sábado 16 de enero de 2021

CULTURA | 26 dic 2020

presentación de “Texturas de vidas debidas”

Barrio 9 de Julio: el día que se endulzaron las naranjas

Durante un encuentro en la plaza, Sergio Pérez Rozzi presentó un libro sobre sus vivencias, acompañado por Christian Rémoli y su ‘Proyecto Haylli’, creando un particular entorno respecto a la necesidad de volver a la “cercanía y la proximidad” en una sociedad que, en su conjunto, la está perdiendo.


En vísperas de la víspera, la Plaza 9 de Julio se inundó de recuerdos y por un rato sus naranjas se endulzaron con las “Texturas de vidas debidas”, un libro de autor juninense que narra precisamente esas cosas que nos gusta volver a sentir y más, en ocasiones festivas tan tradicionales.

Sergio Pérez Rozzi, quien fuera funcionario de Abel Miguel, graduado en Relaciones Internacionales, experto en Desarrollo Territorial y docente universitario, volvió al barrio adonde es el “Pipi” para compartir esos momentos vecinales que tanto se extrañan y se desvanecen en el tiempo y –de paso- presentar su obra.

Se acompañó de algunos amigos como Juanjo Albamonte, Raúl Saldías y Christian Rémoli, quien proyectó una parte de otro tesoro local como lo es el Proyecto Haylli, la recuperación del material que dejara Alberto, “el gordo”, de calidad excepcional desde lo fotográfico como de lo histórico.

Y el “Pipi” llenó de emociones a los vecinos y vecinas que acompañaron y que escucharon, de la lectura de más amigos, algunos de los relatos de “Texturas…”

En diálogo con SEMANARIO, Pérez Rozzi luego de la presentación dijo haber sentido “un ramillete de sensaciones muy lindas, aún aquellas que tal vez son agridulces por las pérdidas”.

“Siento que nuestra sociedad fue deteriorándose y lo digo en general para la sociedad argentina, juninense y barrial. Estamos atravesados por la misma impronta, la competencia despiadada y los intereses mezquinos”.

Recordó que había dos palabras, cercanía y proximidad, que “antes estaban juntas, eran sinónimos y a lo largo de los años fueron significando cosas distintas”.

Dijo que “antes un vecino estaba cercano y próximo algo que se fue perdiendo especialmente en Buenos Aires, pero también en Junín. Y anoche sentí que por un ratito aunque fuera con las excusas del libro y la tarea de Rémoli que también impulsa recuperar la memoria de los sentidos, ‘cercanía y proximidad’ se juntaron nuevamente. Por un rato”.

Agregó que “quien está cercano está próximo, como la mamá de mi amigo Marito, la vecina de enfrente de la plaza, la panadera, el presidente del Club 9 de Julio, el profesional, el ferretero, el kiosquero, el carnicero… eso fue lo que pasó en ese rato”.

Por eso destacó “la necesidad de que ‘cercanía y proximidad’ vuelvan a transitar de la mano y aquí la relevancia de los espacios públicos como la plaza, como el club del barrio y converger ahí en comunión como de alguna manera tratamos de hacer en esta ‘misa pagana’ que fue la presentación del libro”, puntualizó.


 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias