bienestar socioeconómico”.

“Se trata de un emprendimiento académico sin precedentes, metodológicamente robusto y que convoca a connotados investigadores e investigadoras de prestigiosas instituciones especializadas en desarrollo territorial en América Latina. Creemos que contribuirá significativamente al diagnóstico y análisis de la discusión sobre política pública, poniendo énfasis al desarrollo de los territorios”, aseguró el Dr. Vial.

El Dr. Rodríguez Miranda agregó que estudios de esta naturaleza “se hacen incluso más necesarios en el contexto en el que nos encontramos. Si bien el índice es calculado con datos previos a la pandemia por COVID-19, nos llama a una reflexión importante sobre las disparidades de desarrollo territorial que tenemos en América Latina, lo que sin duda está limitando o potenciando, según el caso, la capacidad de respuesta de los territorios ante la actual pandemia. Por otra parte, en la salida de la crisis sanitaria y económica actual, y de cara a promover un desarrollo sostenible, será fundamental visualizar las transformaciones estructurales que hay que hacer en cada territorio y de acuerdo a las realidades de cada país, desafíos que han aumentado en su complejidad para todos, pero no de la misma forma, debido a las heterogeneidades estructurales de capacidades y activos tangibles e intangibles en cada región. Por lo tanto, esperamos que el IDERE sea un aporte para la aplicación de políticas públicas para el desarrollo territorial, aún más en el escenario post pandemia”


Hacé click en el enlace https://issuu.com/semanariodejunin9/docs/semanario_225 y disfrutá de la mejor redacción. 




 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias