viernes 22 de octubre de 2021

HUMOR POLÍTICO | 18 sep 2021

La Página Amarilla

El Reino de Alexia

Las elecciones lo pusieron como loco... más aventuras disparatadas del monarca más divertido! Pasa y enterate!


TAGS: ALEXIA

Alexia sacó a relucir su caballada. Es que en el reino hay elecciones y por un día, le tiemblan las patitas. Sabe que todos los desaguisados le pueden explotar en su cara, en cuestión de horas.

Por un día, los de las afueras mandan en el reino. Y Alexia, y todos los reyes, y todos sus santos, se desvivieron en los últimos días, para que a los de las afueras no se les ocurra torcer el rumbo. O cambiar el voto. Nada de cambiar nada. No importa que todo su mandato haya sido una mentira, ni que no haya hecho una obra. Importa que no se acuerden del pasado, porque el futuro, según prometió, será maravilloso y para eso precisa le pongan en la urna, el papelito de sus sueños. O sea, que vuelvan a elegirlo, que quiere seguir con su vida de bacán.

Todo lo que no hizo, según dijo, fue culpa ajena y todo lo que hizo, aunque no lo dijo, también fue ajeno. O sea, por motus propio, nada. Increíble, pero real. Fue un rey del disimulo. Simuló que gobernó, pero no hizo nada. Bueno, nada bueno, porque hacer, lo que se dice hacer hizo: daño, hizo bastante daño. Es que su inacción, su desidia, desinterés, apatía y descontrol fueron peor que las siete pestes y por eso el reino está como está. Está sin posadas, sin comercios, con tributos por las nubes, sin obras y sin futuro. Eso sí, con Alexia, que lo hizo posible, algo así como una especie de Atila, que barrió con todo a su paso  y que pese a todo, insiste pidiendo lo acompañen sin ponerse colorado.

No tiene vergüenza, porque no  tiene cara. Es de esa clase de reyes que les importa nada lo que piensan los demás, y solo se alimenta de su círculo íntimo, el que le dice todo que sí y que es una maravilla. Sus sialexistas que lo ven hermoso, con su capa brillante y que le dicen que no haga caso a todos los demás, que son una sarta de envidiosos. No le dicen que lo detestan porque los tiene en la lona, porque no cumplió lo que prometió y porque se sirvió del trono para pasar a mejor vida. No le cuentan que no lo bancan ni un poquito por arrogante, personalista, egoísta y ombliguista. O sea, le cuentan los cantos de sirenas, del griterío, mejor no contar nada, para conservar el puesto.

Aunque no le cuenten, Alexia lo intuye. Sabe que la mano viene complicada. Y por eso, por un día, va a andar con el traste apretado, como nunca. Debe ser por eso, que hasta subió a cococho a sus hijos, repartiendo papelitos en el sendero central del reino. No le importa el qué dirán, cualquier cosa vale, con tal de seguir siendo rey.


PetrEgo

PetrEgo decidió asomar la nariz por ciudad Fría. Repitió lo que hizo en elecciones anteriores, es decir salir a sonreír en la previa electoral y asegurar que todo será un trámite y  una nueva alegría. Algo así como una nueva  invitación a la mesa del señor. Traduciendo: Que la gilada me vote, así la sigo pasando bárbaro. Por lo otro, vamos viendo

Convertido en gurú de la mentira disfrazada, PetrEgo decidió entregar los papelitos de la Catedral de la Esperanza. Habrá que ver si finalmente la alegría llega a su corazón, porque a juzgar por los receptores de boletas de estos días, la bronca contenida y con razón, es visible y elocuente.

Es que el tan mentado ‘valor de la palabra’ quedó visto, estuvo bien lejos de la realidad. Y no hay modo de tapar el sol con la mano, porque aún están pendientes las promesas de la primera campaña, que parece PetrEgo también olvidó. “Ahora le tocas la mano a la gente y le das una boleta. No tenés vergüenza hermano pastoral” le dijo uno al pasar. 

PetrEgo sueña con que olviden que persiguió a la población, que aplastó al comercio, que pichicateó a todos con los impuestos, que no hizo una obra, que las que tenía casi listas ni siquiera las terminó, que no construyó una casa, una cuadra de pavimento, que ni siquiera pintó un cartelito de la calle. Que se cayó a pedazos y tampoco le importó.

 “A ver si se pone las pilas y camina los barrios cada día, no solo cuando necesita un voto” le dijo una señora. Y PetrEgo sonrió, sin ponerse colorado. Y que se va a poner. Si hasta tuvo el tupé de disfrazarse de zorro blanco, y meterse en un gallinero para decir que apoya la producción.


Te contamos todo lo que NO HICIMOS esta semana

*) Entregar una propuesta. Una, aunque sea  una de por qué queremos seguir en la Comuna.

*) Agradecerles a todos los que nunca se dieron cuenta lo que somos, y habernos permitido estar donde estamos.

*) Prometer una obra, para ser consecuentes con la verdad.

*) ¿Qué pasó con el fondo municipal de fomento cultural?

*) Refregarles a todos, cuántas obras hicimos en la gestión.  ¿Cómo que ninguna? Ehhhh…bueno, alcanzame la goma…borrá eso.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias