viernes 22 de octubre de 2021

LOCALES | 14 oct 2021

NOTA DE TAPA

Un paso al futuro

La obra que se llevará a cabo en la avenida Rivadavia no posee argumentos negativos más allá de los que promueva algún trasnochado que aspire a tener un Junín apagado, sin proyectos, ni desarrollo y que considere al ferrocarril como un medio en desuso cuando no cabe duda que resulta un factor esencial para la soberanía nacional.


Por: Redacción Semanario

El pasado mes de julio, el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera, anunció que las empresas estatales Trenes Argentinos de Carga y Trenes Argentinos Infraestructura estarán a cargo desde el año que viene de la operación de las cargas y del manejo de los bienes y la infraestructura ferroviaria por la que transitan las formaciones.

Los contratos de las empresas, que no serán renovados, vencen el 31 de octubre de 2022 (Ferroexpreso Pampeano); el 21 de diciembre de 2022 (Nuevo Central Argentino) y el 10 de marzo de 2023 (Ferrosur Roca).

Tanto el gobierno de Cristina Kirchner, con Florencio Randazzo, como el de Alberto Fernández, con Mario Meoni, y ahora con Guerrera, apostaron y apuestan al ferrocarril como herramienta de la soberanía nacional, cuando fueron Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, quienes abandonaron la tarea durante cuatro años, siguiendo la línea del mayor depredador ferroviario tal y como lo fue Carlos Menem.

Y si bien Junín resultó una clara víctima de esas políticas neoliberales, pareciera que aún resuenan los “agoreros viales”, cuando la recomposición está en marcha.

La disputa acerca de la viabilidad del paso bajo a nivel de Rivadavia, del cual se habló durante décadas y sólo Meoni como ministro pudo sacarlo de la cárcel de la burocracia, no admite discusión salvo para quienes no piensen en el desarrollo de la ciudad y tampoco lo hagan en el ferrocarril como herramienta insustituible.

Agustín Pinedo, el ex secretario de Obras Públicas del ex intendente fallecido, recuerda que en una oportunidad cuando se analizaban las obras de dragado sobre el río Salado, un productor agropecuario preguntó para qué hacerla si ya no había inundación. “Ahora pasa lo mismo”, destaca el arquitecto, quien estuvo en los procesos de diseño del paso bajo a nivel. “Hay gente que cree que porque no pasa tanto el tren no vale la pena hacer el paso, pero hay que pensar que el ferrocarril debe recuperarse y tenemos que generar no en uno sino tres o cuatro pasos bajo nivel del ferrocarril. Eso es pensar a futuro y el intendente debiera estar abocado a esa tarea”.

Esta semana, la empresa Sabavisa S.A. encargada de la obra, dio a conocer detalles que se incorporaron al diseño a través del aporte que realizaron los profesionales y los vecinos.

Para eso aprovecharán que se pueden quitar parte de las vías, las que ingresan a la cooperativa y las de la ex Giol, lo cual achicaría la obra, pero la haría más eficiente.

Lo que no cabe duda es que tal como lo indican los responsables de la construcción, “esta iniciativa optimizará la conexión e integración entre los dos sectores en que se encuentra dividido el casco urbano debido al cruce de las vías. Asimismo, eliminará las colas y los tiempos de espera por la barrera baja, lo que hará más fluido y ordenado el tránsito vehicular y garantizará mayor seguridad vial al disminuir el riesgo de colisión sobre las vías o de accidente peatonal”.

Además, se potenciará el centro comercial de la avenida Rivadavia hacia la ruta 188 y se facilitará el acceso hacia el Hospital Piñeyro tanto como a la clínica La Pequeña Familia.

Una de las principales incorporaciones es la construcción de un paso sobre nivel para peatones y bicicletas, que se erige como un nuevo hito del paisaje urbano. Si bien este puente se determinó en principio para facilitar el paso a pie mientras dure la obra, finalmente se hará fijo, algo que se determinó a último momento pero que tal vez sea poco utilizado porque la gente aprovechará el paso peatonal del mismo paso bajo a nivel. Un trabajo complementario sería la mejora de los pasos a nivel hasta Ricardo Rojas. Cuestiones que debieran ser analizadas desde el municipio y proponerlas, pensando en el crecimiento y desarrollo equilibrado de Junín.

Por otra parte, la continuidad del parque longitudinal de Jean Jaures incorpora al paisaje la locomotora en exposición que ya forma parte de la memoria urbana y presagia el futuro Museo Ferroviario que anhela la ciudad.

Otro punto a recalcar es que se procederá a la restauración total de la estación de Junín para mejorar el ámbito de la zona.

UN PASO AL FUTURO

Si hay algo en que coincide Alberto Fernández y Cristina Kichner, es en el desarrollo ferroviario y cuando Meoni se integró al gabinete consideró que ese desarrollo también sería el que impulsaría a Junín. No en vano el ministro, en octubre de 2020, apoyó la creación de la Diplomatura Ferroviaria, que se inscribe en el programa educativo de Trenes Argentinos Capital Humano, que decidió abordar de manera integral las trayectorias de los trabajadores y al mismo tiempo generó que la cooperativa local pasara a manos del Estado.

En 1992, el tren transportó 4.943.000.000 toneladas por kilómetro y por año. Hasta el año 2000, los números crecieron hasta 8.696.000.000 tn x km x año, para caer en 2005 a los 5.132.000.000 tn x km x año. En 2007, la cifra tuvo un fuerte incremento, que llegó a las 12.871.000.000 tn x km x año. En 2012, esta cifra descendió levemente hasta los 10.582.959.944 tn x km x año. En 2017, con la crisis de Cambiemos, los números se retrotrajeron hasta aproximarse a los de 1998: 8.377.478.672 tn x km x año.

El paso bajo nivel de avenida Rivadavia no significa sólo comodidad para ir de un lado a otro. Implica creer y esperar que sean muchos los trenes que pasarán diariamente por Junín y a toda hora y que si eso ocurre lo hará en un marco de oportunidades y crecimiento para nuestro distrito.

Quedarse en la discusión pueblerina de cuánto tiempo tarda la obra o si ocupa más o menos una parte de la calzada, no resulta menester suficiente para las necesidades del conjunto de la sociedad que hoy espera tener dirigentes que se ocupen de verdad del futuro y dejen de acumular poder presente para no hacer nada.

Hace tiempo que en Junín están faltando “hacedores” concretos y reales, para terminar con los prometedores seriales que obligan a sumergirse en un bucle infinito de debates innecesarios.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias